Negocios

Siete claves para que un inversor se atreva a ser ángel

El experto Allan Jarry cómo enfrentar al riesgo y la alta tasa de fracaso.

Consejos. El inversor debería apostar dinero que no necesite a corto plazo y confiando en un portafolio de proyectos, dice Jarry.
Consejos. El inversor debería apostar dinero que no necesite a corto plazo y confiando en un portafolio de proyectos, dice Jarry.

Con más de ocho años de experiencia en el mundo del financiamiento de startups —primero como inversor ángel privado, luego como socio de la gestora de fondos de venture capital Dadneo—, Allan Jarry tiene una visión bastante concreta acerca de lo que hay que tener presente antes de apostar por los emprendimientos de alto impacto en etapa temprana.

Porque si bien los inversores ángeles son fundamentales para el desarrollo del ecosistema local, también es cierto que son pocos los que se arriesgan, pues se trata de una apuesta con una alta tasa de fracaso, pocos éxitos de alcance global y bastante desconocida para los inversores tradicionales acostumbrados a la renta fija, el negocio inmobiliario o las acciones.

Por eso, para los que quieran debutar en este negocio, Jarry entrega siete claves que hay que tener presentes antes de asumir el riesgo. Eso sí, advierte que lo recomendable es invertir en un portafolio de proyectos (entre cinco y diez), destinar solo el 5% del patrimonio a emprendimientos de alto riesgo y estar dispuesto a dejar ese capital al menos cuatro años, es decir, solo invertir dinero que no se requiera a corto plazo y hacerlo en sectores que conozca.

1 - Aliado, no empleado.

Jamás transformar al emprendedor en un empleado, porque éste debe seguir teniendo el espacio y la motivación para impulsar su negocio. Al adquirir un porcentaje, éste no debiera superar el 20% de la propiedad, ya que al tomar el control (50% o más) le mata toda la filosofía y motivación al emprendedor para hacer surgir el proyecto.

2 - Equipos potentes.

El emprendedor debe contar con un equipo potente y dedicarse 24/7 a su startup, porque por muy bueno que sea el gestor si solo le dedica los fines de semana, significa que no cree en ella. Un equipo potente es el que cubre todas las áreas para gestionar el negocio, idealmente con el apoyo de un mentor conocido y con talentos que hayan dejado sus trabajos en gigantes tecnológicos por esta opción laboral.

3 - Problemas reales.

Un buen proyecto es el que apunta a resolver los problemas reales de las personas. «Es un dolor que existe y que requiere de solución, es algo que uno mira y te hace sentido», dice Jarry, poniendo como ejemplo el arreglar celulares en poco tiempo, ya que es algo que la gente busca, necesita y es transversal.

El proyecto debe atender un problema real, «es un dolor que existe y que requiere de solución, es algo que uno mira y te hace sentido»

Allan Jarry
Allan Jarrysocio de Dadneo

4 - Ideas simples.

El modelo de negocios debe ser simple de entender, porque cuando un emprendedor se demora 10 minutos o más en explicarles a los inversionistas lo que quiere hacer, es probable que la idea no funcione, ya que el consumidor también demorará lo mismo en entender y no tiene tiempo para complicaciones.

5 - Proyecto escalable.

Esto apunta a que los ingresos crezcan pero los costos se mantengan, porque si las ventas se duplican y los gastos también, por ejemplo porque es necesario doblar el personal, el proyecto ya deja de ser atractivo. La explosión de ingresos debe ser rápida y con costos acotados para que sea rentable y disruptivo. Esto se logra con tecnologías digitales.

6 - Internacionalizable.

Jamás invertir cuando un emprendimiento apunta solo al país de origen o incluso para llegar a solo dos. Los proyectos deben tener al menos la potencialidad de escalar a nivel regional y mejor aún llegar a mercados grandes como EE.UU., Europa o China.

El experto recomienda no invertir jamás en emprendimientos que solo apuntan al país de origen o incluso a un par de mercados.

7 - Tracción.

Esta es una métrica del progreso, de la validación en el mundo real del modelo de negocio. La más clara es cuando ya venden en el mercado, pero muchas veces llegan iniciativas que aún no han vendido. ¿Cómo, entonces, demuestran tracción? Por métricas digitales, por ejemplo, cuántas bajadas ha tenido la aplicación desde su lanzamiento o cuántas personas han visitado la plataforma. En poco tiempo los proyectos deben mostrar que explotaron rápido y fuerte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º