RR.HH.

Suavizar el aterrizaje de las vacaciones

Es posible con planes de reducción de horas de trabajo los primeros días o con adelanto de tareas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tedioso. El trabajo acumulado puede llegar a generar estrés al regreso. (Foto: Shutterstock)

Retornar de las vacaciones puede, en algunas ocasiones, generar tanto estrés como el que el trabajador tenía antes de sus días libres. ¿La causa? Entrar en contacto con trabajo acumulado, decenas de mails para responder y tareas que piden resolverse para ayer.

Con el fin de reducir el impacto se puede planificar el retorno con antelación, adelantar tareas o aplicar programas de softlanding (aterrizaje suave), aseguran expertos de recursos humanos.

Para Geraldine Delfino, senior manager de PwC, una organización planificada del retorno puede disminuir los efectos negativos. Dedicar los dos o tres primeros días a la puesta a punto de lo ocurrido durante la ausencia, comenzar por actividades que agraden más y gradualmente retomar el ritmo, son algunos consejos. Incluso se puede preparar el «aterrizaje» en los días previos al retorno. «Dos o tres días antes del regreso responder mails, de forma tal que sea lo mínimo lo que quede pendiente al regreso», explicó Delfino. Por último, recomendó programar el retorno para la mitad de la semana de forma tal que los días trabajados al regresar de vacaciones sean dos o tres.

Aplicar estas acciones dependerá de si el público con el que trabaja el empleado es el cliente interno o el externo, aclaró la especialista. «El primero tal vez lo puedes administrar diferente con respecto al externo. Este último es el que hablará acerca del servicio a otros potenciales clientes, por lo que en general se lo cuida mucho más», dijo.

En tanto, Federico Muttoni, director de Advice, advirtió que el «aterrizaje suave» depende de la cultura y políticas de la empresa en general y del jefe en particular. «Éste es quien marca el ritmo, asigna las prioridades y pone más o menos presión generando o evitando cuadros de estrés pos vacacional, ganas de volver o rechazo, angustia o motivación. En definitiva, es quien hará la diferencia», dijo. También relativizó su aplicabilidad de reducir la jornada laboral en secciones con horarios definidos, como las de producción.

Regreso suavizado

Hace cuatro años, Montevideo Refrescos decidió dar un paso más allá al crear vacations softlanding, un programa por el que los trabajadores que se toman dos semanas de vacaciones o más tienen a su regreso dos horas menos de trabajo en la primera jornada y una menos en la segunda. Éstas se pueden tomar al inicio del día o al final, previo acuerdo con el jefe.

El objetivo es continuar el balance de la vida con el trabajo, reflexionó Inés Cincunegui, jefe de desarrollo de recursos humanos de la compañía. «Cuando uno retoma la licencia, viene con las pilas cargadas, pero al encontrarse con muchas cosas pendientes se pierde esa energía. El espíritu es mantenerla, tanto para el trabajo como para su vida personal», destacó Cincunegui.

Complementa al programa la delegación previa de tareas por parte de quien sale de vacaciones. Así, los temas tienen un seguimiento y al retornar la puesta a punto es más «suave». El resultado es un personal «con mayor productividad y mejor relacionamiento», concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)