MARKETING DEPORTIVO

El rally Dakar, una vidriera para las marcas y los países de la región

Unas 20 empresas son sponsors de la carrera, atraídas por el impacto económico del evento. La edición 2014 generó ingresos por US$ 250 millones a los países anfitriones

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Escaparate. El Dakar es una plataforma interesante para marcas globales y otras locales, que son socias del evento. (Fuente: AFP)

Parajes tan desafiantes como peligrosos, jornadas extenuantes bajo el sol más intenso o la lluvia más inclemente, una carrera de largo aliento contra el reloj, los imprevistos y cientos de rivales.

Quien bautizó al rally Dakar como "la carrera más dura del mundo" hablaba en serio. La competencia, que comenzó esta semana en Argentina, convoca en su 36° edición, a 665 participantes de 53 países (cinco uruguayos entre ellos) y 414 vehículos (164 motos, 48 cuadriciclos, 138 autos, 64 camiones) para disputar el título de campeón de cada categoría en maratónicas etapas del 4 al 17 de este mes.

Cientos de personas acompañan el despliegue de los vehículos y atestiguan la destreza de los pilotos al costado de las rutas en Argentina; luego será el turno de los fanáticos en Chile y Bolivia —los otros dos países que integran el circuito de 9.000 kilómetros del Dakar—. Muchos más siguen la cita por televisión: se estima que la transmisión del año pasado tuvo una audiencia de 3,9 millones de espectadores en 190 países, a lo largo de las 1.200 horas de cobertura televisiva, un tiempo valorado en US$ 420 millones.

Más allá de los aficionados o en realidad, a causa de ellos, las marcas ven en el Dakar un escaparate atractivo donde exhibirse. En la actual edición, casi una veintena de empresas se asociaron al rally, organizado por ASO (Amaury Sport Organisation), también responsable del Tour de France.

Entre los socios comerciales, el grupo petrolero Total es el sponsor más antiguo de la competencia, con una alianza de 24 años. Edox, Honda, Michelin, Red Bull y Mitsubishi también figuran en la marquesina de anunciantes.

A estos se suman empresas nacionales y otras, como la tienda on line de venta de artículos deportivos Netshoes que no aparece como sponsor, pero busca hacer caja con la venta de merchandising del Dakar. La tienda lanzó al mercado 42 productos con la imagen del beduino que simboliza la competencia: desde llaveros y gorras hasta camperas, mochilas y remeras.

No solo las marcas se frotan las manos por el negocio en torno al Dakar, también los países anfitriones ven una oportunidad de generar divisas, sobre todo a través del turismo protagonizado por los fanáticos y de los propios equipos competidores. Ante esa oportunidad es que los ministerios de Turismo de Argentina, Chile y Bolivia aparecen como patrocinadores oficiales de la prueba.

Esta apuesta se basa en números alentadores respecto al crecimiento del evento tanto en público como en rédito económico desde que se realiza en la región.

La página web oficial el Dakar informa que la edición 2014 significó un impacto económico en Argentina de US$ 150 millones, de US$ 40 millones en Chile y US$ 62 millones en Bolivia. La expectativa de los organizadores y de las marcas es que los números crezcan a medida que el Dakar se asiente en Sudamérica.

El cambio de escenario (de Europa-África a Sudamérica) obedeció a razones políticas. La amenaza de un ataque terrorista de Al-Qaeda si el rally llegaba a Mauritania, provocó que la edición de 2008 quedara suspendida por recomendación del gobierno francés. Un año más tarde y desde entonces, el Dakar se instaló en Sudamérica —con Argentina y Chile como países recurrentes—, una región donde fanáticos y pilotos pueden disfrutar de su pasión por las pruebas extremas en paz.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)