Negocios

SoftBank trae U$ 5.000 millones a América Latina; hay interés en tecnológicas uruguayas

Andy Freire, socio para SoftBank Latin America Fund quien estará al frente de la filial argentina del grupo, adelantó que está en estudio algunas empresas locales y el plan es invertir en cada una unos U$ 20 millones

Andy Freire, SoftBank
Andy Freire. El representando del grupo japones en la región, asegura que desde Uruguay puede salir el próximo "unicornio". (Gentileza SoftBank)

"Tenemos unos US$ 5.000 millones para invertir en Latinoamérica dentro de los próximos 24 meses y, si encontráramos proyectos interesantes en Uruguay que lo ameriten, invertiríamos todo en ese país". El desembarco del grupo inversor japonés SoftBank en Argentina abre un nuevo panorama para las empresas tecnológicas locales y de la región: desde Uruguay podrán competir de igual a igual con otras de Brasil, Colombia, Chile, Argentina, México, entre otros países del continente, aseguró el argentino Andy Freire, quien fue designado como socio para SoftBank Latin America Fund, y estará al frente de la filial argentina del grupo.

«No hay monto predestinado ni predefinida ninguna subregión de Latinoamérica. El capital irá a los proyectos con mayor posibilidad de crecimiento», indicó, y remarcó que desde cualquier país puede surgir el próximo «unicornio» (empresa valorada en más de US$ 1.000 millones), «incluso Uruguay». «El continente está listo para generar nuevos unicornios. Es una cuestión de modelo mental. Muchas veces uno tiene la limitación de pensar que su mercado es el país en el que vive y no el mundo. Tengo la vocación de ayudar a que muchos aprendan a pensar en grande», explicó.

"Tenemos unos US$ 5.000 millones para invertir en Latinoamérica dentro de los próximos 24 meses y, si encontráramos proyectos interesantes en Uruguay que lo ameriten, invertiríamos todo en ese país", aseguró Andy Freire.

Esa afirmación tiene valor sobre todo por quien la dice: antes que nada, Freire es emprendedor. En la década de 1990 cofundó y dirigió Officenet, empresa argentina que en tan solo cinco años logró ventas por US$ 80 millones y alcanzó los casi 1.000 empleados. También cofundó Axialent y más tarde Quasar Ventures, una «constructora de empresas tecnológicas».

Y no paró. A través de Quasar, cofundó restorando.com, plataforma de reservas de restaurantes en Latinoamérica y trocafone.com, una plataforma con base en Brasil dedicada a la compra y venta de smartphones tipo refurbished (restaurados a las especificaciones exactas por la empresa manufacturera). También es uno de los primeros miembros de Endeavor Argentina. Sin embargo, aseguró que no se «enamora» de sus empresas, sino que su pasión es «crearlas y después dejarlas que vuelen solas».

Andy Freire, SoftBank
Potencial. «El continente está listo para generar nuevos unicornios. Es una cuestión de modelo mental", aseguró Freire. (Foto: Gentileza SoftBank)

Con esa experiencia detrás sabe que el factor monetario es una de las grandes trabas para «dar el gran salto». «Con SoftBank llega una enorme oportunidad, solo hay que pensar en grande y en forma disruptiva. Si se piensa en grande, existe el talento y la capacidad de armar una compañía global, la empresa está dispuesta a dar el capital para que lo haga. La llegada del grupo sacudirá el mercado y llevará a que más emprendedores piensen así», alentó.

Nuevos aires

Algo cambió en el continente. Los US$ 5.000 millones que anunció SoftBank son más del doble de todo lo que ha invertido el grupo japonés en los últimos 15 años en Latinoamérica.

¿Qué pasó para que el continente se volviera atractivo? A entender de Freire, la clave está en el resurgir de unicornios en forma sostenida «un poco gracias a Brasil», porque los que nacieron en Argentina son «más la excepción que la regla -tienen más de 15 años, excepto Auth0, que es de hace cinco años». «El continente es una vedette en el mundo de la tecnología, hay cada vez más empresas y fondos mirando la región con mucho entusiasmo. Y desde Uruguay también pueden surgir; un ejemplo de compañías que crecieron a escala es PedidosYa!», dijo.

