Informe

Servicios profesionales le dan la bienvenida a la tecnología

Los desarrollos para web y plataformas móviles tienen un costo inferior al normal; apuntan a llegar al público masivo con una propuesta automatizada y fácil de utilizar para el cliente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Online. Profesionales le ponen finchas a la Internet. (Foto: Shutterstock)

En Chile, contratar un abogado según especialidad, precios y ubicación es tan fácil como hacer una búsqueda en Google. Basta con ingresar a misabogados.com, exponer el caso y luego un profesional de la plataforma tecnológica legal llama para ver cuál es el problema. En caso de que requiera asistencia, se le coordina un contacto telefónico con un especialista de la base de datos, quien le plantea una propuesta y costo.

Si bien en Uruguay no existe un producto similar, algunos servicios profesionales ya encontraron en la tecnología un socio estratégico para llegar a más usuarios de forma fácil, clara y a un costo menor. ¿El denominador común de estos emprendimientos? Nacieron de la inquietud de los profesionales no tecnológicos.

Calcular la liquidación del servicio doméstico o el pago del IRPF, saber cuánto costará hacer una obra o informarse sobre cómo proteger una idea ya no será lo mismo. Estos servicios podrán obtenerse solo ingresando algunos datos en una app o plataforma web, que en forma automática enviará el recibo final o los costos.

De entre casa.

Al contador Luis Scremini le resultaba engorroso hacer las liquidaciones de pagos de las empleadas domésticas cuando sus clientes se lo solicitaban como «un plus». Entonces, pensó en concentrar los detalles del pago en una aplicación para que el cálculo se haga en forma automática. Así surgió Calcufacil, un software online para liquidar los pagos del servicio doméstico que vio la luz en noviembre pasado.

«Era un proceso repetitivo, no rentable y caro para el cliente, porque el costo de este servicio, contratando un contador, es un porcentaje muy importante de lo que gana la doméstica», explicó Pablo Sartor, socio creador junto a Scremini, Alejandro Crosa y Agustín Vázquez.

El proceso es fácil. Por única vez se ingresan los datos del empleador y empleado, número de empresa y los términos del contrato (si es mensual o jornalero). Luego se agrega si hubo faltas en el mes, horas extras, adelantos de sueldo, entre otros aspectos, y el sistema genera un recibo de sueldo listo para imprimir. «Lo interesante es que el recibo posee la validez legal y puede ser utilizado por las trabajadoras para trámites como préstamos, por ejemplo», dijo Sartor.

El sistema incluye un simulador que calcula previamente cuánto pagar. «Por ejemplo, si quiero gastar $ 15.000, el sistema dice cuánto debe ser el sueldo y cuánto los aportes».

Calcufacil tiene un costo anual de $ 1.910, un detalle «importante» para el éxito del negocio. Es que, según Sartor, en este rubro pocos están dispuestos a pagar mucho por el servicio. La ecuación cierra por la cantidad de posibles usuarios, que llegan a miles de micro empleadores, además del bajo costo de mantenimiento que implica responder consultas y mantener actualizado el sistema cuando se cierra un Consejo de Salarios. A cuatro meses de lanzado, el producto cuenta con 180 suscripciones.

Para su intrumentación recibió $ 680.000 de la ANII del instrumento «Potenciar la Innovación» y es tutoreado por el Centro Initium de la Universidad de Montevideo.

Ladrillo fácil.

No todos los softwares buscan solucionar un problema al consumidor final. Algunos se dirigen a los intermediarios. XPresupuesta permite conocer los costos totales de una obra de construcción, los tiempos e incluso comprarle a los proveedores, fue ideado por dos arquitectos, César Grazioli y Andrés Galperín, para solucionar sus propios problemas. «Después de trabajar en un par de obras, importantes se nos ocurrió unir la parte de presupuesto con los proveedores de materiales y ahí comenzó todo. Queríamos una herramienta para nosotros y que le sirviera a otros», dijo Galperín.

