Marketing Deportivo

La sensación de las luchas de artes marciales llega a la tanda y películas

Ronda Rousey, estrella de la UFC, extiende su reinado a la publicidad y a Hollywood.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pega duro. La campeona de artes marciales se diversifica gracias a su creciente popularidad.

Una chica dura. Ronda Rousey (28) es la deportista del momento en EE.UU., a fuerza de golpes fulminantes y dolorosas llaves, capaces de acabar con su oponente en cuestión de segundos. Exjudoca y exmedallista olímpica en esa especialidad, "Rowdy" es la actual campeona de peso gallo en la categoría femenina de la UFC, el torneo de artes marciales mixtas convertido en la última sensación de la televisión americana y más allá.

Su cara de modelo se transforma en el ring. Y su récord mete miedo: está invicta en 12 peleas, nueve de ellas ganadas por KO.

Rousey es de los apellidos más cotizados en los cuadriláteros de la UFC. Sumando sus últimas dos peleas, contra Alexis Davis y Cat Zingano, le bastaron 22" y 14" respectivamente para embolsar US$ 217.000 por segundo, según estimó la revista Forbes.

Nada tímida a la hora de salir a los medios, Rousey se cruzó con el boxeador Floyd Mayweather —famoso por su fanfarronería acerca de sus méritos deportivos y su fortuna— en una pulseada dialéctica sobre quién es el luchador que más dinero hace. El duelo, dirimido mediante la comparación de los ingresos generados por la bolsa y los patrocinios de las últimas dos peleas de cada uno en relación a la duración de esos combates, fue ganado por paliza por la californiana. Mayweather "solo" facturó US$ 77.000 por segundo ya que los enfrentamientos contra Marcos "Chino" Maidana y "Manny" Pacquiao totalizaron 72 minutos.

Segundos afuera, "Rowdy" mira más allá del ring. Amasó una fortuna de US$ 245 millones, que se sustenta menos en las peleas que en sus sponsors —Reebok, Metro PCS (telefónica), Buffalo David Britton (ropa casual) y Carl’s Jr (restaurantes), que le pagan US$ 3,5 millones al año.

Las marcas le echaron el ojo atraídos por esa extraña combinación de rudeza, sensualidad y dulzura (fuera del ring), concentrados en su 1,70 metros y 61 kilos.

Esos atributos llamaron la atención también en Hollywood. La estrella de la UFC está haciendo una carrera paralela en el cine donde ha participado en las cintas Rápidos y Furiosos 7, Los Mercenarios 3 y Entourage.

Rousey se prepara tanto para el combate del 14 de noviembre contra Holly Hom donde buscará revalidar su título, como para protagonizar las películas Road House (remake de la cinta de los ‘80 encabezada por Patrick Swayze) y Mile 22, junto a Mark Walhberg.

La cosa no termina ahí. En pleno auge de las cintas de superhéroes, Rousey ya se postuló para encarnar a la Capitana Marvel, personaje que tendrá su película hacia 2020. A Kevin Feige, el dueño de las llaves de los estudios Marvel, la idea le cayó simpática. En tal caso, Rousey saldría a luchar —no al ring, sino como claman los paladines de las viñetas— por la justicia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)