Negocios

Con sus nuevas oficinas en Ecuador, Ferrere afianza la expansión regional

Busca ser la firma líder en cada país donde desembarca y ampliar áreas de experiencia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cerisola. En unos años la mayoría de los ingresos de la firma provendrán del extranjero, extimó. (foto: Archivo El País)

Ser líder del mercado en un período de no más de cuatro años, transformarse en la primera opción de los bancos de Nueva York y lograrlo sin inversiones millonarias. No parece fácil, pero son las premisas que sigue CPA/Ferrere cuando planifica una apertura de oficinas en otro país.

Así se hizo en Paraguay en 2003, en Bolivia en 2013 y en Ecuador en abril de este año, explicó el socio director, Andrés Cerisola, quien destacó que un 30% de los ingresos provienen del exterior, pero cuando se afiance la operación en Ecuador «será la mayoría». «Una vez que se consoliden los países podríamos ser una de las mayores firmas de Latinoamérica de habla hispana (sin Brasil)», auguró.

¿Qué evalúan de cada mercado donde desembarcan?

Generalmente no son mercados maduros, están dominados por firmas familiares, sin metodologías claramente desarrolladas, con una institucionalidad cooperativa. Cuando comenzamos (en 2003) el objetivo era ser la firma relevante en Paraguay, ahora es ser líder en donde estemos. Queremos que la brecha entre lo que ofrecemos y la competencia sea clara. Sacrificamos tamaño, pero preferimos ser líderes en mercados chicos y medianos que una firma que compita entre otras 30 en mercados grandes. Ahora, en Bolivia y Paraguay crecemos a una tasa de 50% anual.

¿Cómo buscan diferenciarse de la competencia?

Llevamos un estudio con una institucionalidad muy fuerte, con metodología internacional y un socio de Nueva York. En el caso de Ecuador, vamos con (Jesús M. Beltrán) quien hasta el momento era el director legal de Bank of América Merrill Lynch (BAML) para Latinoamérica y el Caribe (sin contar México ni Brasil).

¿Cómo fue el proceso de selección de Ecuador?

Fue una negociación de más de un año y medio. Ecuador era la última oportunidad en Sudamérica, antes de que el mercado madurara y las firmas pasaran de ser familiares a sofisticarse e institucionalizarse. Hoy encontramos al país con una economía dolarizada, y la combinación de la caída del petróleo y el alto gasto del Estado lo pone en una situación difícil, pero no entramos en un mercado pensando en el año siguiente sino en el largo plazo. Tal vez la mejor opción era hacerlo hace dos años atrás, pero estábamos con Bolivia.

¿Qué valor tiene esta oficina para el estudio?

Tenemos una práctica especializada muy profunda, según los países. Por ejemplo, con Ecuador contamos con dos de los mejores abogados en petróleo de América Latina y podemos ofrecer sus servicios en cualquier país. En energías renovables, el ancla es Uruguay.

Más personal para enfocarse en negocios de energía, arbitraje y fusiones y adquisiciones.

La oficina de Ferrere Ecuador focalizará sus negocios en áreas de energía, arbitraje, y fusiones y adquisiciones. Abrió el 1° de abril, cuenta con un staff de 30 abogados y llega a 50 personas en total. Se estima que la firma logrará el equilibrio (generando ganancias) en un plazo de dos años. La meta, además, es duplicar el número de colaboradores en dos años y triplicarlo en cuatro, dijo Andrés Cerisola, socio de Ferrere. «Es posible, Uruguay es la mitad del PIB de Ecuador y tiene 120 abogados».

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados