Festividades

¿Cuál es la diferencia entre Halloween y el Día de los muertos?

Mientras que Halloween tiene sus orígenes en la cultura anglosajona, el Día de los Muertos tiene sus raíces en la cultura prehispánica

calabaza halloween
Foto: Pixabay

Ayer fue la Noche de Brujas, también conocida como Noche de Víspera de Difuntos. Una celebración originada en la festividad céltica conocida como Samhain, que deriva del irlandés antiguo y significa fin del verano.

Asimismo, tiene su vínculo con la solemnidad cristiana del Día de Todos los Santos, celebrada por los católicos el 1 de noviembre. El 2 de noviembre, en tanto, es el Día de los Muertos. Una festividad, cuyas raíces provienen de México, en la se que honra a los difuntos. Se celebra el 1 y 2 de noviembre y coincide con las celebraciones católicas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos.

La cercanía de sus fechas, su relación con la muerte y los espíritus, el misterio por lo desconocido y hasta algunos de los símbolos utilizados tienden a relacionar ambas festividades, pero sus motivaciones son muy diferentes.

Mientras que Halloween tiene sus orígenes en la cultura anglosajona, el Día de los Muertos tiene sus raíces en la cultura prehispánica (hay registros de celebraciones en las etnias mexica, maya, purépecha y totonaca) y sus festejos comenzaron hace más de 3 mil años.

Consecuentemente, Noche de Brujas se celebra principalmente en Irlanda, Canadá, Estados Unidos, y el Reino Unido. Y el Día de los Muertos, sobre todo, en México y Guatemala.

En el Samhain, se celebraba el final de la temporada de cosechas en la cultura celta, considerada como el Año nuevo y el inicio de la estación oscura. En ese entonces, se creía que esa noche se abrían las puertas del “otro mundo” y las almas de los muertos – tanto espíritus buenos, como malos- llegaban a la tierra de los vivos.

Los ancestros familiares eran invitados y homenajeados mientras que los espíritus dañinos eran alejados. Se cree que el uso de trajes y máscaras se debe a la necesidad de ahuyentar a los espíritus malignos ya que el objetivo era adoptar la apariencia de un espíritu maligno para evitar ser dañado. En los tiempos prehispánicos era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento.

El festival se convirtió en el Día de los Muertos y conmemoraba el noveno mes del calendario solar mexicano. Se realizaba cerca del comienzo de agosto y se festejaba durante un mes entero. Las festividades eran dedicadas a la celebración de los niños y la vida de parientes fallecidos. Ofrendas dejadas en los cementerios el día de los muertos En cuanto a cómo se celebran en la actualidad ambos días también hay diferencias.

Durante Halloween se suelen tallar las calabazas para usar como lámparas, también conocidas como Jack O’Lantern, figura basada en un personaje de una antigua leyenda irlandesa. Además, entre otras costumbres, se adornan las casas con motivos oscuros, fantasmales, alusivos a la muerte con el objetivo de ahuyentar los malos espíritus. Los más chicos se disfrazan y suelen pedir dulces con la frase, “¿Dulce o truco?”.

En el Día de los Muertos, en cambio, no se pide: visitan los cementerios, donde se realizan ofrendas en altares decorados con papel picado de diversos colores, flores, velas, alimentos, con el fin de darles la bienvenida a las almas de los difuntos al mundo de los vivos. Incluso hay familias que se quedan a dormir allí, ya que durante las festividades permanecen abiertos las 24 horas. Durante estas fechas, se suelen contratar grupos musicales que interpretan las canciones preferidas de los que ya no están, al pie de su sepulcro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados