After Work

Estar en pleno campo a 20 minutos del Centro

La Baguala ofrece 12 cómodas suites y además invita a pasar una tarde al aire libre en instalaciones que incluyen playa exclusiva, piscina, canchas y senderos en parques de flora autóctona.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La casa original de los Mailhos se aggiornó y ahora es hotel de campo. Foto: Gentileza La Baguala.

Disfrutar de las bondades de descansar en el campo, sin alejarse de la capital y con todo el confort necesario para tener una estadía reparadora. Esa es una de las propuestas del hotel de campo La Baguala.

La propiedad, instalada en la zona rural del Oeste capitalino, era la estancia de la familia Mailhos. Su casco —que data de los años 40— está rodeado de parques y jardines y mira al Río de la Plata.

En total son 400 hectáreas, algunas de las que se fraccionarán para convertirse en chacras rurales que se comercializarán en 2016 y podrán utilizar las comodidades del hotel.

Piscina al aire libre, cancha de tenis, de frontón, driving range, centro de fitness, son algunos de sus atractivos. Además La Baguala tiene una exclusiva playa de arena blanca y la posibilidad de practicar actividades tales como caminatas (para admirar flora autóctona), ciclismo (hay senderos para trekking y senderismo) o cabalgatas (con el plus de ser acompañado por personal de la estancia, baqueanos que conocen la zona como las palmas de sus manos).

Para disfrutar de las instalaciones de La Baguala, bien puede contratarse la estadía en alguna de sus suites (muchas conservan el mobiliario original) o alguno de sus paquetes promocionales, como ir a pasar el día, tomar el té o escaparse a una reunión after work.

Por otra parte, este hotel de campo también cuenta con salones aptos para eventos empresariales, con servicios como wi-fi, catering propio o helipuerto. Su barbacoa bien puede ser escenario de una reunión social.

La calidez de la atención se amalgama con la solidez de esta casa de estilo que está ubicada a 17 kilómetros del centro de Montevideo y el puerto capitalino y a poco más de 30 kilómetros del Aeropuerto Internacional de Carrasco. Un paseo que puede hacerse por el día o convertirse incluso en una semana de vacaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados