Ejecutivos

A priori parecen salvadores, pero los magnates a veces traen riesgos

La compra de medios de prensa no siempre termina llevando a buen puerto.

Peligroso. Es cuando un multimillonario compra un medio para influenciar en el discurso político de un país. (Foto: Shutterstock)
Peligroso. Es cuando un multimillonario compra un medio para influenciar en el discurso político de un país. (Foto: Shutterstock)

Hace un siglo, hombres como William Randolph Hearst, Joseph Pulitzer y Henry Luce dominaron el panorama de los medios. Esos magnates construyeron sus imperios editoriales y los usaron para intimidar a rivales, propugnar causas favorables y saldar cuentas.

Hoy, los miembros de una nueva Era Dorada están de nuevo en control de muchos de los medios de comunicación más venerables de EE.UU. Los empresarios tecnológicos, los magnates de los casinos y los multimillonarios de los fondos de cobertura están tomando el control de la prensa con solo escribir cheques.

En la transacción más reciente, Marc Benioff, fundador de la compañía de software Salesforce, compró la revista Time la semana pasada por US$ 190 millones en efectivo.

Marc Benioff. El fundador de Salesforce compró la revista Time.
Marc Benioff. El fundador de Salesforce compró la revista Time.

Con el acuerdo, Benioff se unió a una élite de barones de prensa relativamente nuevos que incluye al fundador de Amazon, Jeff Bezos, dueño de The Washington Post; Laurene Powell Jobs, la viuda del cofundador de Apple, Steve Jobs, y directora de Emerson Collective, que adquirió una participación mayoritaria en The Atlantic; y Michael R. Bloomberg, propietario de Businessweek y Bloomberg News.

En un momento en que muchas publicaciones impresas están luchando por sobrevivir, la generosidad de un propietario rico puede parecer un regalo del cielo. Pero también hay nuevas preocupaciones, algunas basadas en la experiencia reciente, de que estas personas están asumiendo una cantidad de influencia poco saludable.

«Incluso los buenos multimillonarios deben tener un papel menor en nuestra vida pública», dijo Anand Giridharadas, autor de Winners Take All, un nuevo libro sobre la élite global. «Están comprando la prensa gratuita, que está destinada a hacerlos rendir cuentas», añadió.

Más allá de los nombres de la marquesina, los multimillonarios locales ahora son dueños de los diarios en Minneapolis, Las Vegas, Los Ángeles y Boston. En los últimos años, individuos adinerados también compraron medios más pequeños, como The Village Voice, The New Republic y Gothamist.

Y todo esto está sucediendo, ya que el modelo comercial para el periodismo impreso y online sigue siendo, en el mejor de los casos, precario.

Jeff Bezos. El creador de Amazon es dueño de The Washington Post.
Jeff Bezos. El creador de Amazon es dueño de The Washington Post.

«Tenemos una nueva era, particularmente en los últimos años, de propietarios multimillonarios de la nueva economía que están intrigados por este viejo dilema», dijo Tom Rosenstiel, director ejecutivo del American Press Institute, un grupo de defensa del periodismo.

En algunos casos, estos nuevos propietarios logran revitalizar las publicaciones que adquieren, inyectándoles nueva energía y liberándolas de las presiones de las ganancias a corto plazo, al tiempo que preservan la independencia editorial.

Según todas las versiones, Bezos se abstuvo de entrometerse en las noticias o en las operaciones editoriales de The Washington Post, donde la sala de redacción ha crecido significativamente bajo su propiedad.

Laurene Powell Jobs obtuvo calificaciones igualmente altas por su trabajo en The Atlantic durante el año pasado. Businessweek se revitalizó bajo la propiedad de Bloomberg. El nuevo propietario de Los Angeles Times, Patrick Soon-Shiong, está invirtiendo en el periódico y se ha comprometido a permitir que opere con independencia editorial.

