Realeza

Las diez curiosas reglas que las mujeres de la corona británica deben cumplir sí o sí

La reina Isabel II es la monarca más longeva de Inglaterra y tras 68 años en el trono tiene muy en claro el listado de reglas protocolares de carácter inquebrantable. 

La reina Isabel II en su primera salida pospandemia. Foto: AFP
La reina Isabel II. Foto: AFP

La reina Isabel II lleva 68 años en el trono de Inglaterra, y como la monarca más longeva tiene muy en claro el listado de reglas protocolares de carácter inquebrantable. Cada mujer que se incorpora al mundo de la realeza debe seguirlas sin importar el paso del tiempo ni el linaje que posea.

A continuación, diez de los requisitos que toda mujer que se convierta en miembro de la corona británica estaría obligada a respetar:

1. Sólo las mujeres de la realeza pueden usar tiaras

Solamente las mujeres que estén prometidas con un príncipe o que ya hayan pasado por el altar pueden utilizar tiaras. Ninguna plebeya puede usarlas, ni siquiera de fantasía, porque se considera una ofensa a la investidura de la reina.

Además las tiaras que usan las novias reales son un símbolo de su compromiso no solo con su esposo, sino también con la monarquía. Es por eso que también es Isabel II quien tiene la última palabra a la hora de dar "el visto bueno" en la prueba final del vestido elegido.

2. No pueden pintarse las uñas ni dejarlas largas

De por sí la vestimenta de las mujeres que pertenecen a la realeza ronda los tonos pastel, preferentemente cálidos, pero ese criterio se aplica también a sus uñas. Ninguna puede lucir una manicura llamativa, ya que sólo se aceptan colores piel, y jamás pueden dejárselas largas.

3. Sin importar la edad, siempre deben usar medias

Si un vestido deja ver las piernas de una princesa, duquesa, o de la mismísima reina, siempre debe llevar medias puestas. Es obligatorio, sin importar la edad ni la investidura.

4. Los escotes no están permitidos

En la misma línea conservadora que las anteriores, es un requisito que ningún "outfit real" sea revelador en cuanto al cuerpo de una mujer, y por eso, los escotes no son una opción. Se busca evitar que al bajar de los lujosos automóviles exista la posibilidad de que capturen una fotografía "inapropiada".

5. Al sentarse, no pueden cruzar las piernas

Es común ver a las mujeres de la corona británica sentarse de costado, con los tobillos cruzados, y las piernas en diagonal. Esto se basa en la condición de que ninguna princesa puede cruzar las piernas y dejar entrever parte de sus muslos.

Catherine, duquesa de Cambridge, Kate Middleton Foto: Reuters
Kate Middleton y su maquillaje al natural.

6. El maquillaje, siempre discreto

Todas las esposas de príncipes y duques lucen tonos naturales en sus maquillajes. No tienen permitido apostar por ojos esfumados ni colores vibrantes en los labios. En parte, algunos creen que el peor escenario sería que sonrían y un lápiz labial rojo manche alguno de sus dientes.

7. Igual que una diva, no deben mirar los escalones al bajar

Cuando bajan de un avión o simplemente las escaleras de cualquier lugar, no deben mirar los escalones para ver dónde pisan. Al estilo diva, deben bajar con la vista al frente. En el caso de Isabel II está relacionado con el importante peso de la corona, y la estabilidad de llevarla con gracia sin ningún posible desequilibrio por agachar la cabeza.

8. Los jeans no son una opción

Salvo excepciones de eventos que incluyan alguna actividad física, los jeans tampoco son una opción de vestuario para actos oficiales. En caso de utilizarlos en su privacidad deben ser de un solo tono, sin ningún detalle roto o deslavado.

9. Vestuario siempre combinado

Cuando varias mujeres se presentan juntas en actos públicos deben combinar los colores de sus vestuarios, en símbolo de la unión familiar. Esto también se traslada hacia el traje que utilice maridos e hijos.

10. Un bolso pequeño como accesorio universal

Princesas, duquesas y reinas siempre deben llevar un clutch bag (bolso de mano), porque resulta la excusa perfecta para sostener algo durante las fotos grupales y excusarse de darle la mano uno por uno ante una gran multitud.

meghan
Meghan con un bolso de la diseñadora uruguaya Gabriela Hearst
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados