Emprendedores

En la ruta hacia el millón de dólares

Ante un ecosistema emprendedor maduro, el desafío está en consolidar el proceso de aceleración.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Éxito. En Uruguay están dadas las condiciones para emprender, en el debe está el impulso final que permita el exit. (Foto: Shutterstock)

Emprender ya no es una palabra extraña en Uruguay. El ecosistema muestra señales de madurez importante, con ideas originadas desde el vamos para trascender fronteras. Los mecanismos también aparecen aceitados. Desde el apoyo de las universidades para la etapa de pre incubación, pasando por espacios para incubar los proyectos que ofrecen la infraestructura necesaria (y se expandieron al interior del país), hasta el acceso consolidado a capital semilla y ángel (entre US$ 5.000 y 200.000), ya sea privado o del propio gobierno.

Hasta acá todo bien. El desafío ahora se plantea cuando es necesario pegar el estirón, transformarse en una empresa de nivel internacional y lograr esa inversión que va de los US$ 300.000 a US$ 1 millón para catapultar la empresa en el exterior y lograr su venta final.

Esa percepción la tiene Joaquín Morixe, director ejecutivo de Endeavor Uruguay, quien advierte que en estos años se logró que más personas se animen a invertir en emprendedores. "Se corren de lo tradicional y apuestan a este tipo de emprendimientos nacientes. En las etapas tempranas, en Uruguay hay lugar para financiamiento, de los US$ 200.000 a los US$ 5 millones es donde está el hueco", reflexionó.

Es que en la etapa temprana están las herramientas dadas. De hecho, existe gran expectativa por parte de algunos actores del mercado por la consolidación de la aceleradora que se creará en el LATU, anunciada para este año.

Actualmente, Endeavor cumple ese rol en Uruguay en algunos casos, aclaró Morixe, "porque tomamos a los emprendedores luego de la incubación".

Rafael García, director de la incubadora Ingenio, coincide, y suma a la Bolsa de Valores como una alternativa de apoyo para quienes salen de las incubadoras. "Pueden ser una opción para que las empresas de tecnología emitan acciones y así encontrar financiación. Es una forma también para que los inversores se acerquen a este sector", dijo.

De todas formas, Morixe aclaró que ya se ven algunas señales que apuntan a dar una solución a este hueco, como la creación de Piso 40, un espacio de inversores que comenzará con capital ángel, pero con respaldo para subir otro nivel.

A la hora de captar la atención internacional, ya sea para crecer o para recibir inversión, lo que hace falta son más casos de éxito, empresas que vendan e inversores que logren cerrar el ciclo y tengan el retorno de la inversión, estimó Martín Larre, del club de inversores AngelClub Uy. "Esto posicionará a Uruguay en el exterior como un lugar al que mirar. Es lo que hará que los inversores pongan sus fichas en este sector, cuando vean que si bien el riesgo es mayor, hay chances de que vuelva la inversión", apuntó.

Es que, según Larre los emprendimientos fuertes aún son pocos. "Si bien el ecosistema está maduro y crece la cantidad de emprendedores, aún faltan más emprendimientos. En el caso de ÁngelClub Uy, en 2014 se analizaron cerca de 90 casos, aunque solo se aprobaron nueve proyectos para presentar a inversores", dijo.

De todas formas, el ecosistema está listo, aclaró Morixe, para quien la última Mega Experiencia Endeavor realizada en junio, fue un claro ejemplo. "Participaron más 35 organizaciones que apoyan el ecosistema; una señal de que están las dadas las condiciones para los emprendedores", remarcó.

Plantar la semilla.

Como todo emprendimiento, el éxito de una idea se construye desde el inicio. Ese papel lo tomó hace 14 años la incubadora Ingenio, por la que han pasado cerca de 200 empresas que abarcan rubros tan diferentes como tecnologías de la información, juegos, diseño de moda, joyas, comentó García.

En la actualidad, parte del impulso emprendedor comienza con la pre incubación desde la academia, con incubadoras dentro las universidades que impulsan las ideas de los estudiantes para que se conviertan en emprendimientos.

En la Universidad ORT, donde funciona el Centro de Innovación y Emprendimientos, se nota un incremento tanto en la cantidad como en la calidad de las ideas que reciben.

"La gran mayoría apuntan a mobile y entorno web, pero poco a poco crece la presencia de emprendimientos que tienen foco en lo social y en el diseño o indumentaria, apuntó Ana Laura Trías, responsable de comunicación del CIE.

El coordinador del centro, Enrique Topolansky, también aprecia una tendencia a dar soluciones en nichos específicos. "En salud, telemedicina, como el caso de Vipermed, en agro, como Consus Agrotech que busca detectar y eliminar yuyos en cultivos de soja mediante el procesamiento de imágenes en tiempo real, o Recicla que incursiona en el mundo de la moda de la ropa reciclada", agregó.

Es que, según los consultados, la maduración del sector emprendedor tiene un gran potencial en el sector productivo nacional.

Así lo entiende el director de Ingenio, para quien el futuro está en áreas como ciencias de la vida y agro (animales y plantas), porque "existe oportunidad de mejoramiento de las cadenas productivas sobre todo en áreas de especies relevantes de la economía nacional. Por ejemplo, la innovación puede estar en cruzar datos, ya sea climáticos, de pasturas, de animales y suelos para mejorar la productividad". Morixe coincide sobre este punto, al afirmar que la oportunidad está en tecnología aplicada, con drones o telemática, en el agro para control de cultivo o riego.

Lo cierto es que, ya sea en el ámbito tecnológico, diseño o el sector productivo, hay grandes chances de impulsar ideas y negocios con éxito. En definitiva, emprender ya se incorporó al léxico cotidiano en todo el Uruguay, y ese millón de dólares para subir un escalón está cada vez más cerca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)