MARKETING DEPORTIVO

El patrocinio de camisetas se contagia de coronavirus

En medio de la crisis por la pandemia, las marcas repliegan sus inversiones para aparecer en las casacas de fútbol

Franceses. El PSG y el Bordeaux ya han enfrentado problemas con los patrocinadores durante la pandemia.
Franceses. El PSG y el Bordeaux ya han enfrentado problemas con los patrocinadores durante la pandemia.

La suspensión del fútbol alrededor del mundo por el coronavirus llegó con un alto costo para los clubes. Sin partidos, no se venden entradas, ni camisetas, se congelan ingresos relacionados a la televisión y la publicidad, y los patrocinadores se repliegan.

Los ingresos comerciales son vitales, por ejemplo para las cinco principales potencias del fútbol de Europa. Para Barcelona, Real Madrid, Manchester United, Bayern Múnich y PSG la vía comercial, sustentada en los patrocinios, representa un 40% de sus ingresos, según relevó la consultora Deloitte.

Aerolíneas, cadenas hoteleras y gastronómicas son sectores que apuestan fuertemente como sponsors de diversas instituciones, pero ahora además son de los más afectados por la recesión causada por el COVID-19. Algunas empresas están evitando gastos que pueden ser superfluos en este momento. Por lo pronto, algunos clubes europeos importantes están en conversaciones con patrocinadores, algunos ofrecen extensiones de un año con descuento, informó Financial Times.

Aerolíneas, cadenas hoteleras y gastronómicas son de los mayores aportantes al patrocinio de los clubes, pero ahora también son de los sectores más golpeados por la crisis generada por el coronavirus

En los últimos días, la cadena francesa de restaurantes Bistro Régent decidió suspender provisoriamente su contrato como patrocinador principal del Bordeaux, club de la Liga 1 de ese país. Entre ambas partes rige un contrato hasta 2023 por un valor de US$ 1,5 millones al año. Sin embargo, la empresa decidió ponerlo en pausa porque «no hay prestación», esgrimió a AFP Marc Vanhove, director de Bistro Régent.

El empresario reconoció que se acogió a la letra del contrato que estipula la posibilidad de suspender el acuerdo por razones de crisis sanitaria o comida envenenada. «No sabía que esto iba a pasar. En cualquier caso, será mi decisión. Si tengo que elegir, me inclinaré obviamente a favor del bienestar económico de Bistro Régent», explicó Vanhove al diario deportivo L’Equipe. «Yo tengo también un negocio, y ya no me entra dinero. Veremos la compensación según la fecha de retorno» del fútbol, añadió.

El Bordeaux es el primer club que pierde un sponsor en plena pandemia, pero no es el único con esa clase de contratiempos.

El millonario PSG también tuvo problemas con su actual patrocinador, la cadena hotelera Accord. La compañía recordó que la industria de la hospitalidad está paralizada y amenazó con no pagar la segunda cuota de los 65 millones de euros anuales acordados con el club parisino por aparecer en el pecho de la camiseta. «Cuando eres un patrocinador, lo que quieres es visibilidad», dijo el director ejecutivo del grupo Accor Sébastien Bazin a la emisora francesa Europe 1.«Al mismo tiempo, es en estos momentos difíciles cuando sabes quiénes son amigos y quiénes están ahí para ayudarte», matizó. Dos días después, Accor confirmó el pago estipulado.

La idea de que la cadena no aparezca en la camiseta del PSG ya tuvo un primer indicio; el club reemplazó el logo de Accor por el mensaje «Todos unidos» en una edición especial de su camiseta lanzada para recaudar fondos contra el COVID-19.

Vacas flacas

Real Madrid. El gigante español es patrocionado por la aerolínea Emirates, una de las empresas aéreas afectadas por el COVD-19.
Real Madrid. El gigante español es patrocionado por la aerolínea Emirates, una de las empresas aéreas afectadas por el COVD-19. (Foto: AFP)

Al igual que la hotelería, las aerolíneas están en dificultades serias. Qatar, Turkish y Etihad son parte del universo del patrocinio deportivo en clubes como Boca, River y Manchester City. La aerolínea más ambiciosa es Emirates, sponsor de Real Madrid, Milan y Arsenal, entre otros. Ahora, la empresa anunció la suspensión de sus vuelos comerciales y la reducción masiva de salarios para enfrentar la pandemia. Si bien no se pronunció sobre su inversión en el fútbol, el riesgo es que la reduzca. Como afirmó el economista del deporte Jean-Pascal Gayant «en caso de crisis, el primer presupuesto que se elimina, es a menudo la publicidad».

Emirates ya negoció a la baja la renovación de su contrato de patrocinio con el Milan, aunque no por causa de la pandemia sino por el magro desempeño deportivo del equipo. Por igual razón Chevrolet decidió no renovar su vínculo con Manchester United (valorado en 500 millones de euros), una vez que expire en 2022. El club inglés fue la envidia de los departamentos de marketing, pero su magro presente deportivo y la pausa impuesta por el COVID-19 impactan a un gigante que hasta ahora parecía inamovible.

Manchester United. Chevrolet no piensa renovar el contrato y la pandemia ha complicado los planes comerciales del club. (Foto: Reuters)
Manchester United. Chevrolet no piensa renovar el contrato y la pandemia ha complicado los planes comerciales del club. (Foto: Reuters)
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados