GOURMET

Apunte de cata: Amor en tiempos de Merlot

Nuestro especialista en vinos, Eduardo Lanza, nos trae una columna en la que nos cuenta cómo la Bodega Bouza tiene uno de los grandes merlots de nuestra era.

Viñedos suizos
Viñedos suizos

El Concours Mondial du Merlot se realiza en Sierre, en el cantón suizo de Valais, muy cerca del lago Leman. A este certamen Bouza envía cada año sus muestras y es casi la única bodega sudamericana que participa. Varias veces ganó medallas de oro y este año repitió ese galardón con el Merlot B9 2018 de Las Violetas. El Merlot Pan de Azúcar del mismo año, en cambio, una de plata.

Alemán, francés e italiano

El Valais es francófono y se distingue por su producción de vinos tintos, figura como la región vitícola más grande del país alpino. En cambio, la zona de habla alemana, más cercana a Zurich, se dedica a la producción de blancos. Pero es en el Ticino de lengua italiana, donde se produce casi todo el Merlot suizo y se dice que, cuando el verano es favorable, sus varietales pueden competir de igual a igual con los de Burdeos.

Tal vez lo más interesante en dicho cantón – el más pequeño de los suizos y recostado a Italia – es que cierto porcentaje de la producción de Merlot se vinifica en blanco, por el método “blanc de noir”.

En el mercado, el prestigio de este original vino crece año a año, para gran placer de los bodegueros que con mucho entusiasmo aumentan su producción para satisfacer la demanda. Con el Bianco di Merlot también se elaboran espumosos y los resultados resultan muy prometedores.

Los Merlot premiados
Los Merlot premiados

La cuna del Merlot

De Aquitania al sudoeste de Francia surgen los Merlot más afamados, en especial del pequeño enclave del Pomerol, donde al icónico Chateau Petrus, se le reconoce como dueño y señor. En el resto de esa enorme región, se le trabaja junto a las dos Cabernet, aunque el dato curioso y que muestra la confianza que allá le tienen, sus hectáreas plantadas representan una mayor superficie que la suma de las otras dos uvas tintas. Esta reseña muestra que se trata de una variedad de grandes cualidades, aunque en nuestro mercado, su prestigio vaya casi siempre detrás de la Cabernet Sauvignon. En Uruguay los productores reconocen sus bondades y hay muchas hectáreas plantadas, y se ubica segunda entre las tintas, detrás de la Tannat.

En Melilla y en Pan de Azúcar

Eduardo Boido, director técnico de Bodega Bouza le tiene gran aprecio y la utiliza con confianza para elaborar tintos de crianza y larga guarda. Los resultados están a la vista. Con el Pan de Azúcar 2013 obtuvo la Gran Medalla de Oro en la edición 2016, para consagrarse como Mejor Vino del Concurso y Mejor Merlot Extranjero de ese año.

"Es una variedad internacional que en muchas regiones se adapta muy bien. Sin duda descuella en Burdeos en la pequeñas zonas del Pomerol y St. Emilion”, explica Boido. Y agrega: "Aquí en el Cono Sur los chilenos le supieron sacar un buen provecho, hasta que apareció la Carménère y descubrieron que también podía tener una cepa emblema, al igual que Argentina con la Malbec y Uruguay con la Tannat”.

Sin duda no le falta experiencia en elaborar sus varietales y por eso enfatiza: "A nosotros siempre nos dio muy buenos resultados y después de la Tannat, es la que tenemos más plantada, por encima de la Tempranillo y la Pinot Noir. Pero a diferencia de la Tannat, es una variedad más sensible al clima y le cuesta desarrollar color, en los veranos nublados y lluviosos. Eso hace que históricamente no haya sido considerada para elaborar tintos de guarda. Se la ha usado y anda muy bien, para rosados o para un bivarietal Tannat Merlot, aunque ese no es nuestro caso”.

Reconforta mucho que una uva tan noble sea bien trabajada, para dar tintos de categoría y que, como en este caso, además de Bodega Bouza, Uruguay se reconozca en el plano internacional.

Conocé a nuestro columnista
Eduardo Lanza EME
Eduardo Lanza
Es Ingeniero químico y experto en vinos. Su pasión lo ha llevado a visitar terruños, descubrir cepas y probar las más variadas etiquetas.

Es fundador de la Sociedad de Catadores. Escribe y enseña con el mismo placer que degusta un vino desde hace más de 20 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados