INFORME

Supermercados aceleran en la carrera contra el vencimiento de los productos

Mejoras en la gestión de stock, ofertas de 2x1 y descuentos de 50% por próxima caducidad son algunas tácticas de los minoristas locales

góndola supermercado
Góndola de supermercado 

Ir al supermercado S-market del barrio Vallila (Finlandia) luego de las 21:00 es entrar a «la hora feliz». Su peculiaridad es que puede adquirirse con descuento desde un corte de carne de cerdo, un pollo, un filete de salmón o alguno de los cientos de artículos que están a horas de su fecha de caducidad. El beneficio asciende a un 60% en algunas de las 900 tiendas. Esta medida forma parte de una campaña a dos años, cuyo objetivo es reducir el desperdicio de comida.

Disminuir a cero los productos vencidos en las góndolas de los supermercados es un objetivo desafiante para los grandes jugadores del retail. En esta carrera, los jugadores locales corren con diferentes estrategias, que van desde mejorar la gestión de stock de los vencimientos de productos que entran en sus centros logísticos hasta la administración de las propias góndolas en los supermercados. Luego, con los productos detectados, algunos optan por desecharlos u ofrecen precios rebajados que, al igual que la tienda finlandesa, pueden llegar al 50% de su valor original o incluir ventas de 2 por 1.

El impacto, además de económico es medioambiental. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), cerca de un tercio de los alimentos que se producen en el mundo para consumo humano (unos 1.300 millones de toneladas anuales) se pierde (se tira) o desperdicia. Y en países industrializados más de un 40% es a nivel de comercio minorista y consumidor.

Cadena S-market de Finlandia
Uno de los locales de la cadena S-market de Finlandia aplica el concepto "hora feliz" bajo el cual aplica descuentos a alimentos próximos a vencerse. 

En Grupo Disco, si bien para casos muy puntuales (productos de zafra como pan dulce o budín inglés) ofrecen ofertas de 2 por 1, esto no es la regla, indicó Roberto Couce, gerente de compras de productos frescos de la compañía.

La estrategia es disminuir la cantidad de productos a vencer con «procedimientos estrictos» en la recepción a proveedores, puesta y retiro en puntos de venta. «Tenemos acuerdos con distribuidores donde no recibimos productos que tienen por delante menos de las dos terceras partes de su vida útil», explicó. Así, con diferentes medidas, en cinco años bajaron un 50% la cantidad de productos vencidos. Finalmente, los que estén próximos a vencer son retirados del comercio por cada proveedor. En tanto, los alimentos elaborados en rotisería y panadería los desecha la empresa.

Una política similar sigue la cadena Ubesur, integrada por 31 supermercados. Su coordinador, Gabriel Skliro, dijo que «no está siendo necesario» desechar mercadería porque «el tamaño de los mercados y el control hace que tengamos los stock medidos». Lo que llegue a su tiempo límite es retirado por los proveedores. En su caso, el porcentaje de cambio por vencimiento y rotura bajó en los últimos cuatro años de 1% a menos de 0,25%, aseguró.

En Tienda Inglesa, las energías están puestas en controlar vencimientos con procesos de auditorías permanentes y para la mayoría de los productos hay acuerdos de devolución con los proveedores para anticipar el vencimiento, señaló Gastón Bouvier, jefe de cadena de abastecimiento. En tanto, los que la cadena prepara internamente se hacen en cantidades «lo más ajustadas posible».

Según la FAO, cerca de un tercio de los alimentos que se producen en el mundo para consumo humano —unos 1.300 millones de toneladas anuales— se pierde (se tira) o desperdicia

Ganar-ganar

«Oportunidad, -50% de descuento por próxima a vencer», reza un cartel en letras rojas y fondo amarillo en una góndola en el supermercado Ta-Ta. La cadena mejora la gestión de vencimientos aplicando en su centro de distribución diversos protocolos por días de caducidad en cada producto. Además, hace tres meses incluyó un espacio dedicado a la venta de productos por «próximo vencimiento» con descuentos que van de 30% a 50%.

«Estamos gestionando estos productos para darle una rebaja muy significativa al precio normal antes. Es una política muy similar a lo que se estila en Europa, donde la mercadería próxima a vencer se le hace una rebaja de hasta 50% y se la coloca en un lugar especial en el piso de venta. De esta manera redujimos significativamente la cantidad de desperdicio que teníamos», detalló el gerente general, Christopher Jones.

vencimiento de productos
Las cadenas buscan hacer más eficientes sus stocks para que la caducidad no afecte negativamente en sus costos.

El abanico de productos que se incluyen es muy amplio, va desde alimentos envasados hasta los elaborados en su rotisería o carnicería. A modo de ejemplo, Jones refirió a los bizcochos o milanesas que se hacen en el día y «a la tarde noche se les hace una rebaja importante». Para el ejecutivo, el control más complicado está en el propio supermercado. «Si bien se puede utilizar la tecnología RFID (identificación por radiofrecuencia), que emite una señal con los datos de un producto en forma unificada e individualizada, aún es muy cara para los productos de supermercado; lo hacemos en textil. A futuro, cuando baje el precio de la tecnología, cada lata de tomate tendrá su número de serie».

La cadena de almacenes de conveniencia Kinko aplica algo similar con sus productos de panadería. «Después de las 20:00, si quedan bizcochos los ofrecemos a un 50% para no perder, aunque sea vendiendo a costo», dijo Juan Ravecca, su gerente general, aunque aclaró que por el tamaño de negocio que maneja la rotación de mercadería vencida es cero. «Tenemos una cantidad limitada de productos que es más manejable, no trabajamos con productos que no rotan. Si alguno no lo hace, lo sacamos», apuntó. Además, adelantó que para fines de este mes lanzará una promoción en rotisería que ofrecerá 40% de descuento en productos que estén un segundo día en góndola.

Para Jones, la táctica de ofrecer productos rebajados por próximo vencimiento es un ganar-ganar para todos. «Tiene muchos impactos. El cliente feliz, porque se llevó algo rebajado, el colaborador del supermercado también, porque no tiene que tirar cosas a la basura y lidiar con un dolor de cabeza administrativo más, el accionista de la empresa porque antes era un 100% de pérdida con ese producto y ahora pierde menos, y la comunidad porque no se desechan los productos al medio ambiente», finalizó.

Un negocio global que crece

En 2009, surgió en el Reino Unido Approved Food, un minorista online con entrega puerta a puerta de alimentos con descuento. Con sede en Sheffield (South Yorkshire), la compañía vende productos que están cerca o pasaron su fecha de «best before». Hoy es el minorista online más grande del Reino Unido para acciones residuales y de corto plazo, con más de 2.000 productos que van desde alimentos, bebidas, artículos para el hogar, tocador, regalos y más. Según su sitio web, el ahorro mensual de sus clientes asciende a unas 60 libras en comparación con los precios de la calle, que representa unas 700 libras al año.

Approved foods.
Dan Cluderay creó Approved Foods en 2012 y actualmente es el retailer más grande del Reino Unido en acciones residuales. 

En tanto, en 2012, en Wellington (Nueva Zelanda), se creó el supermercado Free Store, que ofrece en forma gratuita alimentos de diversos comercios que no se vendieron, pero que están en buen estado y tienen valor nutricional, y quien lo desea puede dejar una colaboración. Según datos publicados en su sitio web, ya cuenta con 65 comercios donantes, rescataron y ofrecieron más 370.000 productos y recibieron un promedio de 100 usuarios por día.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)