RANKING MERCO DE REPUTACIÓN CORPORATIVA

La reputación empresarial no entra en pandemia

José María San Segundo, CEO de Merco, asegura que las empresas tienen una "extraordinaria ocasión para defender los valores intangibles alcanzados y para apostar por crear un capital social"

José María San Segundo CEO de Merco
José María San Segundo. El CEO de Merco destacó que las empresas con más compromiso en la pandemia lideran en responsabilidad y en reputación. (Foto: Gentileza Merco)

Es habitual hacer referencia en multitud de charlas, conferencias y escritos motivacionales a aquello de que, en chino, la palabra crisis significa a la vez riesgo y oportunidad, aunque no por ello deja de seguir resultando una idea inspiradora. Como también es cierto lo de que «quien no arriesga no gana».

Y en estos momentos, cuando está más en juego que nunca la reputación de las empresas, éstas han de saber ver en la dura situación provocada por el coronavirus, una extraordinaria ocasión para defender los valores intangibles alcanzados y para apostar por crear un capital social que en épocas de bonanza es mucho más fácil de conseguir.

Puede presentarse aparentemente como una perogrullada, pero su análisis encierra un importante llamado a los conceptos básicos sobre los que debería cimentarse una excelente reputación corporativa; la misma que comparten en 2020 las empresas que forman el Top 100 del ranking Merco Empresas Uruguay, que en su segunda edición encumbra a Mercado Libre como la empresa con mejor reputación, al igual que ya hiciera el pasado año y tal y como acaba de ocurrir en el recién presentado ranking de Merco Empresas Argentina. A su vez, en el ranking de Líderes, este primer puesto corresponde a Carlos Alberto Lecueder, de Montevideo Shopping, quien también repite puesto respecto a 2019.

Nuevamente, las compañías que más presencia tienen en el ranking en 2020 son las del sector de la Alimentación (12), seguidas por las del Retail Generalista (9), el rubro Bancario (7) y el Tecnológico (7). Una situación similar a la de Argentina a excepción de lo que sucede en el sector Farmacéutico, ya que en el país vecino aporta 17 de las 100 empresas, en comparación a lo que se observa en Uruguay, donde solo encontramos 5 compañías de esta industria.

Al margen de estos datos que se desprenden de la segunda edición de Merco Empresas y Líderes Uruguay, hay que seguir incidiendo en la convicción de que las empresas no pueden limitarse a ser meros agentes económicos. Por el contrario, deben actuar también como agentes sociales, aunque ello no significa que tengan que ‘hacer caridad’, sino que, como tal, tienen que movilizarse e involucrarse en la sociedad para reclamar su posición de sujetos relevantes.

Y el primer paso es dar una respuesta de compromiso y apertura: hay que ‘hablar’ a los medios. Es imprescindible adoptar esa posición de transparencia y comunicación para reforzar la reputación y para mostrar que las empresas están al servicio de la sociedad, que forman parte de ella y que se la juegan como el resto de los actores.

Cada una tiene que encontrar la forma de hacerlo, sin permitir que se vean afectados sus intangibles. Porque, dejando a un lado lo que pueda ocurrir con los consumos u operatividades, la reputación de las empresas no ha de entrar en pandemia en crisis generales como las que vivimos a consecuencia del COVID-19.

Las compañías que han manifestado más compromiso en la pandemia son las líderes en responsabilidad y en reputación. Y eso no es una casualidad: hay mucho en riesgo y han sabido leer el reto que tienen delante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error