Realeza

Quién es la artista española, especialista en diseño 3D, que retrató a la reina Isabel

Miriam Escofet fue elegida después de haber ganado un importante concurso artístico en la categoría con una pintura de su madre. 

La reina Isabel II en su primera salida pospandemia. Foto: AFP
La reina Isabel II en su primera salida pospandemia. Foto: AFP

Nació en Barcelona en 1967 y se convirtió en la última retratista oficial de la reina Isabel II. Miriam Escofet fue elegida por las autoridades de la monarquía para el importante encargo después de haber ganado el premio BP Portait Award de la National Portrait Gallery con un retrato de su madre, Alma, llamado, An angel at my table.

En una entrevista con el sitio web Vanitatis, Escofet cuenta que después de obtener el reconocimiento fue contactada por Sir Simon McDonald, subsecretario de Estado permanente para la Oficina de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth, quien asesorado por la National Portrait Gallery y teniendo en cuenta la calidad del cuadro que había ganado el premio BP Portait Award, la eligió para retratar a Su Majestad.

La primera sesión se realizó en julio del año pasado en el Salón Blanco del castillo de Windsor. La segunda fue en febrero, en Buckingham Palace. Antes, cuenta Vanitatis, a Miriam la dejaron ver el espacio donde Isabel se sentaría para poder trazar varios bocetos de la composición del retrato de cuerpo entero. Debido a la pandemia, el resultado solo pudo ser visto a través de una videoconferencia.

Dedicada a la cerámica y a la pintura, la artista estudió diseño 3D porque quería enfocarse en el realismo. Hoy vive parte en Londres, a veces en París y cada tanto en Barcelona. "El retrato de mi madre también fue muy popular entre el público. De hecho, fue la primera vez que el cuadro premiado ganó el voto popular también y además me dijeron en el National Portrait Gallery (donde realizan el concurso) que fue la primera vez que todos los jueces fueron unánimes sobre quién debería obtener el primer premio", le contó Miriam a Vanitatis y agregó que lo que más disfrutó de pintar a la reina fue poder contárselo a su madre.

Respecto de los tiempos a solas con la reina, Escofet contó que no puede reproducir el contenido de las conversaciones con ella, pero reveló que Isabel es muy amable y que intenta hacer "que te sientas cómoda".

"Me impresionó lo amables que fueron todos conmigo hasta incluso me permitieron elegir el vestido que se pondría para el posado. La reina tiene sentido del humor y gran agudeza para su edad. Además es una persona muy resplandeciente, hasta diría que tiene una aura, una energía vital muy fuerte que se nota enseguida. También se nota que es en el fondo una persona muy sencilla, con los pies en la tierra. La verdad es que me cayó muy bien, no sabía qué esperar. Todas estas calidades son las que intenté plasmar en el retrato", sostuvo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados