Gourmet

Apunte de cata: ¿Para qué vino el 2020?

Nuestro columnista especializado en vinos, Eduardo Lanza, nos trae una reflexión sobre este 2020 para la producción vitivinícola de Uruguay.

2020

¿Para qué vino el 2020? La pregunta encabeza la campaña de comunicación de INAVI y busca rescatar lo bueno a pesar de la adversidad. Sin duda, la calidad de esta vendimia fue relevante y ya está considerada como la mejor de las últimas décadas. Al mismo tiempo, la situación tan difícil e inesperada que vive Uruguay, no podía quedar fuera del mensaje, aunque no se dramatiza ni enfatiza demasiado en ella.

"Buscamos historias de resiliencia, de compromiso o reinvención, para contarlas en menos de un minuto. Por eso en el video aparece el bodeguero veterano, que ante la imposibilidad de abrir la bodega a visitantes, decidió volver a estudiar. O la mujer que además de atender su trabajo en la bodega tuvo que estar todo el día con sus hijos", cuenta Karina Spremolla,  responsable de Comunicación de INAVI. "Otro relato habla de padre e hija repartiendo vino puerta a puerta en su camioneta, luego del cierre de algunos puntos de venta y cómo lo que ambos veían como un problema, se convirtió en la oportunidad de conocer a sus clientes y hablar con ellos”, agrega.

Las escenas intentan reflejar situaciones de manos tendidas, de voluntad para volver a empezar, de tristezas y desahogos o de amor por la tierra. Las historias inspiraron la pluma de Juan Casanova y son relatadas por una voz en off. La música estuvo a cargo de Luciano Supervielle y Luis Angelero, y el audiovisual fue dirigido por Pablo Banchero. "Con este spot quisimos ofrecerle al sector vitivinícola la oportunidad de desnudar lo mejor de su cosecha”, concluye Spremolla. 

Con viento en popa

Esta es una de las tantas acciones que la nueva dirección del instituto encaró desde marzo, cuando el enólogo Ricardo Cabrera asumió la presidencia del INAVI.

El ejecutivo retomó algo comenzado en el período anterior, continuó con el proceso de ajuste del personal iniciado, con el programa de jubilaciones y retiros incentivados, que permitió reducir casi en un 50% el número de empleados.

"Además reestructuramos un plan de capacitación del personal para mejorar la prestación de servicios al sector. También realizamos convenios con Facultad de Agronomía para conocer mejor, las condiciones de aprovechamiento de la uva Marselan, que siendo relativamente nueva para Uruguay, ha sido muy bien aceptada por los productores y las hectáreas plantadas vienen creciendo de forma exponencial", explica Carbrera.

"Con el INIA y la Asociación de Enólogos acordamos realizar un ensayo extensivo de porta injertos y se plantarán 3 hectáreas de viñedo nuevo, en la Escuela de Vitivinicultura con seis variedades distintas. La idea es que ella vuelva a ser un centro de referencia que fue en otras épocas”, agrega. 

El vino institucional

Como es casi tradición, este año INAVI contará con un vino institucional, aunque en esta oportunidad se seleccionaron cinco variedades que se emplearán en eventos o serán obsequio para visitantes y referentes del mundo del vino.

Para la selección de los cinco vinos, el instituto dio a conocer precios de referencia para la compra y  solicitó el envío de muestras que fueron catadas por un comité técnico.

Tras una cata a ciegas quedaron seleccionados: un Tannat joven de Artesana Winery, un Reserva de Juan Toscanini e Hijos, un Pinot Noir Rosé de Bodega Garzón, el Albariño de Bouza y el Paa! espumoso de Pettenuzo, Cardozo y Domínguez.

Conocé a nuestro columnista
Eduardo Lanza EME
Eduardo Lanza
Es Ingeniero químico y experto en vinos. Su pasión lo ha llevado a visitar terruños, descubrir cepas y probar las más variadas etiquetas.

Es fundador de la Sociedad de Catadores. Escribe y enseña con el mismo placer que degusta un vino desde hace más de 20 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error