Intimidad

Historias de Piel: Colores de lo erótico

El psicólogo y sexólogo, Ruben Campero, nos invita a leer un extracto de su libro "Eróticas marginales. Género y silencios de lo (a)normal”.

Foto Ruben Campero
Foto Ruben Campero

Decir erotismo es decir expectativa, búsqueda, promesa, anhelo. Es hablar de una energía que nos lanza más allá de nosotros mismos y tiñe con el color del deseo nuestra manera de experimentar el mundo, las personas y lo que hacemos con ellas a nivel vincular en general y sexual en particular.

El erotismo implica el anuncio de múltiples universos de tensión y placer a los cuales posiblemente arribar. Por esta razón se producen intensas emociones, así como exaltadas valoraciones, sobre aquello que erotizamos (persona, acto, imagen, actitud, situación, etc.), a raíz del poder que se le asigna y de la atracción consecuente que genera.

Si bien el cuerpo posee zonas erógenas medianamente específicas, y cada época y lugar establece lo que se considera “atractivo”, lo cierto es que el hecho de que alguien nos resulte deseable (y que logremos gozar con esa persona en un encuentro sexual) no depende solamente de la estimulación corporal ni necesariamente de que la persona se ajuste a los patrones estéticos del momento. Tampoco está supeditado exclusivamente a aspectos filogenético-instintivos, que unirían atractivo erótico a una especie de “celo” o a una disposición saludable del organismo para lograr objetivos reproductivos.

El erotismo, eso que nos hace ver, sentir, creer y vivir algo como sexualmente estimulante, depende en gran medida del color del cristal desde el que vemos las situaciones. Colores que condicionan nuestra manera de experimentar lo sexual y complejiza la captación e interpretación erótica y erotizante de los estímulos que nos llegan de la otra persona y del mundo exterior, así como también de nuestro interior psíquico.

Este “ponerle color” a las cosas no es falsear ninguna realidad objetiva o aparente “naturaleza”, esa que se encontraría en algún lugar de la existencia esperando ser “revelada”. La realidad, en última instancia, no sería más que eso que construimos a través de nuestra percepción, lo cual siempre es lectura de algo, es decir interpretación de un texto al que llamamos “realidad”.

La percepción, por tanto, no sería una mera constatación de hechos “reales” como en apariencia lo haría una máquina – y como el cientificismo de la modernidad ha pretendido que sea -, sino más bien se trataría de una elaboración condicionada también por nuestra historia singular, así como por las maneras en que aprendemos a ver y valorar las cosas en los distintos contextos socio-históricos.

A través del erotismo “teñimos”, o más bien construimos-inventamos, una realidad no ordinaria (o no cotidiana) con la cual provocamos ese complejo efecto “extraordinario” de lo erótico, ese que a veces se juega con mucha intensidad, otras con menos, y otras veces muy poco o nada en las situaciones sexuales que vivimos.

Para que dicho erotismo active su peculiar intensidad valorativa y energética solemos participar activamente de ello, siempre y cuando haya una adecuada interacción sistémica con lo anátomo-fisiológico y hormonal, apelando a símbolos, cuentos, arquetipos, imaginación, aspectos no racionales, creencias, prejuicios y mucho folclore y la mitología con que se ha construido nuestra subjetividad, de acuerdo a la sociedad y época que nos tocó vivir.


Extracto del libro “Eróticas marginales. Género y silencios de lo (a)normal” de Ruben Campero. Montevideo, 2018, Editorial Fin de Siglo.

Conocé a nuestro columnista
Ruben Campero
Ruben Campero
Psicólogo, Sexólogo y Psicoterapeuta. Docente y autor de los libros: “Cuerpos, poder y erotismo. Escritos inconvenientes”, “A lo Macho. Sexo, deseo y masculinidad” y “Eróticas Marginales. Género y silencios de lo (a)normal” (Editorial Fin de Siglo).

Fue co-conductor de Historias de Piel (1997-2004, Del Plata FM y 2015 - 2018,
Metrópolis FM). Podés seguirlo en las redes sociales de Historias de Piel: Facebook, Instagram y y en su canal de YouTube.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados