Actualidad

Mujeres en la tecnología: la historia de Paola, una de las primeras licenciadas de UTEC

Llegó al mundo de la informática como por casualidad, pero se encontró con un mundo que la conquistó. Años después pudo estudiar una carrera y recibirse. 

Paola, Jorge y Nicolás defienden su proyecto Fila Time!. Foto: Cortesía
Paola, Jorge y Nicolás defienden su proyecto Fila Time!. Foto: Cortesía

En los últimos años, la Universidad Tecnológica del Uruguay (UTEC) se convirtió en una de las alternativas de quienes viven en el interior y por diversas razones no pueden emigrar a la capital a estudiar.

Paola Olivera (31) vivió toda su vida en Paso de los Toros, pero cuando supo del bachillerato en informática de Tacuarembó, se trasladó a esa ciudad para estudiar.

“Al principio lo quise hacer porque creí que me serviría en desde la parte administrativa, pero al cursar me di cuenta que era más del estilo programación o arreglar computadoras. No tenía nada que ver a lo que había pensado en un inicio, también me encantó y así me vinculé con la informática”, relató Paola a Eme.

Tras terminar el bachillerato, la joven no tenía los medios para trasladarse a Montevideo para continuar sus estudios de grado. Se quedó en Tacuarembó haciendo cursos breves y reparando equipos informáticos.

Además, Paola y su marido Jorge González —a quien conoció gracias a su formación en informática— tuvieron un hijo. Pasaron seis años hasta que retomó sus estudios: “En 2015, a través de un amigo que nos comentó, descubrimos la UTEC. Averiguamos todo y en 2016 empezamos la carrera que era semipresencial en Durazno. Empezamos los dos en la misma generación, pero en clases distintas. Por ejemplo, yo viajaba viernes y sábado; él, domingo y lunes, para turnarnos para quedarnos con nuestro hijo”, contó.

Los siguientes años, Paola y Jorge, consiguieron que los padres de ella se trasladaran de Paso de los Toros a Tacuarembó para cuidar a su hijo y empezaron a viajar juntos una vez por semana.

Actualmente Paola es tutora de Base de Datos de UTEC y también es tallerista de software en UTU de Tacuerembó. Además, con su pareja tiene una empresa de informática en la misma ciudad.

Soluciones para el interior

Uno de los objetivos de UTEC es que quienes estudian en los centros regionales se inserten y continúen trabajando en sus ciudades. Para el proyecto final de grado se acercaron diferentes casos reales a los que los egresados buscaron soluciones viables. En el caso de Fila Time!, proyecto de Paola Olivera, ya se está implementando en el Hospital de Tacuarembó y las autoridades ven con buenos ojos tener ese tipo de soluciones.

Inclusión

 Mónica Silvestri es la coordinadora de la Licenciatura en Tecnologías de la Información que comenzó en 2015. La carrera se imparte en Durazno y Fray Bentos. Las clases son 70% virtuales y 30% presenciales durante cuatro años.

“Para la virtualidad tenemos plataformas educativas, videoconferencias y otras herramientas. Para la parte presencial los estudiantes asisten a los Institutos Técnológicos Regionales, que son nuestros campus universitarios”, explicó.

Silvestri destacó que desde el lanzamiento de la carrera se convirtió en una opción muy atractiva porque permite compatibilizar horarios de trabajo y de familia: “Esto es especialmente importante para las mujeres que tienen familia a cargo y en esta carrera encontraron la forma de insertarse en la vida universitaria”, aseguró.

Trabajamos en un sector de tecnología que tiene demanda de trabajadores y oferta de empleo.

Con el tema del coronavirus en el primer semestre ya estábamos preparados; tuvimos que reacomodarnos en pocas cosas. Ahora pudimos retomar las instancias presenciales, con menos horas pero para tener contacto con los estudiantes”, detalló.

En el mes de agosto, 20 estudiantes defendieron su proyecto final de carrera (siete de ellos mujeres) y si bien seis ya se recibieron (tres mujeres, una de ellas Paola Olivera), los demás están muy próximos a recibirse.

Silvestri destacó que si bien hay más facilidades para las estudiantes, “la proporción de mujeres se mantiene más o menos en un 25% en UTEC”.
Además la coordinadora señaló que la Universidad hace una distinción en el cupo por género y las mujeres que se postulan tienen más chances de ingresar a las carreras.

La defensa de Tesis de Paola y su equipo por vía virtual
La defensa de Tesis de Paola y su equipo por vía virtual

“El 35% de quienes se titularon en esta primera generación son mujeres y considero que eso es una cifra bastante importante”, destacó.
Entre los proyectos de los egresados surgieron ideas muy novedosas y con una visión femenina.

Paola trabajó con un equipo conformando con su marido, Jorge, y un compañero, Nicolás Duarte. Ellos desarrollaron un software para la gestión de filas de atención en farmacia del Hospital de Tacuarembó, institución que está en proceso de incorporación de tecnología. Mientras que otro grupo, compuesto por dos estudiantes mujeres que desarrollaron mejoras en el portal de mujeres en IT y lo potenciaron con temas de machine learning, por ejemplo.

Mujeres y tecnologia
Foto: Pexels

Mujer entre hombres

La tecnología es considerada habitualmente un terreno donde predominan los hombres y eso se reflejó en la experiencia de Paola: “Dentro de la carrera no hubo mucha diferencia, si lo sentí en el bachillerato que eramos cuatro mujeres en sesenta personas; también me pasaba cuando empecé a trabajar arreglando computadoras: a la gente también le sorprendía que lo hiciera una mujer”, destacó.

“Siento que las mujeres nos estamos empoderando en el área y estoy orgullosa de ser parte del proceso, también con mis compañeras”, concluyó Paola.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error