ESPACIO PWC

La oportunidad de los servicios globales para Uruguay

Uruguay es destacado en el exterior por la calidad de los servicios que ofrece. Servicios tradicionales como turismo y logística son bien conocidos, pero los denominados no tradicionales tienen más camino por recorrer.

Generalmente, las empresas multinacionales establecen Centros de Servicios Compartidos (CSC) para atender las necesidades de sus numerosas subsidiarias a nivel regional o global. El avance de las telecomunicaciones y la reducción de sus costos han jugado un papel clave en el desarrollo de estos centros.

Los CSC normalmente prestan servicios tales como contabilidad, finanzas, recursos humanos, informática, gestión de compras y servicios tributarios, a sus afiliadas que pagan por ellos normalmente un valor de mercado. Su objetivo es centralizar funciones para ganar en eficiencia y estandarizar servicios internos. También se busca reducir costos y riesgos, mejorar los reportes y control, así como la respuesta ante cambios del mercado. En ocasiones, estos centros también asumen funciones estratégicas del negocio.

Considerando el crecimiento del comercio mundial entre empresas pertenecientes a un mismo grupo, destacado por la Organización Mundial del Comercio (OMC), existe campo fértil para los CSC.

¿Qué aspectos se tienen en cuenta para elegir la ubicación de un CSC?

La selección del lugar correcto para la instalación del CSC es clave para su éxito. En general, se establece un centro en una única jurisdicción para la prestación de servicios a toda una región.

Algunos de los factores determinantes para la localización de un CSC son: i) relación costo/calidad de los recursos humanos y disponibilidad de las personas con el idioma y capacidades deseadas, ii) ubicación geográfica y huso horario respecto a los clientes internos, iii) estabilidad geopolítica y económica, iv) incentivos tributarios, v) calidad de vida y beneficios que permitan la atracción de trabajadores extranjeros.

Generalmente, las empresas multinacionales realizan un exhaustivo análisis para determinar las jurisdicciones que mejor se adaptan a sus necesidades en base a lineamientos previamente establecidos y ponderados.

¿Qué ofrece Uruguay para atraer esta clase de inversiones? 

Más allá de la calidad de los servicios que brinda nuestra gente, la ubicación geográfica cercana a los centros económicos del sur de América, la infraestructura, estabilidad y flexibilidad financiera y cambiaria; también cuenta con atractivos tributarios que mencionaremos a continuación.

Uruguay ofrece un régimen de zonas francas que, entre otros beneficios, exonera de todo tributo a quienes presten servicios a clientes del exterior. Una de las condiciones es que contraten un mínimo de ciudadanos uruguayos que actualmente alcanza el 75% de los trabajadores (con posibilidad de excepciones).

Asimismo, se da la opción a los ciudadanos extranjeros de realizar aportes a la seguridad social en su país de origen (no en Uruguay) y tributar en nuestro país el Impuesto a las Rentas de los No Residentes a una tasa del 12% por sus rentas de trabajo. Los usuarios de zonas francas uruguayas, que deben ser autorizados por el gobierno a operar bajo ese régimen, están habilitados a prestar ciertos servicios a clientes ubicados en territorio uruguayo no franco, tales como servicios de call center, educación a distancia, capacitación y producción de soportes lógicos.

Por su parte, el Poder Ejecutivo emitió el Decreto N° 251/14 que otorga beneficios especiales a los CSC que se instalen en Uruguay con el objetivo de prestar servicios de asesoramiento y procesamiento de datos exclusivamente a empresas vinculadas, para ser aprovechados en el exterior (comprende servicios a vinculadas locales que no superen el 5% del total). Los referidos beneficios incluyen una exoneración del Impuesto al Patrimonio sobre los activos afectados a las actividades y del 90% del Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas, ambos por un período de 5 a 10 años. A cambio, se exigen inversiones mínimas en generación de puestos de trabajo y capacitación.

Respecto del Impuesto al Valor Agregado los servicios se consideran exportación, por lo que no se tributa dicho impuesto y se recupera el IVA compras soportado.

Finalmente, en ambos regímenes, los CSC acceden a exoneraciones o reducciones significativas en las tasas efectivas de impuestos aplicables a montos pagados o acreditados a personas no residentes por servicios, intereses y dividendos.

Naturalmente, muchos países compiten por el mercado global de los CSC. Costa Rica y Panamá cuentan con políticas dirigidas a la atracción de esta clase de inversiones. En otras regiones, se destacan países como España, Holanda, Suiza y Singapur.

Uruguay aprovechó el crecimiento del sector de CSC captando importantes inversiones con indiscutibles beneficios para el país. Sin embargo, la difusión de los atributos de nuestro país como locación de CSC entre los tomadores de decisiones sigue siendo el principal desafío.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados