Día del Soltero

Qué es mejor, ¿estar soltero o casarse?

Según datos del comparador de seguros Acierto.com viven menos, pagan todo más caro que los casados pero son más felices y tienen tiempo para sí mismos.

Amigas en una plaza. Foto: Unsplash
Amigas en una plaza. Foto: Unsplash

China celebra hoy el Día del Soltero y la fecha es una de las más comerciales de Asia (y poco a poco también del mundo). En una jornada que cada vez tiene más representantes, el comparador de seguros Acierto.com investigó sobre una duda común: ¿Qué es mejor, estar soltero o casado?, ¿y desde el punto de vista de la salud?

Los solteros viven entre 8 y 17 años menos que los casados
La esperanza de vida de los solos es menor, así indican las cifras a las que acedió el comparador de seguros de salud. En concreto, los solteros viven entre 8 y 17 años menos que los casados.

Además, las personas solteras tienen un 28% más de posibilidades de fallecer por una enfermedad cardíaca. Las casadas, en este caso, tienen un 50% menos de riesgo de sufrir algún tipo de enfermedad cognitiva, como la demencia o la amnesia. El problema se acentúa si la soltería es fruto de un divorcio, especialmente en los hombres.

Aspectos positivos de la soltería

Los solteros hacen más deporte y son, en general, más felices. Esto se debe, en parte, a la autosuficiencia que caracteriza a la soltería, que otorga más posibilidades de desarrollarse personalmente y reduce muchas emociones negativas propias de parejas infelices.

Esta autosuficiencia implica que los solteros tienen más tiempo libre para invertir en sí mismos; tiempo que emplean –entre otras cosas– en hacer deporte. Esto les lleva a pesar, de media, 2,3 kilogramos menos que las personas que tienen pareja, lo que también repercute de forma beneficiosa en el autoestima de los solteros.

Estas personas establecen vínculos más fuertes con sus padres, amigos, vecinos o compañeros de trabajo. Es importante comentar, asimismo, que los matrimonios infelices son capaces de generar grandes dosis de estrés y malestar que, como no podía ser de otra manera, acaba repercutiendo en la salud de los afectados.

Estar soltero sale caro

A esta desoladora conclusión –al menos para algunos– también llegó el último informe de Acierto.com que, analizó cómo afecta al bolsillo este estado civil. 

Así, y aunque las leyes niegan la posibilidad de discriminar por estado civil o sexo, la realidad es bien distinta. Los solteros no solo no pueden beneficiarse de determinadas ventajas fiscales, sino que pagan más por determinados servicios. Porque la oferta no está pensada para ser uno.

Vacaciones, seguros y vivienda; más caros
Es el caso de los paquetes vacacionales, las habitaciones de hotel –que valen prácticamente lo mismo que una doble–, el alquiler de la vivienda –que deben asumir en solitario– y hasta la comida del supermercado. Aunque el precio sea idéntico para todos los clientes, son muchos los envases que obligan al consumidor a comprar de más. Con la comida a domicilio y los pedidos mínimos ocurre igual. Tampoco pueden disfrutar de ofertas 2x1 en gimnasios o similares.

Lo mismo sucede a la hora de contratar el seguro de automóvil. Según las cifras que maneja el comparador Acierto.com, los solteros pagan un 34% más por su póliza. Sin embargo esto no tiene que ver tanto con el nivel de siniestralidad como con la antigüedad de sus vehículos: los solteros dan menos partes al seguro pero son propietarios de coches de más de 15 años en un 20,4% más de casos que los casados. Y solo el 12% tiene uno de alta gama.

En resumen, si bien el estado civil no es determinante por sí mismo, existen diferencias en las características asociadas a ambos perfiles –solteros y casados– que hacen variar el precio de la póliza.

Las consecuencias de la soltería

Pero, ¿cuáles son las consecuencias de todo esto? Entre otros, que los solteros acaban el año con un patrimonio personal menor que los casados en la misma situación económica; y son los que más préstamos solicitan. También viven más estresados, no solo por su capacidad adquisitiva, sino porque deben asumir en solitario sus responsabilidades familiares.

En concreto, 9 de cada 10 solteros tienen estrés. Algo que incide directamente sobre su esperanza de vida, inferior a la de las personas casadas. También influyen sus hábitos: duermen menos –aunque mejor–, y beben y fuman más. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados