TENDENCIAS

Oportunidad millonaria: dar servicios para hacer las oficinas "a prueba del coronavirus"

Compañías de tecnología, catering y diseño se apresuran a vender escáneres de temperatura, almuerzos para llevar y apps de planificación de espacios; es pronto para saber si esos servicios funcionarán

Oficina en pandemia, trabajadores con tapabocas. Foto: Shutterstock.
Los espacios de trabajo deben contemplar las medidas sanitarias que impuso el COVID-19. Foto: Shutterstock.

Truework, una startup de verificación de ingresos, presentó un software para ayudar a los empleadores a realizar un seguimiento del estado de salud de sus trabajadores.

Gensler, una firma de arquitectura y diseño, tiene una app de plantas de espacios de trabajo que genera formatos con distancia entre escritorios y mobiliario.

La firma de servicios profesionales PwC está utilizando tecnología que desarrolló para rastrear inventarios como un nuevo sistema que registra las interacciones entre empleados para que puedan ser notificados si tuvieron exposición al COVID-19.

Con las empresas presionando para descubrir cómo reabrir de manera segura sus lugares de trabajo, los fabricantes de muebles de oficina hasta sistemas de ventilación inteligentes, se apresuran a venderles productos y servicios como soluciones.

Tienen un mercado cautivo. Para proteger a los empleados y reducir la responsabilidad por brotes del virus, las compañías buscan cumplir con las pautas de salud pública en la detección de empleados y el distanciamiento físico.

En EE.UU., el mercado de tecnologías de rastreo de contactos para empleadores podría valer US$ 4.000 millones anuales pronto, según estima la firma de investigación de mercado International Data Corp. (IDC).

Pero las herramientas preventivas y las reglas de la pandemia en el lugar de trabajo son tan nuevas como lo es la ciencia emergente sobre el virus, por lo que es muy pronto para saber qué tan bien funcionan, o si funcionan. «Son todas teorías y métodos no probados en este momento», dijo Laura Becker, gerente de investigación en IDC enfocada en la experiencia de los empleados. «¿Cuál será el componente más efectivo de todas estas estrategias de retorno de la fuerza laboral? No lo sabemos».

1

El vestíbulo

Kastle Systems, empresa que diseña, instala y monitorea sistemas de seguridad para edificios comerciales asemeja los vestíbulos a puntos de control de aeropuerto. Los clientes que usan KastleSafeSpaces pueden solicitar a los empleados que descarguen una app que abre automáticamente la puerta de entrada a quienes están autorizados. Y, si llenan un cuestionario sobre su salud con anticipación, acceden a un carril rápido de control de temperatura. En tanto, la compañía de identificación biométrica Claro, conocida por su servicio de identificación de viajeros aéreos, creó el sistema Health Pass para oficinas, restaurantes, tiendas, cruceros y estadios.

Control de temperatura. Foto: Shutterstock.
El control de temperatura se volvió parte de la rutina. Foto: Shutterstock.
2

Los ascensores

Monday Properties, propietaria, operadora y desarrolladora de inmuebles comerciales, acotó la capacidad de los ascensores a cuatro personas a la vez y pidió a los empleados que vayan a pisos más altos y luego bajen, mientras conduce e instala marcadores que muestran dónde deben pararse. Como medida provisional para protección adicional, la empresa instaló cubiertas antimicrobianas autolimpiables en los botones del ascensor, fabricadas por una empresa llamada NanoTouch. Kastus, una compañía en Dublín, también está comercializando sus recubrimientos antimicrobianos para combatir la propagación del coronavirus.

Ascensor. Foto: Archivo El Pais.
El ascensor es un espacio donde se deben cuidar los contagios. Foto: Archivo El Pais.
3

Estructura de oficina

Steelcase, uno de los mayores fabricantes de muebles de oficina, ha creado e instalado sistemas para fomentar una mayor colaboración: «las oficinas abiertas». Ahora, las empresas están tratando de revertir esa tendencia rápido y a bajo costo. Quieren quitar sillas y escritorios e instalar pantallas u otros divisores, dijo su vicepresidente de marketing, Allan Smith. Los lockers ahora son populares dijo Lori Gee, de la empresa de diseño de muebles Herman Miller, que trabaja con muchas compañías Fortune 100. Cada empleado guarda gran parte de sus pertenencias personales allí, donde recogen sus equipos de protección personal.

Los lockers pasan a tener mayor relevancia. Foto: Archivo El País.
Los lockers pasan a tener mayor relevancia. Foto: Archivo El País.
4

Sala de reuniones

Los días de aglomerarse en una estrecha sala de conferencias de cristal han terminado. La mayoría de las salas de conferencias están diseñadas con formatos estrechos. Ahora, se harán reuniones de grupos más pequeños con empleados separados en grupos de sofás y sillas que han aparecido en las oficinas en los últimos años.

Pero las empresas buscan reemplazar los sofás tapizados en telas suaves y lujosas con algo más duradero. «La mayoría solicita que sean telas a las que se les pueda verter lavandina cada noche», dijo Smith, de Steelcase. «También buscan agregar pizarras blancas y tecnología a estos espacios».

Las salas de reuniones ya no tienen paredes como antes. Foto: Archivo El País.
Las salas de reuniones ya no tienen paredes como antes. Foto: Archivo El País.
5

El «coffee break»

Adiós al tumulto alrededor de la máquina de café a media mañana para hablar sobre la última serie de Netflix. Sodexo desarrolló una app llamada Doce que permite a los empleados corporativos pre-ordenar y pagar su café y donas por la mañana. «No tienes que ir a la cafetería para recogerlo», dijo David Bailey, director ejecutivo de servicios corporativos del gigante francés de servicios de alimentos. En cambio, «las empresas están extendiendo los puntos de retiro (de alimentos y bebidas) a tres o cuatro por edificio. Y la app utiliza un algoritmo que gestiona los períodos de tiempo para asegurarse de que no haya multitudes».

El coffee break ahora es "para llevar". Foto: Archivo El País.
El coffee break ahora es "para llevar". Foto: Archivo El País.
6

Hora del almuerzo

En la última década, las cafeterías corporativas exclusivas han presentado cada vez más bares de sushi, hamburguesas a medida y de origen vegetal, ensaladas de quinoa recién hechas... todo supervisado por exchefs en los mejores restaurantes. Ahora, es probable que muchas de ellas desaparezcan. Incluso antes de la pandemia, «muchas organizaciones ya analizaban costos y se preguntaban si lo necesitaban, ya que gran porcentaje de sus empleados trabajaban uno o dos días desde casa», dijo Bailey. «Ahora, estamos viendo un gran cambio en la entrega de alimentos, pasando del modelo de cafetería a uno de delivery», agregó.

Las cafeterías dejaron de ser punto de encuentro. Foto: Archivo El País.
Las cafeterías dejaron de ser punto de encuentro. Foto: Archivo El País.
7

Contactos

Los proveedores se apresuran a vender a las empresas apps de teléfonos inteligentes, pulseras y llaveros que registran automáticamente el contacto de los empleados entre sí en el lugar de trabajo, para prepararse para posibles brotes de coronavirus.

En mayo, PwC presentó una app de smartphone para empleadores que usa señales de Wi-Fi, GPS y Bluetooth para rastrear dónde van los empleados, con quién entran en contacto y por cuánto tiempo. La idea es permitir que los gerentes de RR.HH. o de seguridad corporativa accedan rápidamente a los datos en caso de un brote en el trabajo y notifiquen a quienes pueden haber estado expuestos.

La tecnología permite ver la trazabilidad de los contactos. Foto: Archivo El País.
La tecnología permite ver la trazabilidad de los contactos. Foto: Archivo El País.
8

Áreas restringidas

La firma de software Microshare adaptó tecnología Bluetooth (desarrollada para detectar ubicaciones de sillas de ruedas y camas en hospitales) para rastrear personal. Los empleadores podrían usar su sistema para identificar dónde los trabajadores infectados pueden haberse reunido recientemente, lo que permite cerrar áreas específicas, en lugar de un edificio completo, para una limpieza profunda. El sistema funciona con tarjetas de acceso que los empleados llevan consigo; eso es atractivo para fábricas donde los empleados no pueden acarrear sus teléfonos personales o para quienes prefieren no ser rastreadas en sus smartphones.

Si hay rastreo de contactos, se puede cerrar áreas y no pisos enteros. Foto: Archivo El País.
Si hay rastreo de contactos, se puede cerrar áreas y no pisos enteros. Foto: Archivo El País.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error