EJECUTIVOS

Un millonario cambio generacional en la industria de la moda

Carolina Herrera dejó la dirección creativa de su marca.

Estilo. Las camisas blancas son un ícono característico de la diseñadora.
Estilo. Las camisas blancas son un ícono característico de la diseñadora.

Carolina Herrera se despidió el lunes de las pasarelas, con la misma reverencia que viene haciendo hace 37 años ante su público. Tras su presentación en la Semana de la Moda de Nueva York, tomó un nuevo trabajo en su compañía como embajadora global de la marca, y el diseñador Wes Gordon será su sucesor al asumir el puesto de director creativo.

«¡No me estoy jubilando! Estoy avanzando», aclaró en una entrevista a The New York Times. Aunque no se trate de una retirada, sí es un punto y aparte en la historia de esta venezolana de 79 años que no comenzó a diseñar hasta pasados los 40, una edad tardía que no le ha impedido alcanzar el olimpo de los diseñadores más respetados del mundo de la moda.

Ahora, Herrera aprovechará su estatus de «leyenda viviente» para seguir propagando el «efecto Carolina» por el mundo. Ya no se despertará preocupada todos los días por «dónde poner la manga o si la falda deber ser larga o corta». Esta transición será un cambio generacional para la moda en Nueva York.

Eternas camisas blancas, que ella sabe llevar como nadie, la exquisitez de sus vestidos de noche, los colores puros y los estampados discretos han vestido a la mujer Carolina Herrera con diseños atemporales que no se dejaron influir por modas pasajeras.

Algunos de esos «axiomas» le permitieron desde el primer momento reflejar el gusto de la clase alta neoyorquina. Como resultado, la compañía ha logrado alcanzar los US$ 1.400 millones en ventas anuales. Y buena parte de ello se debió a la habilidad de su creadora para extender la marca a ámbitos que transgredieron la indumentaria, como perfumes y hasta carritos de bebé.

Este traspaso en el liderazgo creativo ocurre en una industria que, si bien ama el cambio, históricamente ha sido mala en lo que se refiere a los traspasos de mando.

Algunos grandes líderes del sector han ignorado la importancia de trazar un plan, como Azzedine Alaïa, quien murió inesperadamente en noviembre sin dejar uno, mientras que otros han tratado de resolverlo con diversos grados de éxito.

Antes de morir, Oscar de la Renta nombró a un sucesor, Peter Copping, que debía trabajar a su lado y conocer sus costumbres, pero De la Renta falleció antes de que eso pudiera pasar, y Copping chocó con la familia del prestigioso diseñador y dio un paso al costado un año después.

Diane von Furstenberg ?—quien forjó un imperio de US$ 300 millones con su marca de indumentaria— nombró a numerosos herederos del diseño, ya que planea concentrarse en su trabajo como defensora de las mujeres, pero hasta ahora todos han durado dos años o menos: Jonathan Saunders, su jefe creativo más reciente, se fue en diciembre, y ella nombró a Nathan Jenden como jefe de diseño en enero.

El desafío del paso de mando resulta, por tanto, para nada menor en una industria que exige renovar colecciones cada seis semanas. 

Joven y experimentado.

Wes Gordon es estadounidense y tiene 31 años. En los últimos 11 meses ha trabajado como consultor creativo para Carolina Herrera. Ingresó por sugerencia de Emilie Rubinfeld, presidenta de la compañía, justo después de cerrar su propia marca, con la que había sido finalista dos veces en el concurso Vogue/CFDA Fashion Fund.

Sintonía inmediata

Gordon y Herrera tuvieron una «fusión mental» en torno a palabras como «civilizado», «lujo» y «feminidad audaz», y también sintonizaron en que, para ambos, el objetivo no era lograr algo «genial» sino «hermoso». Gordon ya era conocido por un estilo sofisticado que se desmarcaba de otros diseñadores jóvenes, más enfocados en lo urbano y conceptual.

Reacción «surrealista»

«Hay algo refrescante en trabajar dentro del marco de una marca», dijo Gordon en su nueva etapa dentro de la empresa, en la que concentrarse en el diseño y no en pagar su propia producción. Aún así, no tenía idea de que estaba por venir un desafío mucho más grande. De hecho, dijo que cuando lo designaron como sucesor de Herrera su reacción podría ser caracterizada como «surrealista».

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)