MARKETING

Personalizar los jeans, una tendencia en auge que aterriza en Uruguay

Levi’s abrió local de «customización» en Punta; hará el servicio en forma permanente en Montevideo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tailor shop. El local especializado ofrecerá, además de customización de la ropa, un menú de desayuno y cena.

Tras el arranque de esta temporada de verano, Levi’s abrió esta semana en La Barra de Punta del Este una tienda que no vende ropa y que, según la hora del día, ofrece desayunos y cenas. En realidad, la gastronomía —que incluye frutas, cereales y batidos por la mañana y hamburguesas y chivitos por la noche— no es la consigna del local sino un atractivo adicional, ya que su propuesta consiste en la personalización de prendas.

Así, el Levi’s Tailor Shop es un concepto dirigido a los seguidores de la globalmente famosa firma de jeans que buscan exclusividad. Para ello pueden imprimir su toque personal a sus prendas sin renunciar a la fidelidad de marca: en la tienda, los clientes pueden aplicar parches, pinturas y bordados o simplemente desgastar sus jeans y shorts Levi’s —tanto de la actual como de temporadas pasadas— y en forma gratuita, detalló Eliane Szabo, responsable de Marketing de la empresa en Uruguay.

Este formato funciona en Buenos Aires desde hace siete años y la idea es que esta experiencia —que ha sido replicada desde 2015 en ciclos puntuales en los locales Levi’s de Montevideo— se asiente este año como un servicio permanente al cliente.

«Dado que ha tenido bastante éxito está en nuestros planes de 2017 incorporar un Tailor Shop en alguno de nuestros locales» en Uruguay, adelantó Szabo, si bien aclaró que aún no se ha definido en qué tienda comenzará a funcionar el servicio.

Para todo público

Iniciativas como el Tailor Shop de Levi’s es una respuesta que la marca viene desarrollando a nivel global —desde hace algunos años y que se ha reforzado en los últimos cinco años— frente a la inquieta búsqueda de los consumidores por conseguir productos que los diferencien.

«La customización es una tendencia global por la cual uno ve que las prendas básicas o icónicas de las marcas se reinventan por esa búsqueda de identidad de los consumidores. Hoy en día, las personas quieren hacer todo muy personal entonces lo ves en marcas internacionales de primer nivel», argumentó Szabo, citando en esa misma corriente a marcas de alta costura como Fendi, Dior y Chanel. Desde hace años, Nike también impulsa esta tendencia con la personalización de sus calzados deportivos, incluso desde su plataforma de venta online.

Los millennials —personas de entre 18 y 35 años— son el público objetivo de este servicio y el principal motor de la demanda de productos personalizados, pero, según Szabo, la premisa del Tailor Shop ha captado a un segmento más amplio, que abarca a compradores de entre 15 y 60 años.

«Nos pasa que vienen señores grandes con sus jeans 501 de hace décadas porque lo quieren reinventar, así como también se da que llegan chicas jóvenes que traen su short o sus jeans para convertirlos en shorts», ejemplificó Szabo.

Montar una tienda que no comercializa productos y que brinda un servicio gratuito es una estrategia para abonar la fidelidad de los consumidores con la marca más que una táctica que directamente multiplique las ventas, apuntó Szabo. «Este proyecto sale como una inicaitiva de marketing y apunta más que nada a mimar al cliente, hacer eco y escuchar lo que quiere», comentó.

El Tailor Shop de La Barra estará abierto hasta el 22 de enero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados