NEGOCIOS

Startup uruguaya se lanza al mercado de compraventa de criptomonedas

Sha 256 opera en 20 mercados extranjeros para generar ganancias aprovechando arbitrajes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ventaja. Gracias a un altogirtmo de la empresa se logra un precio diferencial. (Foto: Reuters)

Volátil, dinámico y a la vez con un valor atractivo, el mundo de las criptomonedas busca afianzarse como una opción cada vez más utilizada en el mercado financiero. En ese escenario, una startup uruguaya salió al ruedo para ofrecer servicios de compraventa de criptomonedas en mercados del exterior. Se trata de Sha 256 Trading, que se presenta como la primera empresa uruguaya de transacciones de divisas digitales (entre ellas, el bitcoin).

«Estamos conectados a unos 20 mercados entre EE.UU., Europa y Asia, donde hacemos operaciones de compra y venta en base a estrategias que hemos desarrollado en los últimos dos años», cuenta Juan Manini-Ríos, el CEO de la firma.

Las operaciones se basan en un algoritmo desarrollado por la empresa que permite hacer transacciones «obteniendo una diferencia de precio». Detecta oportunidades de arbitraje que «si bien en porcentaje pueden ser pequeñas individualmente, en su conjunto y al operar las 24 horas se obtienen retornos muy interesantes», explicó.

Si bien hasta ahora la empresa se maneja exclusivamente con los fondos de sus accionistas, baraja la posibilidad de crear a futuro «un vehículo específico para gente interesada». Ese interés creciente por las criptomonedas también se percibe en Uruguay, donde la firma prevé abrir una oficina que concentre la parte de operaciones del negocio, dijo Manini-Ríos. En Italia, a su vez, se trabajará en el área de software.

Como el «Far west»

En la década del ‘90 Internet era un espacio donde surgían empresas y oportunidades de negocios todo el tiempo; muchas de ellas sucumbieron a la burbuja de las «puntocom», pero quienes invirtieron en las compañías sobrevivientes encontraron una mina de oro. «Era una especie de ‘far west’», dice Manini-Ríos, que ve en las criptomonedas «algo similar». «Creo que la mayoría de lo que está surgiendo terminará fracasando, pero de todo esto va a quedar algo muy bueno. Para los inversores que logren encontrar inversiones de calidad es una oportunidad enorme», consideró.

El panorama de relativa incerteza incluye a la criptomoneda «estrella», el bitcoin. La tendencia alcista en su cotización hizo que superara los US$ 4.000. Pese a este buen signo, el bitcoin tiene dificultades para crecer en escala por limitaciones técnicas propias que le impiden procesar a su tecnología madre, el blockchain, un gran volumen de operaciones por segundo. La respuesta no se hizo esperar; el martes 1° un grupo de programadores lanzó una moneda derivada, el bitcoin cash.

La bifurcación del bitcoin no ha hecho mella en el valor de la criptomoneda. De hecho, quien tenía un bitcoin, a partir del 1° de agosto pasó a tener también un bitcoin cash. El bitcoin se cotizó este martes a US$ 3.900 y el bitcoin cash a US$ 650, por lo que este inversor tenía en total US$ 4.550.

Las criptomonedas tienen un amplio margen para crecer, asegura Manini-Ríos. El mercado está avaluado en unos US$ 120.000 millones, lejos aún del valor total de acciones de empresas en el mundo (US$ 100 trillones).

«Basta que los inversionistas a nivel global decidan colocar una pequeña fracción de sus fondos en criptomonedas para que (éstas) tengan una apreciación de varias veces su valor actual», afirmó el empresario. «El tiempo dirá», remató.

De hobby a trabajo de tiempo completo

Bioquímico egresado de la UdelaR, Juan Manini-Ríos descubrió las criptomonedas cuando los medios se hicieron eco del multimillonario hackeo de Mt. Gox, la mayor plataforma de exchange de bitcoins del mundo. Desde entonces, comenzó a profundizar en el tema, primero, como un simple hobby. En 2015, convencido del potencial, decidió dejar su rol de gerente general de BASF Coatings y BASF Poliuretani en Italia para dedicarse a las transacciones con monedas digitales. «Colgué los botines de manager y desde 2015 me dedico full time a esto», dice Manini-Ríos. «El hobby creció tanto y se volvió también tan interesante desde lo económico que dejé mi cargo», recordó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)