Y en Minnesota, un empresario local, Glen Taylor, provocó elogios por su propiedad de The Minneapolis Star Tribune, que compró por unos US$ 100 millones en 2014.

Laurene Powell Jobs. Adquirió participación mayoritaria en The Atlantic.
Laurene Powell Jobs. Adquirió participación mayoritaria en The Atlantic.

«Jobs, Bezos y presumiblemente Benioff, estas personas están haciendo un buen trabajo», dijo Craig Newmark, fundador de Craigslist, quien recientemente donó US$ 20 millones a la Escuela de Posgrado de Periodismo CUNY. «Cualquier cosa que ayude al periodismo independiente es algo bueno».

Pero con la misma frecuencia, los nuevos dueños de periódicos y revistas pueden minar la moral de la sala de prensa o descubrir rápidamente que tienen poca tolerancia a las pérdidas financieras o a los sindicatos.

Después de que Chris Hughes, cofundador de Facebook, compró The New Republic hace seis años y trató de rehacerlo, lo que llevó al éxodo de muchos miembros de su equipo desde hace mucho tiempo, finalmente lo vendió.

Peter D. Barbey, el heredero de una fortuna minorista que compró The Village Voice en 2015 y se comprometió a apoyarlo, recientemente lo cerró.

Y el año pasado, Joe Ricketts, el multimillonario fundador de TD Ameritrade, cerró Gothamist y DNAinfo después de que sus redactores votaran por sindicalizarse.

«Ser comprado por un multimillonario local no es necesariamente un acto de caridad», dijo Rosenstiel. «Claramente hay multimillonarios que compran publicaciones porque quieren influenciar el discurso político en el país».

Michael Bloomberg. Es dueño de Businessweek y Bloomberg News.
Michael Bloomberg. Es dueño de Businessweek y Bloomberg News.

En The Las Vegas Review-Journal, que el magnate de los casinos Sheldon Adelson compró en 2015, los reporteros y los editores han estado preocupados por lo que perciben como su interferencia editorial.

Incluso John Henry, que hizo una fortuna con su empresa de inversión y es bien considerado como el propietario de The Boston Globe, ha expresado recientemente cierto disgusto por la economía de los medios impresos.

«The Globe no parece cumplir los presupuestos, ni en el lado de los ingresos ni en el de los gastos, y no voy a continuar así», dijo en una entrevista con WGBH en julio. «Esto siempre ha sido sobre la sostenibilidad en lugar de pérdidas anuales considerables e interminables. Eso es frustrante y se debe a una combinación de mala gestión y una industria difícil», afirmó.

Giridharadas, la autora del libro sobre la nueva élite global, sigue siendo escéptico en cuanto a que los individuos ultrarquistas, por muy publicitados que sean, son los mejores propietarios de la prensa libre.

«Me preocupa que los poderosos tengan un oligopolio de los medios», dijo el escritor estadounidense. «La única cantidad de poder que un multimillonario debería tener sobre un periódico que posee es cero», remató.

CRÍTICAS

El poder también abre otros frentes

La compra de una publicación potente puede brindarle a un dueño cierto estatus y prestigio, pero también puede generar controversia.
El presidente Donald Trump, disgustado con la cobertura de su administración en The Washington Post, se dedicó a atacar a Amazon en Twitter, a pesar de que Bezos —no Amazon— es dueño del periódico. Y Benioff podría enfrentar la ira de Trump si Time sigue publicando portadas difíciles que retratan al presidente bajo una luz crítica.
Walter Isaacson, un ex editor de Time, dijo que durante la mayor parte de su carrera había creído que los mejores propietarios de medios eran corporaciones que cotizaban en bolsa, donde había menos posibilidades de que un propietario adinerado se entrometiera. Pero su visión cambió: «Luego pasé por el desastre de Time Warner, una compañía que solo se preocupó por el precio de las acciones a corto plazo y no tenía una opinión para el periodismo», advirtió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º