Negocios

En la mira de las cadenas de fast food

El desembarco de varias firmas internacionales en Argentina podría concretarse en 2016.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Five Guys. La cadena favorita de Barack Obama podría llegar al país vecino. (Foto: La Nación)

Chipotle, Panera Bread y Cheeseca-ke Factory tienen en la mira el mercado argentino. El buen andar de las hamburguesas, con McDonald’s, Burger King y Wendy’s a la cabeza, sumó a Burger 54 y Dean & Dennys, y despertó el interés de Carl’s y Five Guys y la expansión de Subway.

Como si se tratara de un desembarco, más cadenas internacionales podrían llegar a Argentina en 2016. La apuesta se inscribe dentro de una estrategia más amplia de crecimiento en los mercados emergentes por parte de grandes marcas internacionales del rubro, que en su mayoría son estadounidenses. En su país de origen, donde genera US$ 160.000 millones por año, gran parte de la industria está en el ojo de la tormenta porque es vista como principal culpable del crecimiento en la obesidad en los niños y esta mala reputación ya se reflejó en una pérdida de clientes a manos de competidores más saludables.

Los que llegan

En la lista de cadenas que miran el mercado argentino están Chipotle (la cadena de mayor crecimiento en EE.UU. que ofrece comida mexicana), Panera Bread (apuesta por la comida saludable) y Cheesecake Factory. Los tres casos son propuestas de comida casual, un modelo entre el fast food y los restaurantes tradicionales que ofrece un servicio y producto de calidad a precios moderados. En este segmento también quiere hacerse fuerte PF Chang’s.

Otro rubro que despierta interés es el de las hamburguesas. A los tres jugadores presentes en Argentina, McDonald’s, Burger King y Wendy’s, se sumaron propuestas gourmet como Burger 54 y Dean & Dennys. Los buenos resultados de estos proyectos ya despertaron el interés de cadenas como Carl’s (con aperturas en México y Brasil) o Five Guys (la favorita de Barack Obama), que buscan ofrecer un producto un poco más sofisticado, pero sin perder la esencia de la hamburguesa.

Lo que está en juego es un negocio que mueve unos US$ 534 millones anuales y está liderado por Arcos Dorados, la dueña de la máster franquicia de McDonald’s para la mayoría de los países de la región, seguido por el Grupo Alsea (Burger King, Starbucks y PF Chang’s).

"Argentina es un mercado muy grande y el interés de nuevos jugadores prueba de que hay mucho terreno para crecer. Hoy tenemos más de 220 locales en el país, pero hay muchas zonas en las que todavía no estamos. El ritmo de expansión dependerá de muchos factores, pero el objetivo es seguir creciendo", aseguró Lucas Fernández, gerente de Marketing de Arcos Dorados, el operador de la franquicia de McDonald’s para América Latina y el Caribe.

El principal rival local de la firma que creó el Big Mac, es Subway, que volvió al país en 2007 (después de una incursión fallida en los 90); en ocho años cuenta con 175 locales y proyecta llegar a los 800 en 2025.

"El objetivo es desplazar a McDonald’s como la cadena número uno de la Argentina, repitiendo lo que sucede en el mundo, donde tenemos más de 44.000 tiendas en 102 países", asegura Andrés Irigo, agente de Desarrollo de Subway. La Nación / GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)