Para Freire, el continente es una "vedette en el mundo de la tecnología", hay cada vez más empresas y fondos mirando la región con mucho entusiasmo. "Y desde Uruguay también pueden surgir; un ejemplo de compañías que crecieron a escala es PedidosYa!», dijo.

Freire aclaró que también pesó la visión de Marcelo Claure, el COO del grupo Softbank para el mundo. «Es boliviano, se sentó con Masayoshi Son (fundador de Softbank) y le dijo que no había ninguna razón por la que Latinoamérica no estuviera en el radar. Es dos veces el PIB del sudeste asiático, el doble del producto per cápita de India y tiene un PIB equivalente al de ese país. No podía ser que no exista capital de riesgo para compañías grandes. Y lo convenció», recordó.

En un contexto global, el empresario reconoció que es más difícil crear un negocio mundial, pero que eso es «desafiante y estimulante». «Las tecnologías traspasan barreras geográficas con una naturalidad total que hace muy difícil competir. El desafío es armar algo nuevo que sea global. Y no es un tema de tamaño de país. Skype se creó en Estonia, tan grande como Uruguay». De hecho, Freire adelantó que ya detectaron empresas uruguayas de software «donde hay interés en invertir y regionalizarlas». Su foco en Uruguay está en compañías de software as a service y agtech.

El grupo invierte montos a partir de US$ 20 millones (en algún caso, desde US$ 10 millones) en empresas que estén operando, con un producto mínimo viable, que funcione, con unidades económicas que tengan sentido y que demuestren que lo único que necesitan para expandirse son capitales.

El grupo invierte montos a partir de US$ 20 millones (en algún caso, desde US$ 10 millones) en empresas que «estén operando, con un producto mínimo viable, que funcione, con unidades económicas que tengan sentido y que demuestren que lo único que necesitan para expandirse son capitales. Para seducirnos deben tener dos cosas: estar dispuestos a crecer más del 100% anual, una solución disruptiva y un plan de expansión geográfica que trascienda fronteras desde su origen».

Sin embargo esto no sería suficiente y llamó a un mayor compromiso de gobiernos. «Deben entender que hay una competencia en el mundo por el talento y que la tecnología es el mayor acelerador para crear empleo. Los que hagan esa apuesta tendrán una ventaja competitiva».

El emprendedor estuvo del otro lado del mostrador cuando en 2015 fue designado ministro de Modernización, Innovación y Tecnología del Gobierno de Buenos Aires y luego presidió el Ente de turismo porteño. A su entender, si bien en Argentina existen «estrategias razonables» para promover la industria del conocimiento «no son apuestas realmente disruptivas». «Son impulsos en la dirección correcta, pero no son transformacionales. Falta jugársela un poco más», dijo, ala vez que confirmó que no volverá a la política porque siente que su mejor manera de aportar es «invirtiendo en emprendedores».

El fondo de los US$ 400.000:
Softbank se creó en Tokio, Japón, el 3 de septiembre de 1981. Hoy ocupa el número 36 entre las empresas más grandes del mundo según Forbes. Posee más de US$ 400.000 millones en activos y un ritmo de inversión de US$ 1.000 por semana. Entre otras, destinó capital a compañías como Uber, WeWork, Slack, DoorDash (entrega de alimentos) y la aplicación de paseo de perros Wag. Además, adquirió varias empresas como Vodafone Japón, la estadounidense Sprint y más recientemente Boston Dynamics (robots). En Latinoamérica ya tiene inversiones. En Brasil inyectó US$ 100 millones en la aplicación 99, US$ 100 millones en Loggi y US$ 300 millones en Creditas. Hace poco, destinó unos US$ 1.000 millones a la colombiana Rappi.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados