MARKETING

Los mitos y secretos detrás de Cachafaz, el alfajor más misterioso

La historia de cómo se hizo conocer la marca, que imitó algunas características del modelo Havanna... ¿incluida su receta?

Cachafaz, el alfajor argentino más misterioso. Foto: La Nación / GDA.
Cachafaz, el alfajor argentino más misterioso. Foto: La Nación / GDA.

Hoy todas las marcas quieren tener un influencer o alguien que les asegure éxito en las redes sociales, pero antes de que ambas cosas existiesen, unos hermanos del barrio porteño de Liniers pensaron en fabricar un alfajor que tuviera los atributos de los viejos Havanna y echaron a correr un mito según el cual un exempleado de la compañía se había llevado la receta de la golosina y había empezado a trabajar con ellos. Ese fue el origen de Cachafaz.

Fueron los propios hermanos Alcaraz los que esparcieron esta versión mediante el boca a boca cuando salían con sus valijas a vender el producto.

«El otro paso que dieron fue copiar el modelo Havanna, por lo menos lo que se podía copiar. Básicamente descubrieron quién era su proveedor de dulce de leche, lo encontraron y le dijeron ‘bueno, queremos que también nos vendas a nosotros’», dijo el periodista Alfredo Sainz en el programa de La Nación Comunidad de Negocios.

Pero, más allá de que los alfajores son buenos, destacó el proceso de creación de la marca. «La clave más interesante, dejando de lado el producto, es cómo instalaron la marca y lograron su desarrollo». Cualquiera puede hacer un alfajor bueno, pero no cualquiera puede crear un valor tan prestigioso sin haber invertido», afirmó.

Y, además del mito, el nombre sería un guiño ya que Cachafaz era el apodo de infancia de uno de los hermanos. «Eran tres hermanos. Al más chiquito,  Gastón Alcaraz, que ya no es accionista sino que vendió, en el barrio le decían Cachafaz y también creo que es un guiño del estilo ‘estamos jugando de Havanna, que no somos, entonces es una cosa medio cachafaz lo que estás haciendo’. Es simpático», opinó.

Por último, también mencionó la extraña conexión de los hermanos dueños del alfajor con la banda Catupecu Machu. «A mí me había llegado el mito de que eran amigos de los Catupecu Machu. Conocí a uno de los hermanos Ruiz Díaz y le pregunté si los conocía. Me dijo que sí y que me fijara el nombre de la sociedad. El nombre de la razón social que figura es en sincro uno de los hits de Catupecu Machu. Son muy amigos. La leyenda cuenta que ellos los financiaron cuando dieron el gran salto fabril de la cocina de su casa en Liniers a una fábrica en Ciudadela», concluyó. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)