INTIMIDAD

Sexo: Una de cada cuatro mujeres no es libre de decir "no quiero"

Apenas la mitad de las mujeres del mundo puede tomar decisiones sobre su consentimiento sexual y cuestiones vinculadas a su salud; asi lo advierte un estudio de ONU publicado esta semana. 

eme

Una de cada cuatro mujeres no es libre de decir no al sexo y una proporción mayor no puede tomar sus propias decisiones sobre los cuidados de su salud. Así advierte un estudio realizado por el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) que constató que los derechos de las mujeres están retrocediendo en algunos países. 

Alcanzar la igualdad de género en 2030 es uno de los objetivos globales de Naciones Unidas en 2015 para combatir males sociales como pobreza y conflictos. 

"La capacidad de tomar decisiones sobre su salud reproductiva, el uso de métodos anticonceptivos y el consenso al momento de tener relaciones sexuales es esencial para la igualdad de género", explicita UNFPA en su informe. 

El estudio analizó el acceso de las mujeres a cuidados de salud, a la toma de decisiones propias en cuanto a métodos anticonceptivos y a su consentimiento a mantener relaciones sexuales (si podían decir no y ese no era respetado). Según los datos recabados en 57 países, apenas 55% de las mujeres contestó afirmativamente a las tres preguntas.

"Si una mujer puede tomar decisiones en estas tres áreas, ésa mujer es vista como empoderada", dijo Emilie Filmer-Wilson, consultora de derechos humanos de UNFPA.

En 1 de cada 10 países, las mujeres deben ser casadas para tener derecho a asistencia médica en la maternidad. En más de 25% de los países, ellas tienen restricciones de edad para acceder a métodos anticonceptivos y, en caso de querer practicarse un aborto, a las casadas se les exige el consentimiento de su marido.

Los factores que afectan a la capacidad de las mujeres de tomar sus propias decisiones incluyen sus niveles de escolaridad, la edad con la que se casan y la opinión de sus maridos. 

"Para el público en general, creo estos datos son una alerta. Tendremos mas trabajo que hacer para empoderar a las mujeres", puntualizó Filmer-Wilson.

La investigación también descubrió que una de la tercera parte de los países estudiados poseen leyes que garantizan los derechos de las mujeres, pero esas leyes coexisten con costumbres y prácticas culturales y religiosas que restringen sus derechos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error