NEGOCIOS

Palantir vale US$ 20.000 millones, da pérdida y su negocio es tan polémico como misterioso

Se prepara para salir a Bolsa, lo que podría ser la mayor cotización bursátil de una tecnológica desde Uber el año pasado; sus vínculos con el gobierno de Donald Trump han sido cuestionados 

Acciones en pantalla de computadora, Bolsa, inversiones. Foto: Shutterstock.
ALa gran duda es si esta empresa es tecnológica o una consultora. Foto: Shutterstock.

Un mes antes de asumir la presidencia, Donald Trump se reunió con los líderes de las principales empresas de tecnología del país en Trump Tower en Manhattan.

La reunión incluyó a los directores ejecutivos de Amazon, Apple, Google, Microsoft y otros nombres familiares como Tesla y Oracle. También estaba Alex Karp, director ejecutivo de la empresa Palantir Technologies, de la que pocos fuera de Silicon Valley y los círculos gubernamentales habían oído hablar.

Palantir, la única empresa privada representada en la sala, se había convertido en un actor importante entre los contratistas gubernamentales. Un indicativo de su creciente prominencia era que uno de sus fundadores, el capitalista de riesgo Peter Thiel, había apoyado a Trump durante las elecciones de 2016 y había ayudado a organizar la reunión.

Ahora, mientras Palantir se prepara para salir a Bolsa en lo que podría ser la mayor cotización bursátil de una startup tecnológica desde Uber el año pasado, muchos se preguntan: ¿Qué hace exactamente esta influyente pero poco conocida empresa?

Al ofrecer software y, lo que es más importante, equipos de ingenieros que personalizan el software, Palantir ayuda a las organizaciones a dar sentido a grandes cantidades de datos. Ayuda a recopilar información de diversas fuentes, como el tráfico de Internet y los registros de teléfonos móviles, y analiza esa información. Junta esas piezas dispares en algo que tiene sentido para sus usuarios, como una pantalla visual.

Pero puede llevar muchos ingenieros y mucho tiempo hacer que la tecnología de Palantir funcione de la forma en que los clientes lo necesitan. Y esa combinación de tecnología y músculo humano puede generar cierta confusión en Wall Street sobre cómo valorar la empresa.

¿Palantir es una empresa de software, que tradicionalmente es un negocio muy rentable, o es una empresa de consultoría menos rentable? ¿O son ambos?

Un modelo comercial inusual

El modelo comercial inusual de Palantir no siempre se adapta perfectamente a los contratos militares. Aunque Palantir vende una combinación de software y servicios de consultoría, todos los costos se agrupan en una única licencia de software negociada con el cliente. En otras palabras, el trabajo de consultoría realizado por sus ingenieros se divide en las tarifas de licencia de software, según los documentos financieros de la empresa. Normalmente, el gobierno paga el trabajo de consultoría por separado de las licencias de software.
Esto significa que los clientes suelen pagar por tecnología que aún no se ha creado. «Es muy inusual», dijo Jeff Peters, jefe de desarrollo comercial global de Esri, un contratista gubernamental de muchos años que compite con Palantir. «El modelo de negocio es diferente al de casi cualquier otra empresa de tecnología».

«Para los inversores, es una especie de cubo de Rubik», dijo Daniel Ives, director gerente de análisis de acciones de Wedbush Securities.

Más que antiterrorista

Palantir, que fue fundada en 2003, ha descrito durante mucho tiempo su tecnología como ideal para rastrear terroristas, a menudo abrazando un rumor no confirmado de que ayudó a localizar a Osama bin Laden. El nombre Palantir es un guiño a los objetos esféricos utilizados en los libros de El señor de los anillos para ver otras partes de la Tierra Media ficticia.

Financiada en parte por In-Q-Tel, el brazo de inversión de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la compañía construyó su tecnología de software insignia, Gotham, con miras a su uso dentro de la CIA.

Ejecutivo con cubo Rubik. Foto: Shutterstock.
Para los inversores esta empresa es como un "cubo Rubik". Foto: Shutterstock.

Las tecnologías de Palantir también pueden ayudar a rastrear la propagación del coronavirus, como lo está haciendo ahora con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Y pueden ayudar a encontrar inmigrantes que viven en el país sin permiso legal, que es la forma en que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, bajo las órdenes de la Casa Blanca, está utilizando estas tecnologías, según documentos federales publicados recientemente.

En los últimos años, Palantir ha intentado ampliar su trabajo en el sector privado, prestando servicios a empresas de renombre como JPMorgan Chase, Airbus y Ferrari y ofreciendo nuevas herramientas de software que las empresas pueden utilizar por sí mismas. Un poco más de la mitad de los ingresos de Palantir proviene de negocios comerciales, según la presentación en la Comisión y Bolsa de Valores (SEC).

La compañía de 2.500 empleados tiene una participación de aproximadamente el 3% de lo que se ha convertido en un mercado de «análisis de datos» de US$ 25.000 millones, según PitchBook, una firma que rastrea el desempeño de las empresas privadas. «Es una participación pequeña pero significativa», dijo un analista de PitchBook, Brendan Burke.

Palantir ha recaudado más de US$ 3.000 millones en financiamiento y los inversores del mercado privado la valoran en US$ 20.000 millones, pero no ha obtenido ganancias desde que se fundó en 2003. En 2019, los ingresos de Palantir superaron los US$ 742,5 millones, un aumento de casi 25% sobre el año anterior. Pero perdió más de US$ 579 millones, casi lo mismo que perdió en 2018, según los documentos financieros que se hicieron públicos.

La empresa anunció recientemente que trasladaría su sede a Denver, lo que podría reducir gastos. Palantir se negó a comentar para este artículo.

Aunque la compañía ha ganado una impresionante variedad de contratos federales (en los últimos cuatro años, obtuvo al menos US$ 741 millones en dinero garantizado y potencialmente hasta US$ 2.900 millones, según los documentos), también ha avivado la controversia entre competidores y empleados federales.

El proyecto Maven

En 2016, la compañía demandó al Ejército por el proceso de adquisición de una nueva versión de un sistema de análisis de inteligencia, alegando que el proceso era ilegal y derrochador. Palantir terminó ganando el contrato, que representa US$ 1.700 millones de los US$ 2.900 millones en dinero potencial de contratos federales que ha ganado desde 2016.

En abril, un funcionario gubernamental anónimo envió un extenso memorando a Joseph D. Kernan, subsecretario de defensa para inteligencia, describiendo el funcionamiento interno de una operación insignia del Pentágono, el

En un esfuerzo por rehacer la tecnología militar estadounidense a través de la inteligencia artificial, el Proyecto Maven se ha basado en la experiencia de más de 20 empresas estadounidenses, incluida Palantir.

El proyecto apunta a cómo Palantir trabaja con los clientes. A menudo usa ingenieros especializados que pasan semanas, meses o años personalizando y ampliando su software para la tarea en cuestión. La empresa crea cualquier software de datos que necesite construir: bases de datos y conexiones de software y visualizaciones en pantalla que ayudan a las personas a realizar su trabajo.

Los detalles de los proyectos de Palantir pueden variar. En Proyecto Maven, ofrece herramientas que ayudan a los especialistas en inteligencia artificial experimentados a construir sistemas matemáticos complejos, llamados redes neuronales profundas, que pueden reconocer objetos en imágenes.

palatir
Uno de los fundadores de Palantir, el capitalista de riesgo Peter Thiel, apoyó a Trump en las elecciones de 2016.

Dentro del Proyecto Maven, Palantir proporciona un software que contiene enormes cantidades de imágenes de video capturadas por drones voladores operados por el Ejército y la Fuerza Aérea. Luego, los especialistas en inteligencia artificial usan este software para construir sistemas que puedan identificar automáticamente edificios, vehículos y personas en las imágenes.

La nota, obtenida por The New York Times, decía que aunque Palantir había llegado tarde a Maven, la empresa había crecido para «tocar casi todos los aspectos» del proyecto a través de contratos por valor de unos US$ 40 millones al año. El documento acusó al liderazgo de Maven de eludir las reglas y la ética del Pentágono al dar un trato preferencial a la startup, cuyos empleados habían desarrollado relaciones inusualmente cercanas con sus socios dentro del ejército.

El memo y los correos electrónicos relacionados mostraron la considerable influencia de la empresa dentro del gobierno.

Entre otras quejas, el memorando a Kernan afirmaba que un empleado de Palantir había asistido a una reunión en la que funcionarios del gobierno, algunos de los cuales no sabían que el empleado de Palantir estaba en la sala, discutieron contratos futuros y sus montos en dólares, lo que podría dar a la empresa una ventaja «asombrosa» al hacer una oferta para un nuevo trabajo.

Después del memorando, el Departamento de Defensa inició una investigación formal sobre el Proyecto Maven, según dos personas familiarizadas con el asunto a quienes no se les permitió hablar sobre el tema públicamente. El resultado aún no se conoce. Un vocero del Departamento de Defensa del Proyecto Maven declinó hacer comentarios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados