Empresas

Las pantuflas que pueden ir al freezer o microondas tienen un "as bajo la manga"

La marca Pantuss surgió en Argentina en 2012 con una inversión de US$ 1.100 y ahora busca expandirse

Variantes. Las pantuflas vienen en dos opciones: para invierno y para verano. (Foto: Difusión Pantuss)
Variantes. Las pantuflas vienen en dos opciones: para invierno y para verano. (Foto: Difusión Pantuss)

Sacarse los zapatos después del trabajo y ponerse un calzado cómodo debe ser una de las primeras reacciones para terminar un día agitado. De ese pequeño momento de relax, las hermanas Tripoli hicieron un negocio y crearon Pantuss.

Fernanda y Laura iniciaron su emprendimiento de fabricación de pantuflas «termo aromáticas» en 2012 y requirieron una inversión inicial de 5.000 pesos argentinos (US$ 1.100 por ese entonces). «Nuestra idea era darle una vuelta de rosca a la pantufla tradicional. Siempre estaba la idea de llegar a casa y ponerse esa pantufla vieja y fea», contó Laura Tripoli.

«Por otro lado, como siempre tenemos los pies fríos y tomando como ejemplo los cuellos descontracturantes, intentamos llevarlo a los pies y que, cuando uno llega de trabajar, te puedas relajar y tener los pies calientes y aromatizados», continuó Tripoli.

Las Pantuss tienen dos variantes: para invierno y para verano. Las primeras se pueden llevar al freezer y las otras pueden quedarse 30 segundos en el microondas. Los productos están hechos a base de plantillas desmontables rellenas de semillas de lino y flores de lavanda.

La fundadora de Pantuss expresó que el proyecto original surgió junto a su hermana, Fernanda, con la idea de «dar un cambio a nuestras vidas». «Arrancamos de forma muy artesanal, comprando tela por metro y desde un taller, que nos hacía 10 o 20 pares. Después, cuando se sumaron los pedidos, le dimos forma de negocio. Lo comercializamos por Facebook y después hicimos la SRL», narró.

Por su parte, Yamil Kloury, socio de la marca, explicó que él se sumó hace dos años, con el objetivo de llevar las pantuflas al exterior. «Es un producto que le encontró la vuelta por algo diferente. Tuvimos varias propuestas de participar en exposiciones en Europa. Hoy vamos paso a paso. El mercado local sigue creciendo, a pesar de la coyuntura», dijo.

Además, sostuvo que el producto argentino cuenta con un as bajo la manga: «Lo que más llama la atención al norteamericano es que mira el hand made (hecho a mano) en Argentina y eso es un diferencial. Acá no hay nada industrializado». 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)