La plataforma funciona online con un sitio optimizado para dispositivos móviles (tablets o smartphones). El usuario carga los datos iniciales del proyecto y podrá ver el consumo mes a mes y controlar el avance de obra, de tareas y de costos.

«A modo de ejemplo, si para una obra puntual el arquitecto ingresa la altura, largo y espesor, el software calcula la cantidad de arena, pedregullo, madera, etcétera, y vincula también la mano de obra para saber las horas hombre necesarias», afirmó Galperín.

Los emprendedores ya pasaron por la preincubadora C-emprendedor de Dina-pyme (Ministerio de Industria) y hace un año están incubándose en Ingenio. Por estos días lanzarán su versión beta con la función de calcular costos de materiales.

«La usarán 50 empresas y profesionales. Una vez tengamos las primeras evaluaciones, sumaremos más servicios, como calcular tiempo total de la obra y, en una segunda etapa, sumar a proveedores para que los usuarios puedan comprar directamente desde el software», adelantó Galperín.

En XPresupuesta, la monetización llegará por el cobro de una suscripción que se pagará de forma trimestral o semestral (el período aún está a estudio). Pero el negocio se ampliará cuando en un año agreguen el módulo de proveedores. «En ese momento, se cobrará a los proveedores por las ventas», explicó el arquitecto.

EL IRPF pesa menos.

La consultora CPA/Ferrere también apuesta por la tecnología al ofrecer algunos de sus servicios. La firma comenzó a ofrecer la liquidación del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) mediante una aplicación de smartphone. Se trata de IRPF online, una herramienta que evita la engorrosa tarea repetitiva de juntar facturas, hacer cálculos y presentar documentación para poder preparar las liquidaciones y anticipos, explicó Javier Metre, socio a cargo del Departamento Tributario de la consultora.

«Mediante la aplicación, operativa desde mediados de 2014, el contribuyente nos envía fotos de sus recibos, documentos de la Caja de Profesionales, o cualquier otro dato necesario y el sistema hace la liquidación, muchas veces en forma automática o supervisada por los profesionales de CPA. Luego se envía un recibo que el usuario debe imprimir para pagar», explicó.

El proceso se hace de un día para el otro y en casos más complejos, que impliquen una gran cantidad de documentos, puede insumir como máximo dos días.

El costo de usar la aplicación es de una cuota mensual fija, que comienza en $ 1.000 y se incrementa dependiendo de la cantidad de comprobantes o de si se trata de un caso de multiempleo.

El objetivo es captar a trabajadores independientes, profesionales y trabajadores con multiempleo. «La aplicación ahorra tiempos del usuario y nuestros y es para clientes que no requieran un servicio tan personalizado y de alto valor», señaló Metre.

Contratos digitales y propiedad intelectual a un clic.

¿Una idea o creación es original? ¿Cómo protegerla o comercializarla? La tecnología también llegó a los contratos y la propiedad intelectual (PI). IPfacilis y Contratos digitales, dos plataformas online próximas a lanzarse, permitirán obtener autodiagósticos en PI y contratos automáticos, a partir de preguntas sencillas y breves. «En IPfacilis se selecciona una categoría de idea o creación, una alternativa para su protección (marca, derecho de autor, patente, etcétera) y otras opciones para verificar quién es el dueño de los derechos que se pretenden. Luego, el sistema hace un autodiagnóstico y recomienda registros y contratos pertinentes. En Contratos digitales, serán fórmulas de contratos que se podrán firmar online. En un inicio incluirá contratos de PI, pero sumaremos otras áreas, como laboral e inmobiliario», explicó María Balsa cocreadora junto a Beatriz Bugallo del proyecto. En un inicio se podrán adquirir unidades o paquetes de contratos simples o complejos, y servicios a medida, por ejemplo, para empresas que necesiten muchos contratos a gestionar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)