Columna

Espacio amarillo: Agua de colores para pintar

Las columnistas de arte, Mavi Vázquez e Ivonno Soza, proponen entretenerse esta trabajando con acuarelas.

Acuarela
Foto: Pixabay

Cuando en pintura nos referimos a la Acuarela (derivada del latín aqua), hablamos de una pintura realizada con colores diluidos en agua. Usualmente la acuarela está compuesta por pigmentos aglutinados, goma arábiga o tragacabto. A estas sustancias se les puede agregar, glicerina y para obtener mayor fijación miel, hiel de buey y funguicidas (antihongos).

Esta técnica consiste en aplicar capas semitransparentes que se van superponiendo para conseguir tonos más oscuros. Es común utilizar más agua que pigmento, para resaltar su transparencia. Los blancos se reservan para el papel y con él se otorgan las luces. 

Al momento de la aplicación en el papel se puede realizar de varios modos: uno es el del papel mojado o la acuarela húmeda, para esto humedecemos previamente la superficie a pintar y con el pincel cargado de pigmento vamos dando toques. Una vez seca se pueden superponer nuevas capas de color. Mientras el papel esté húmedo, el tinte se abre y genera efectos interesantes, si así lo buscamos.

Edgar Degas utilizaba la acuarela
Edgar Degas utilizaba la acuarela en sus óleos

Otra aplicación es con el papel totalmente seco, el pincel cargado de pigmento y agua se aplica directamente, donde damos tonos sobre tonos para conseguir la intensidad que queremos dar. Cuando estamos pintando podemos recurrir a ambas formas de usar esta técnica, por ejemplo para grandes superficies utilizar el método húmedo y para detalles y primeros planos el seco directo en el papel.

Otro detalle a saber antes de atrevernos a pintar con acuarelas es que por regla, el color más cálido se aplica primero en la superposición, por ejemplo si queremos hacer naranja, primero damos una capa de rojo y al secarse vamos con el amarillo. Lo mismo al buscar violetas, rojo al inicio y luego el azul, al hacerlo al revés obtenemos un tono sucio y no el deseado.

Los egipcios fueron los pioneros en esta materia. Ellos trabajaban sobre papiros, utilizaban tintas planas y diluidas. En el siglo VIII, los chinos pintaban sus sedas caras y papel de arroz; mientras que en Europa en la Edad Media,  se usó para la decoración de manuscritos. Estos eran pigmentos solos diluidos en agua, a veces aglutinados con la yema del huevo .

Un cuadro del uruguayo Cabrerita
Un cuadro del uruguayo Cabrerita
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados