AFTER WORK

El taller que restaura muebles y rejuvenece su historia

Sillas, sillones, mesas y todo el mobiliario que está a punto de ir a parar a una volqueta se transforman en flamantes creaciones en el taller de Eduardo Perreta y Lourdes Acosta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Además de dejar 0 kilómetro los muebles viejos, también se vende mobiliario nuevo. Foto: Gentileza Restauro Historia.

Los muebles de la abuela se cotizan en el taller Restauro historia. Allí Eduardo Perreta y Lourdes Acosta los restauran, retapizan y los aggiornan dejándolos con el toque moderno que permite integrarlos a los hogares actuales.

Todo esto surgió gracias al hobby de Perreta. Con ganas de canalizar el estrés laboral, se anotó en un curso de restauración en la Escuela de Artes y Artesanías Pedro Figari (UTU).

Las clases dieron rienda suelta a su creatividad y con su entusiasmo logró contagiar a su esposa. Ambos trabajaban en empresas multinacionales y lo que nació como un pasatiempo se convirtió en un emprendimiento familiar. Tanto es así que ambos decidieron dejar atrás sus anteriores empleos y dedicarse exclusivamente al taller.

Tras el curso, Perreta comenzó a restaurar algunos muebles. El boca a boca le trajo nuevos clientes. Lourdes hizo lo suyo y comenzó a contar del emprendimiento en redes sociales. Fotos del antes y después de cada pieza dieron cuenta de las transformaciones.

Un sillón que estaba tirado en una volqueta recuperó su esplendor, una silla desvencijada cambió totalmente con un traje nuevo, un aparador se amoldó al estilo shabby chic y es una pieza destacada de un comedor.

Tras el primer curso, Perreta se quedó con ganas de aprender más y se anotó en clases de tapicería en Buenos Aires. Tras varios cruces de charco, se hizo de un nuevo oficio que impulsó aún más su taller.

Además de restaurar, el negocio del matrimonio se amplió y ofrece muebles nuevos inspirados en el estilo de los antiguos. Incluso importan telas para cuando retapizar es imperativo. Además, aceitaron la logística y desde Ciudad de la Costa viajan semanalmente a Montevideo a retirar y entregar muebles, con el costo de transporte incluido en su trabajo. Mientras avanzan en trabajos, un galpón guarda piezas que adquirieron decididos a restaurar su historia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados