TENDENCIAS | EL EMPRESARIO 10 AÑOS

Salir a tomar el té a la uruguaya

Nuevas propuestas reflotan el ambiente hogareño y lograron atraer a nuevas generaciones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un clásico. En algunas casas, llega a representar un 50% del total del negocio. (Foto: Google Images)

No es a las cinco en punto ni tiene lugar en Inglaterra. Es en Uruguay, comienza a las 15:30 y puede durar un par de horas. Salir a tomar el té es una tradición que se afincó en el país y dejó de ser un hecho exclusivo para un segmento de mujeres de más de 40 años de ciertos barrios. Otras generaciones se sumaron a esta modalidad de reunión ya sea entre amigas, festejo de cumpleaños o salida de pareja.

El fenómeno impactó en los salones más tradicionales como en otros espacios que han surgido en los últimos años. Los más nuevos buscan diferenciarse con un perfil íntimo, cálido, hogareño y cierto toque inglés. Además, explotan muy bien el efecto multiplicador de las redes sociales.

"Ya no son mujeres de más de 40 años, ahora llegan jóvenes de 14 en adelante a festejar su cumpleaños. El debe aún está en los hombres, ellos vienen solo acompañados de una mujer", dijo Lucía García, responsable de Lavender Gifts & Tea Room, un espacio creado en 2009 dentro del vivero familiar que lleva el mismo nombre, en pleno Carrasco. Su casa se ganó el corazón de las clientas por el menú ideado por García y por la original propuesta dentro del vivero, reconoce. "La idea vino de mamá que vio, cómo en Inglaterra muchas casas de té se ubican dentro de viveros", relató la responsable del local que recibe por mes entre 1.700 y 2.300 personas a tomar el té. Como en otros casos, lo más consumido es la opción de té completo ($ 320 por persona).

Otra de las propuestas destacadas es Philomène Café, que se presenta como la esquina más parisina de Punta Carretas. El local recrea un ambiente más pequeño, cálido y hogareño, aseguró Marianne Caubarrère, socia del proyecto junto a su hermana Valèrie. Por su local pasan unas 1.300 personas por mes y "el té" representa cerca de un 50% de su negocio, que incluye almuerzo y cena. Quienes llegan a su local optan por la propuesta de degustación, un plato de dulces y salados que se acompaña con bebidas (en total $ 280 por persona).

"Notamos que cada vez sale más gente a tomar el té. Por esto, a pesar de que hay más casas, el negocio funciona bien", comentó. Ese volumen creciente de personas se refleja en el origen de quienes concurren. "A los clientes fijos y de la zona (Parque Rodó, Punta Carretas, Pocitos) se suman de hoteles y de otros barrios", dijo Caubarrère. Tal es el éxito, que anexaron un nuevo negocio, Tienda Philomène que organiza servicios de té a domicilio para empresas y hogares. Uno de sus diferenciales es que solo ofrece té en hebras (10 variedades) de origen europeo importado desde Argentina, algo "muy valorado por las clientas", aseguró.

Adolfo Café también optó por las hebras, de la Tienda del Té, aunque ofrece té en sobrecitos Twinings. Es que esta última modalidad es la que predomina, por que a la calidad se suma rapidez al servicio.

Pecana también se inclinó por Twinings. Este local es uno de los más nuevos (abrió hace seis meses en Pocitos) y también ofrece té en hebras francés Dammann (importado por Illy) que se presenta en sobres. Para la firma, que también ofrece almuerzo y te cena (hasta las 20 hs), el té representa un 50% de los ingresos y se apoya en las redes sociales para llegar a más clientes. "Con la red social vienen de todos lados. Tenemos Instagram y Facebook y algunos llegan cuando ven que sacamos una torta del horno", ejemplificó Sofía Muñoz, quien está al frente del emprendimiento.

En Adolfo Café coinciden en que las redes sociales ayudan (poseen Twitter, Facebook e Instagram), aunque siempre que la propuesta de productos y servicios esté acorde, aclaró Camila Selves, responsable del local. "Preferimos tener menos variedad de comida para que sea más fresca y de mayor calidad", dijo, y destacó que ahora el público es más propenso a probar sabores diferentes. Lo más consumido es el té para dos ($ 380) y un promedio 10 personas por día van allí a tomar el té.

A pesar del auge de nuevas casas, el creciente caudal de usuarios deja buenos números a los clásicos como Oro del Rhin y Lion d´Or. Mientras que esta última se mantiene de la mano de un público fiel (mujeres a partir de 40 años), en Oro del Rhin el abanico es más amplio en sus tres casas (Pocitos, Punta Carretas y Centro). "Lo que se consume relacionado con el té es un 20% de la facturación y crece. Es una salida anticíclica, porque ante una crisis lo que cambia es la salida: de cenar a tomar el té", dijo Christian Stahl, responsable de la cadena.

Con cada vez más opciones, salir a tomar el té se afianzó entre las uruguayas, ahora el desafío es convencer a los hombres.

MONITOR DE OPCIÓN CONSULTORES

Mantener la calidad ante consumidores más exigentes

A pesar de ver un panorama económico negativo, la mayoría de las empresas del rubro té y café estiman que mantendrá un nivel de rentabilidad regular (75%), incluso el restante 25% dijo que crecerá, según reflejó el Monitor de Sectores Productivos de Opción Consultores. Los empresarios consultados consideran vital "mantener una alta calidad de los productos" (21%), "un tipo de cambio estable" (17%) y "reducir costos" (13%).

En marketing, ventas y relacionamiento con los clientes los desafíos son "el branding", "la apertura de canales de distribución», "la publicidad y marketing", así como "mantener las ventas", la "relación cercana con los clientes" y la "innovación de productos", con 13% de las menciones cada uno.

Para los empresarios, el mercado enfrenta a un consumidor que demanda "más variedad e innovación" (25% de las opiniones), "mayor calidad", "orientación a la porción individual" y "practicidad" (17% cada una).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados