A la justicia

Una niñera descubrió que su jefe la grababa con una cámara oculta y lo denunció

Kelly Andrade, una joven que trabajaba en la casa de una familia en EE.UU.; descubrió que Michael Espósito, el dueño de casa había instalado una cámara en un detector de humo.

Kelly Andrade
Kelly Andrade (foto captura de video)

Kelly Andrade es una ciudadana colombiana de 25 años que llevaba tres semanas de trabajo como niñera en la casa de una familia estadounidense cuando descubrió algo que la espantó. El padre de los cuatro niños que ella cuidaba había instalado una cámara oculta en su habitación, con la que la grababa todo el tiempo, incluso en las situaciones en que ella se encontraba desnuda, o mientras se cambiaba.

El hecho ocurrió en el distrito de State Island, en Nueva York, Estados Unidos, donde la joven había ingresado a trabajar al domicilio de Michael Espósito, un empresario dueño de tres locales de una franquicia de comida rápida estadounidense. Para trabajar como niñera, se había capacitado en Colombia en un programa llamado Cultura Care Au Pair.

La denuncia indica que Espósito había escondido la cámara con la que la grababa en un detector de humo. Ella sospechó que había algo extraño en ese objeto, porque el dueño de casa frecuentemente entraba a su habitación para manipularlo.

Movida por la curiosidad, un día Andrade decidió explorar el dispositivo contra incendios y se encontró con la desagradable sorpresa de que allí se encontraba oculta una cámara. Shockeada por el hallazgo, sacó la tarjeta de memoria de la cámara y descubrió que tenía cientos de tomas de ella desnuda, o poniéndose o quitándose la ropa.

Spósito Andrade

Según lo que consta en la Corte Federal de Brooklyn, y lo que Andrade relató al New York Post, vivió otro momento de desesperación tras descubrir que la grababan en secreto. Pocos minutos después de haber hallado la cámara, Espósito llegó a la casa claramente desencajado. La niñera trató de hacerse la dormida para evitarlo, pero él golpeó con violencia la puerta de su habitación, y estuvo a punto de tirarla.

Entonces, ella tomó la decisión de huir de la casa por la ventana. Saltó del primer piso y se lastimó la rodilla. Lesionada y sin conocer el barrio, se las arregló para encontrar una estación de policía, denunciar a su jefe y entregar la tarjeta de memoria.

Espósito fue arrestado acusado de un delito grave de vigilancia ilegal, pero fue liberado poco tiempo después bajo su propia responsabilidad. Según su abogado, la cámara en la habitación de Andrade era parte de todas las demás instaladas en la vivienda por seguridad. El letrado aseguró que su cliente no incurrió en ningún delito porque no era ni la casa ni el dormitorio de la joven, ni tampoco un vestidor público.

Por su parte, Andrade demandó a Esposito y Cultural Care (según ella, la organización no la asistió) por daños no específicos, alegando discriminación y haber tenido que vivir un ambiente de trabajo hostil. Calificó el comportamiento del dueño de casa, además, como “extremo e indignante”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error