TENDENCIAS

Vehículos eléctricos, un reto para supermercados y centros comerciales

Las grandes superficies se renuevan ante esta creciente tendencia automotriz

Eléctricos. Estaciones buscan ofrecerles wifi gratuito y cómodas áreas de espera para las cargas, que duran 20 minutos.
Eléctricos. Estaciones buscan ofrecerles wifi gratuito y cómodas áreas de espera para las cargas, que duran 20 minutos.

Mientras las compras de autos eléctricos crecen en EE.UU., surge un nuevo desafío: ¿dónde recargar estos vehículos? Una pregunta que obliga a estaciones de servicio, supermercados y centros comerciales a replantear su estructura.

Más de 1,18 millones de vehículos eléctricos circulaban en EE.UU. a finales de marzo, según las estadísticas del Edison Electric Institute. Y la expectativa es que para 2030, ese número crezca a 18 millones.

«Tengo 20 años en el negocio de las estaciones de servicio y hace tres años no había ningún interés en cargar vehículos eléctricos», dijo John Eichberger, CEO de la organización del sector Fuels Institute. «Lo veían como una amenaza para su modelo de negocio, pero ahora se dan cuenta de que también pueden ser sus clientes».

El gran problema para el sector es el tiempo de carga, que es mucho mayor para un vehículo eléctrico que para uno a combustión: toma de 20 a 30 minutos, incluso usando cargadores ultrarrápidos, según los especialistas. El tiempo promedio de permanencia en una estación de servicio es de tres minutos y medio, aún considerando las compras que se hacen con frecuencia en la tienda.

Aunque la mayoría de la carga de autos se realiza en la casa, algunas de las 145.000 estaciones de combustible estudian equiparse con cargadores y ofrecer wifi gratuito y cómodas áreas de espera para ampliar su negocio, añadió Eichberger.

La comercialización de autos eléctricos en EE.UU. aumentó 81% en 2018 en comparación con el año anterior, representando el 17% de las ventas totales en el mundo.

Ed Hudson, director de investigación corporativa de Kroger, la segunda cadena de supermercados más grande del país, prevé que la revolución eléctrica traerá un difícil reto para sus estacionamientos.

«Las cifras sugieren que en 20 años, el 30% de los vehículos serán eléctricos y requerirán algún tipo de carga», destacó. «Lo más importante es asegurarnos que podremos desarrollar nuestra red de estaciones de carga para evitar problemas» como que clientes migren a competidores mejor equipados.

La venta de autos eléctricos en EE.UU. aumentó 81% en 2018 en comparación con 2017. El volumen representó el 17% de las ventas totales del sector en todo el mundo

Aún así surgen preguntas como «¿dónde vamos a poner todas esas estaciones de carga? ¿Cuántas empresas tratarán de tener su propio sistema como Tesla?», siguió Hudson, que destacó además el alto costo de instalar esa infraestructura.

En EE.UU., el segundo mercado mundial de vehículos eléctricos después de China, la mayor parte de las ventas del sector se concentran en unas 10 ciudades en las Costa Este y Oeste, donde los «estacionamientos son muy pequeños debido a los altos precios de los bienes raíces», lo que además limita la cantidad de estaciones que se pueden instalar.

Los shopping, si bien tienen espacio, enfrentan muchas veces «restricciones en los contratos de alquiler», explicó Daniel Segal, vicepresidente de Desarrollo de Simon Property Group, el mayor operador de centros comerciales en EE.UU. Eso «reduce nuestra flexibilidad en algunos lugares», incluyendo determinar la ubicación de estaciones de carga y el área que se les puede conceder, finalizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)