Realeza

Harry y Meghan concretaron uno de los sueños de la princesa Diana

Un tiempo antes de su muerte, había comenzado a proyectar su nueva vida, después del divorcio con el príncipe Carlos, en Malibú

Meghan Markle y el príncipe Harry. Foto: AFP
Meghan Markle y el príncipe Harry. Foto: AFP

La trágica muerte de Lady Di interrumpió su corta vida y con ello muchos de sus sueños. Entre ellos estaba el deseo de mudarse y establecerse en Malibú, California. Así lo afirman su mayordomo y su entrenador de voz.

Era la época en la que Diana había comenzado a salir con el empresario Dodi Al-Fayed, que acababa de comprar una propiedad en la zona. Paul Burrel, el exmayordomo, contó que la princesa le dijo: “Esta es nuestra nueva vida, ¿no será genial? Piensa en los chicos, nadie juzga aquí en Estados Unidos, no hay sistema de clases porque no hay sistema”. Hoy, como la larga sombra de un espejo, Harry y su esposa Meghan decidieron establecer su hogar en Montecito, que está a una hora de Malibú.

Burrell le contó a Marie Claire: “La casa iba a estar en Malibú. Vi los planos. Nos sentamos en el piso, los extendimos y me mostró el diseño de la casa. Los chicos, que entonces tenían doce y quince años, estaban instalados en el Reino Unido en ese momento, pero Diana compartía la custodia con el príncipe Carlos”. Burrel agregó que la princesa le dijo: “¿Por qué los niños no podrían venir y pasar parte de su tiempo en Estados Unidos? Sería muy rígido y firme si la reina dijera que no”.

En conversación con Us Weekly, el exentrenador de voz de Diana, Stewart Pierce, apoyó la afirmación de Burrell. “Ella hablaba de comprar una propiedad en Malibú y decía que sería realmente genial que los chicos tuvieran libertad para poder navegar. Porque los dos son muy deportivos y acá podrían surfear, patinar, hacer frisbee”.

Al igual que su madre, Harry también ama la libertad que le ofrece Estados Unidos: “Creo que lo más destacado para mí es poner a Archie en su pequeño asiento en la parte de atrás de la bicicleta y llevarlo de paseo, que es algo que nunca pude hacer cuando era joven”, le dijo Harry a Oprah Winfrey en la controvertida entrevista del pasado marzo. Además, Meghan creció en Hollywood y su madre, Doria Ragland, vive cerca.

Una fuente le dijo a Vogue en el momento de su mudanza: “Harry ama California, pero ambos se sintieron atraídos por la ciudad más pequeña de Santa Bárbara, donde pueden integrarse en la comunidad mientras tienen cierta distancia y privacidad que es difícil de conseguir en el área de Los Ángeles“.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados