EMPRESAS

El nuevo comienzo de los "big four" que con Exante salieron de su zona de confort

Pablo Rosselli, Priscilla Pelusso, Tamara Schandy y Florencia Carriquiry dialogaron con El Empresario sobre su presente tras abrir este mes una firma propia de asesoramiento económico y financiero 

Pablo Rosselli, Priscilla Pelusso, Tamara Schandy y Florencia Carriquiry son los socios de Exante. Foto: Darwin Borrelli.
Rosselli, Pelusso, Schandy y Carriquiry trabajan hace 20 años juntos. Foto: Darwin Borrelli.

«No hay dudas de que hemos salido de la zona de confort», dice Pablo Rosselli. La salida de él, Florencia Carriquiry, Tamara Schandy y Priscilla Pelusso de la consultora Deloitte para abrir una firma propia de asesoramiento económico y financiero generó mucha repercusión en el mundo empresarial.

Los cuatro trabajaban juntos hace más de 20 años y habían alcanzado la cima en esa práctica en esta «big four». Todos comenzaron su carrera profesional allí. Rosselli y Schandy habían llegado a convertirse en socios, mientras que Carriquiry y Pelusso eran gerentes senior de sus respectivos departamentos. Hace dos meses, estos cuatro profesionales le plantearon a la consultora que para continuar desarrollando «el máximo potencial» de sus servicios de asesoramiento económico y financiero «la mejor decisión» que podían tomar era separar el negocio de la firma, dijo Rosselli. «Los socios de Deloitte entendieron el planteo y nos apoyaron sin reparos».

Así, el 2 de enero abrió Exante, que reúne a 20 profesionales con la vocación de conformar «una firma más ágil y más flexible» que, como su nombre connota, ayude a los clientes a «anticiparse a los hechos». Los cuatro dicen que se sorprendieron por la cantidad de deseos de éxito en la nueva etapa. «Muchos cuando nos felicitan nos dicen ‘Nos encanta que están emprendiendo’», contó Pelusso.

Ahora ellos cuatro son empresarios con acogedoras oficinas sobre la rambla portuaria. «Lo vivimos con el entusiasmo de empezar algo nuevo, aunque no era de cero», dijo Carriquiry. Es que la gran mayoría de los clientes recurrentes de asesoramiento macroeconómico que solían atender migraron a Exante, como multinacionales, bancos y grandes empresas locales. Los clientes de asesoramiento financiero, que suelen ser por proyecto (como fusiones y adquisiciones, valuaciones de empresas o reestructuraciones financieras) «vendrán con el tiempo», valoró Schandy.

Pablo Rosselli, Priscilla Pelusso, Tamara Schandy y Florencia Carriquiry son los socios de Exante. Foto: Darwin Borrelli.
En las oficinas de Exante trabajan 20 profesionales; están ubicadas sobre la rambla portuaria. Foto: Darwin Borrelli.

Estos «cuatro grandes» no se andan con chiquitas. «Nuestra vocación es ser líderes» en el mercado, dijo Rosselli. Si bien trabajarán con «foco grande» en empresas que operan a nivel local y ya los reconocen, buscan ser identificados como asesores de valor por otras empresas que vengan a invertir en el país.

Nuevo contexto que requiere asesoramiento

Con la desaceleración económica, algunas empresas tuvierion dificultades para cumplir con sus obligaciones financieras. Para adecuar su endeudamiento al nuevo contexto, hay que entender el negocio, la capacidad de generación de caja y conversar con acreedores bancarios. Allí radica el valor de Exante: «Hemos ayudado a muchas a crear oportunidades de generación de valor, a manejar mejor inventarios, a reducir capital de trabajo, a rentabilizar clientes o productos», explicó Rosselli.

El diferencial de la firma está en la «sinergia» entre los dos asesoramientos. «Sabiendo mucho de macroeconomía se pueden dar mejores conocimientos de negocio. A su vez, haber trabajado con muchos actores que operan en Uruguay baja a tierra el análisis macroeconómico más volado», dijo Schandy. Rosselli acotó: «Análisis económico es buena parte de lo que hacemos, pero entendemos que somos asesores de negocios».

Por el momento, la agenda de reuniones de Exante está bastante tomada. Y no solo por los clientes, sino también por colegas que quieren «explorar oportunidades de hacer cosas juntos». Esa página de su historia aún está en blanco, pero «tejer alianzas con otros actores es un camino al que no estamos cerrados para nada», adelantó Carriquiry.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados