REGIÓN

Moda nordestina rompe hegemonía de negocios entre Río y San Pablo

Marcas alternativas de trajes de baño, accesorios y ropa se abren paso en el mercado brasileño

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diseño. Los bordados y trabajos manuales de impronta artesanal son un sello de estos proyectos de moda. Fuente: O Globo / GDA

Sol el año entero. Ritmos populares calientes. Agua salada e irresistiblemente tibia. No solo cuestiones climáticas y culturales hacen que el Nordeste arda. Nuevas marcas de ropa, calzados, biquinis y de diseño calientan el escenario de moda, quebrando la hegemonía del eje Río-San Pablo, principalmente con el impulso del consumo a través de las redes sociales.

Muchas de esas nuevas etiquetas sobreviven en la web, en cuentas de Instagram o páginas de Facebook. Creada en noviembre pasado, la marca de trajes de baño Iara es uno de estos ejemplos. Las hermanas bahianas Camila y Pamela Lucciola crearon la colección a distancia, ya que la primera, actriz, vive en Río y la segunda, periodista, en Salvador. Su primera tanda fue de 60 piezas y seis modelos, se lanzó en Instagram y se terminó en 10 días.

«No esperábamos el alboroto que se creó. Tenía un viaje marcado y mi hermana estaba trancada en el trabajo. Terminé yendo a Caraíva y armé una tiendita allá», recordó Camila. «Siempre fuimos consumidoras de beachwear, pero no teníamos know-how de moda. Buscamos una excelente modelista, para que nuestras mallas tuvieran buena caída, y apostamos fuerte a la combinación de color, ya que para las estampas exclusivas necesitábamos una producción mayor», señala Camila que duplica su tiraje de prendas cada vez que encarga piezas al taller.

Oriunda de Recife, la bloguera Camila Coutinho es testigo del cambio en la moda, que pasó a ser influenciada por otros estados de Brasil. «Con Intenet, cualquier persona puede producir su contenido y mostrar lo que tiene de interesante y diferente. Los brasileños no solo son influenciados por las personas y marcas de Río y San Pablo», subrayó.

En el ítem identidad regional, casi todas las marcas son unánimes en destacar lo artesanal.

«Es necesario privilegiar a quienes hacen piezas que unen lenguajes artesanales, muchas veces con técnicas centenarias y aprendidas con los antepasados», destacó Celina Hissa, directora creativa de Catarina Mina, marca cearense de carteras de crochet.

La viralización es casi siempre un triunfo para el éxito de marcas. Ploteos con frases como «Mancha de dendê no sale» («La mancha de palma no sale»), una canción homónima del músico Moraes Moreira y Paulo Leminski, generan ruido en el mundo real e impulsan las ventas de las camisetas y pareos estampados de Estúdio Miranda.

«Sabemos que los mercados de San Pablo y Río tienen más antigüedad, son más fuertes y con más público. Pero sentimos que en Salvador estamos en un buen momento para nuevos emprendedores. Ganamos fuerza en el verano, con turistas que nos visitan y nos compran de nuevo», afirmó la diseñadora Mila Giacomo, que junto a la publicista Aline Biliu impulsan ese proyecto. La marca produce agendas y accesorios que promociona a través de Instagram.

En el caso de Fridísima, una marca de sandalias, el impulso llegó a través de Facebook. Recién graduada en diseño de moda, la cearense Ligia Nantua publicó en la red social fotos de algunos de los modelos que creó. La publicación sin pretensiones generó interés y enseguida desconocidos la contactaron para encargarle zapatos. «Para mi suerte, Fridísima se desarrolló rápidamente sin muchas dificultades, al contrario de lo que sucede con los pequeños emprendimientos del área de moda fuera del eje Río-San Pablo. El comercio online transforma tu marca en ciudadana del mundo», remató Nantua, cuyos principales compradores están en Salvador y Río.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados