Hogar

Guía para cultivar jengibre en casa

Luego de conocer las propiedades y beneficios de esta planta aromática, te enseñaremos a cultivar tu propio jengibre de forma casera

Jengibre
Jengibre

Sin duda, el jengibre es una raíz aromática que aporta múltiples beneficios a nuestro organismo, por lo que deberías incluirlo como parte de tu dieta.

Además, podés cultivar tu propio jengibre desde la comodidad de tu casa y utilizando una raíz fresca que puedes encontrar en cualquier supermercado. 

El jengibre es una planta utilizada habitualmente en la gastronomía asiática. Aunque fresco se conoce como raíz, la parte que comemos es el tallo subterráneo, también llamado rizoma.

Cómo cultivar jengibre en casa

El primer paso para cultivar tu propio jengibre en casa es conseguir un trozo de raíz o rizoma, lo más fresco y grande que puedas. Es importante revisar bien que cuente con pequeñas protuberancias puntiagudas que asoman, pues de ahí es donde surgirán los tallos.

Luego de esto, prepara el terreno del jardín o la maceta. Asegúrate de que tenga un drenaje adecuado para evitar encharcamientos y prepara el abono o humus y la tierra.

Después, rellena el terreno o la maceta con 1 parte de abono o humus y 3 partes de tierra.

Prepara el trozo de raíz y, si tienes bastante espacio o varias macetas, pártelo en trozos para tener un brote en cada trozo y no más. No pasa nada si en un solo trozo hay varios pero si hay espacio es mejor porque las plantas crecerán con más facilidad y con más espacio.

Para plantar el jengibre no tenés que hacer un agujero y colocar y tapar el trozo, sino que es mucho mejor enterrarlo superficialmente. Para ello, solo tienes que colocar el rizoma en posición horizontal y con movimientos suaves hundirlo un poco en la tierra mezclada, hasta dejarlo más o menos enterrado solo por la mitad y dejando las yemas o brotes fuera.

Por último, riega un poco la tierra sin tocar directamente los rizomas, sino a su alrededor.

Cuidados para el jengibre

Para ubicar la planta de jengibre en casa primero tendrás que tener claro si la vas a colocar en el exterior o al interior. Siempre será mejor ubicarla al exterior aunque sea en una pequeña terraza o balcón en el que haya algo de sombra.

Así, una vez hayas conseguido plantar el jengibre, no lo coloques en una zona de sol directo, pues muchas horas de luz y de calor directos son buenos y pueden dañar mucho a la planta. Es mucho mejor que ubiques el jengibre en un lugar con semisombra.

La temperatura óptima para cultivarlo en casa es que esta no pase de entre 20 ºC y 21 ºC y que nunca esté a menos de 10 ºC, pues no aguanta ni el calor ni el frío intensos. Asimismo, si tenés la planta en el interior, ponela cerca de una ventana o balcón dónde le pueda llegar mucha luz, pero no sol directo y fuerte, y evita poner la planta cerca de aires acondicionados.

Cómo y cuándo regarla

Por último, respecto al riego te recomendamos que uses, sobre todo al principio, agua mezclada con un poco de humus de lombrices de tierra.

Lo mejor es hacer riegos ligeros y frecuentes, alrededor de 2 a 3 veces por día, asegurándote de que la tierra está siempre húmeda pero nunca encharcada. Para regar correctamente tendrás que verter el agua, sea mezclada con humus o no, alrededor de cada rizoma para evitar mojarlos directamente.

Es importante saber que las plantas de jengibre crecen alrededor de 0.6 a 0.9 metros de altura si el proceso de plantación y los cuidados son adecuados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados