RR.HH.

Cómo se pierde la equidad al contratar solo a empleados con discapacidad

El empleo aún es una meta difícil de alcanzar. Una estrategia de contratación específica puede traer palmaditas en la espalda pero activistas temen que se encasille al colectivo en ciertas tareas

Silla de ruedas
Desventaja. En EE.UU., el 31% de las personas con discapacidad, de entre 16 y 64 años, tenía un trabajo en 2019, frente al 75% de las personas sin discapacidad.

Como asociada de verano, Haley Moss quería estar escribiendo mociones y asistiendo a declaraciones, no analizando datos. Pero eso es lo que se encontró haciendo en su nuevo trabajo del estudio de abogados en 2017. Su gerente sabía que es autista y Moss se preguntaba si las tareas que se le asignaron se basaban en la suposición de que podría sintetizar información «como una supercomputadora humana». La abogada, que vive en Miami, sintió limitaciones similares en otros trabajos.

«Quería aprender todo lo que pudiera y siempre quise tener un trabajo importante que hacer», dijo Moss, de 25 años, quien en enero de 2019 se convirtió en la primera abogada autista que prestó juramento en el Colegio de Abogados de Florida. «Pero siempre sentí la presión de tener un nivel superior en ocasiones en ese tipo de tareas técnicas para estar a la altura de esa creencia. No quería decepcionar a nadie».

A tres décadas de la aprobación de la ley de estadounidenses con discapacidades, el empleo aún es un objetivo difícil de alcanzar para muchos. El 31% de las personas con discapacidad, de entre 16 y 64 años, tenía un trabajo en 2019, frente al 75% de las personas sin discapacidad, según el Departamento de Trabajo de EE.UU.

En los últimos cinco años muchas empresas adoptaron prácticas de contratación que priorizan a los trabajadores con discapacidades, a menudo recibiendo elogios por sus diversos esfuerzos de contratación. Algunas comienzan como restaurantes familiares o tiendas minoristas que desarrollan sus marcas en torno a ese perfil de contratación. En el sector de la tecnología, compañías como Microsoft han creado programas diseñados para reclutar trabajadores con autismo.

Microsoft
Microsoft. La tecnológica ha creado programas diseñados para reclutar trabajadores con autismo.

Estas estrategias bien intencionadas son una mejora de lo que se conoce como «talleres de trabajo protegido», que según los defensores de los derechos de las personas con discapacidad pueden convertirse en programas de explotación para hacer trabajos por debajo del salario mínimo y que los separan de la fuerza laboral competitiva y sus comunidades.

Pero muchos activistas dijeron que la contratación no debería ser el objetivo final porque aún podría encasillar a personas con discapacidades y limitar sus opciones de empleo.

«Deberíamos hacer un llamamiento a los empleadores para que piensen mucho en cómo podemos hacer un lugar acogedor para las personas con discapacidad y cómo podemos pensar en estructurar los empleos de manera que ellas realmente cumplan con sus puntos fuertes», dijo Alison Barkoff, directora de activismo del Centro para la Representación Pública, un grupo de defensa legal que apoya a esta comunidad.

Las personas con discapacidades intelectuales y del desarrollo, por ejemplo, a menudo son encasilladas en trabajos en retail en lugar de alentarse a seguir otras carreras como la actuación, la política o el modelaje.

DXC, una compañía de servicios de tecnología de la información, invierte fuertemente en contratar candidatos con autismo para seguridad cibernética, análisis de datos y puestos similares a través de su programa de capacitación Dandelion. Michael Fieldhouse, director del programa, dijo que la iniciativa se basaba en la premisa de que las personas con autismo tendían a poseer ciertas habilidades, como el reconocimiento de patrones y la capacidad de realizar trabajos repetitivos, que eran útiles para los roles tecnológicos.

Pero muchos defensores dijeron que programas como estos podrían potencialmente encadenar a los trabajadores con discapacidades específicas en ciertas industrias, cuando deberían ser evaluados de manera integral. Las personas con discapacidades intelectuales y del desarrollo, por ejemplo, a menudo son encasilladas en trabajos en retail en lugar de alentarse a seguir otras carreras como la actuación, la política o el modelaje. Y no todas las personas con autismo son apasionadas de la ciberseguridad o el análisis de datos, y es posible que ni siquiera sean buenos en eso.

Bitty & Beau’s Coffee
Bitty & Beau’s Coffee
La chance de ir por "más que esto"
Con la fuerte pérdida de empleos por la pandemia, los activistas dicen que ven una oportunidad para que las personas con discapacidad prueben alejarse de las industrias donde se habían encajonado y transferir sus habilidades a otros sectores. Alexandra McConaughey, licenciada en derecho con múltiples discapacidades, dijo que el mercado laboral es tan duro (por la discriminación) que es comprensible que este colectivo se conforme con trabajar en una empresa como SAP o Bitty & Beau’s. «No juzgo en absoluto a las personas con discapacidad por expresar gratitud por estos trabajos cuando hay tan poco», razonó. «Pero merecemos más que esto».

«Se basan en los estereotipos de lo que las personas autistas pueden hacer y de lo que son capaces», dijo Moss. «Hay muchas personas autistas increíbles y talentosas que se destacan en tecnología. Simplemente no soy una de ellas».

Algunas empresas que buscan trabajadores con discapacidades han ampliado sus estrategias de contratación. Cuando la compañía global de software SAP lanzó su programa Autism at Work en 2013, el objetivo era contratar trabajadores autistas para roles tecnológicos. Ahora, no hay límites para los trabajos que esos candidatos pueden solicitar e incluyen puestos en recursos humanos, gestión de proyectos, operaciones y tecnología, dijo Sarah Loucks, líder mundial del programa. «Con el tiempo, nos dimos cuenta de que nuestros candidatos y nuestros empleados tenían muchas habilidades que se adaptaban a roles más allá de la tecnología».

Sin embargo, ninguno de los líderes globales o locales para Autism at Work de SAP, incluidos Loucks, son autistas. Es un problema que se refleja en otras compañías con iniciativas similares de contratación dirigida (ver recuadro grande).

Los activistas dijeron que los trabajadores con discapacidades deberían recibir buenos salarios, beneficios y una oportunidad justa de promociones y aumentos, en otras palabras, las mismas oportunidades que tienen las personas sin discapacidades.

Piden cancha también como gerentes

La inclusión de personas con discapacidad en los niveles superiores de las empresas es clave, dijeron los activistas, para hacer que estos programas sean equitativos. «Muchos de estos tipos de entornos están estructurados de manera que solo contratan personas con discapacidades, pero tienen otro personal que realmente los supervisa, por lo que no les da las mismas oportunidades de avance», dijo Alison Barkoff, del Centro de Representación Pública.
En Bitty & Beau’s Coffee, una cadena de cafeterías con sede en Wilmington, Carolina del Norte, la contratación de personas con discapacidades intelectuales y del desarrollo es parte de la marca del negocio. Bitty & Beau emplea a 120 trabajadores con discapacidades en cinco ubicaciones, junto con personal de apoyo de nivel gerencial que «se mezcla en el entorno», aseguró la cofundadora, Amy Wright, quien en 2017 fue nombrada por CNN «héroe del año». Aunque la rotación es baja y los líderes dicen que «creen en las promociones», Wright citó solo a un empleado con autismo que había sido ascendido a subgerente desde que la compañía comenzó en 2016.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados