NEGOCIOS

Primer alojamiento sustentable de Uruguay atrajo la mirada de EE.UU.

La Casa del Hornero, un bed & breakfast ubicado en Piriápolis, insumirá cerca de US$ 1 millón.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sustentable. Además de apelar a la construcción en barro, reciclará agua, utilizará paneles solares, entre otras medidas. (Foto: Gentileza La Casa del Hornero)

Paredes de barro, techos verdes, comida orgánica, reciclado de agua, piscina natural, generación eléctrica en base a paneles solares, gestión de residuos. Esto es parte de La Casa del Hornero, un proyecto de alojamiento sustentable con formato bed & breakfast que «anidará» en Piriápolis.

El innovador emprendimiento estará ubicado a unos 300 metros de la icónica Iglesia de Piria, tan cerca del centro como para ir caminando pero lo suficientemente retirado para disfrutar del silencio y la tranquilidad. La aclaración viene de la responsable del proyecto, Natalia Díaz, técnica en turismo y egresada de Administración de Empresas de la Universidad de la República, quien busca así «unir ambos conocimientos en un negocio».

La Casa del Hornero comenzó a gestarse en 2013. Insumirá cerca de US$ 1 millón y se llevará a cabo en varias etapas. La primera —en proceso— demandó cerca de US$ 70.000 para la compra del terreno (1.000 metros cuadrados) y la construcción del showroom.

«Queremos mostrar de qué se trata para captar inversores. Ahí podrán ver la técnica de construcción en barro que utilizamos», indicó. Según Díaz, buscan inversores que estén interesados en «apostar» entre US$ 5.000 y US$ 100.000, que además de apuntar a una ganancia «se sientan alineados al proyecto». Se estima un retorno de la inversión de entre 10% y 15%.

Manos a la obra

Llegar a los US$ 500.000 y pasar a la segunda etapa, la construcción del lugar para fines de 2017 es el plan. El proyecto incluye siete habitaciones (dos privadas para dos personas, tres de cuatro personas y dos para seis), además de servicios como un restaurante y un centro multipropósito de 150 metros cuadrados para eventos culturales.

Pasar una noche en este lugar costará entre US$ 30 y US$ 100 diarios. Según Díaz, las características del público objetivo al que se apuntarán son aquellos turistas entre 25 y 45 años, que viajan solos, llegan principalmente del exterior y están «alineados a la filosofía de la propuesta».

La responsable del proyecto se propone captar interesados «más allá de la estacionalidad de playa y sol». Así, se organizarán actividades histórico-culturales como talleres o presentaciones en el centro multipropósito que formará parte del complejo, y que tendrá capacidad para recibir entre 20 y 60 personas. También se incluirán diferentes paseos por la zona apelando al atractivo «alquimista» que Piria legó en el lugar.

Una tercera etapa del proyecto, que incluye los otros US$ 400.000, consistirá en la compra de terrenos cercanos y la ampliación a más habitaciones, agregó Díaz.

Puerta abierta en EE.UU.

Este año el proyecto llegó a oídos de la Embajada de EE.UU. en Uruguay y gustó. Díaz fue destacada entre más de 4.000 emprendedores de Latinoamérica y el Caribe e integró el equipo que representó a Uruguay en el programa «Young Leaders of the Americas Initiative» creado por el presidente Barack Obama.

Durante 40 días la delegación uruguaya trabajó con especialistas en emprendedurismo y estuvo en contacto con los 250 ganadores de los países participantes. Según Díaz, el objetivo inicial fue captar inversiones pero la realidad fue más allá; el proyecto atrajo la atención de un grupo inversor estadounidense que quiere replicar la idea en la ciudad de Reno (Nevada). «Fue donde nos tocó hacer el intercambio. Ellos tienen el dinero, lo que debo hacer es adaptar la propuesta al lugar porque «La Casa» está pensada para la realidad de Uruguay», concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados