Realeza

Los duques de Cambridge dejan la BBC por otro canal en su especial navideño

La decisión llega en el momento en que la corona se encuentra enfrentada con el medio británico.

Catherine y William, duques de Cambridge, en su visita a la República de Iralnda. Foto: Reuters
Catherine y William, duques de Cambridge, en su visita a la República de Iralnda. Foto: Reuters

Con los villancicos a otra parte: los duques de Cambridge, William y Carherine, rechazaron que la BBC emita este año su concierto benéfico de Navidad por estar descontentos con la cobertura de sus actividades y, en su lugar, han ofrecido el programa al canal rival ITV.

La decisión, que reveló el periódico "The Sun" y aún no se ha confirmado oficialmente, se debe, presuntamente, a que William está furioso por un documental de la cadena pública británica en el que, a su juicio, no sale bien parado.

El veterano corresponsal de Casa Real de la cadena pública, Nicholas Witchell, reconoció hoy que hay un problema.

"Sin duda, hay irritación" en palacio y "especialmente por parte de William" sobre la cobertura realizada, dijo, y apuntó: "Parece que la BBC ha de ser castigada".

El concierto, que se grabará a principios de diciembre en la londinense abadía de Westminster y se retransmitiría antes de Navidad, estará presentado por la duquesa, y es posible que aparezcan los tres hijos de la pareja, George, Charlotte y Louis, indica el diario.

Una fuente dijo al rotativo que el plan original de emitirlo en la BBC1, que suele ocuparse de los actos monárquicos, "ha cambiado en los últimos días por una discusión terrible" sobre un documental de dos partes de la emisora pública titulado "Los príncipes y la prensa", que analiza la relación con los medios de William y su hermano menor, Harry, casado con la estadounidense Meghan Markle.

El primer episodio, emitido el pasado lunes y que incluye entrevistas con destacados periodistas de realeza, sugiere que fueron fuentes de palacio cercanas a William las que filtraron información negativa sobre Markle.

En el segundo capítulo, programado para la semana próxima, se profundiza en el distanciamiento entre los dos hermanos y las rivalidades entre sus oficinas de comunicación.

Según "The Sun", el malestar sobre este programa, del que ya se quejó la monarquía en un comunicado, se suma a su descontento por las irregularidades, expuestas recientemente, que cometieron empleados de la BBC al emitir en 1995 una entrevista con la difunta princesa Diana, en la que reveló la infelicidad de su matrimonio con Carlos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error