Informe

El método cowork: se afianza el trabajo colaborativo en Uruguay

Ya existen cuatro espacios que involucran a cerca de 400 personas en rubros muy variados. Son unipersonales o empresas consolidadas que potencian su emprendimiento con otros profesionales

Sinergia. En su espacio se potencian ideas o nacen nuevos proyectos. (Foto: Fernando Ponzetto)
Sinergia. En su espacio se potencian ideas o nacen nuevos proyectos. (Foto: Fernando Ponzetto)
Co-Work Montevideo. Ofrece acceso a su red de cowork en otros países. (Gentileza Martín Rodríguez)
Co-Work Montevideo. Ofrece acceso a su red de cowork en otros países. (Gentileza Martín Rodríguez)
Espacio Serratosa. Su ubicación atrae varias profesiones. (Foto: Gentileza Espacio Serratosa)
Espacio Serratosa. Su ubicación atrae varias profesiones. (Foto: Gentileza Espacio Serratosa)
StartUp M3. El primer cowork en el interior del país. (Foto: Gentileza StartUp M3)
StartUp M3. El primer cowork en el interior del país. (Foto: Gentileza StartUp M3)

Cerca de 400 personas en Uruguay ya aprovechan los beneficios del trabajo colaborativo en alguno de los cuatro espacio de cowork que existen. Ya sea para salir de la rutina del trabajo en casa o potenciar el proyecto junto a otros profesionales, la modalidad gana adeptos.

Hace tan solo poco más de un año y medio no existía ninguno. El concepto cowork se instaló en abril de 2014 cuando Sinergia Cowork rompió el hielo y abrió su espacio de 1.200 m2 en Palermo (Gonzalo Ramírez 1676). Fueron seis socios que unieron dos ideas en una, espacios de cowork y oficinas cerradas donde fomentar la colaboración. Comenzaron con 15 proyectos (entre ellos Paganza) y hoy trabajan a capacidad colmada con más de 70 (250 personas) y una lista de espera, aseguró Valentina Piquerez, codirectora del proyecto.

Pero el fenómeno no terminó allí. Desde entonces se abrieron tres espacios más, dos en Montevideo y otro en Maldonado y tienen planes de expansión.

Entre las ventajas que le ven los empresarios a este sistema de oficinas están los costos —ya que se comparten aquellos básicos o específicos como contar con un espacio para reuniones— y la posibilidad de interactuar con otros.

Sinergia, que cuenta con 100 espacios de cowork y 17 oficinas cerradas, busca promover «el espacio vivo». «Si los que están adentro no tienen en cuenta a Sinergia como un lugar donde pueden llevar adelante su proyecto y realizarse, nos quedamos cortos», dijo Piquerez. Así, además de servicios básicos (luz, limpieza, Internet, mesas, sillas, espacios de reuniones), ofrece estacionamiento de bicicletas, duchas en baños, clases de yoga, espacios abiertos con ping pong, futbolito, living, «donde se hace un networking más descontracturado», afirmó.

Ser parte de Sinergia demanda entre $ 3.000 por mes un cowork hasta $ 15.190 (+ IVA) más la electricidad, la oficina más grande (17 m2) con horarios de 9 a 21 de lunes a viernes, sábados hasta las 17 y un plan nocturno de 19 a 3 de la mañana. Además, este año Sinergia sumó su propia incubadora que está a punto de culminar la segunda camada (doce empresas en total) y en proceso del tercer llamado.

Co-work Montevideo, el segundo en abrir en julio del año pasado, tiene otra particularidad: permite el contacto con redes de otros países. En este caso, la propuesta vino del exterior, de los creadores de Co-work Chile. Ubicado en Tiburcio Gómez 1330, tiene capacidad para 90 sillas. El proyecto ofrece solo espacios abiertos y está en un 80% de ocupación, explicó Mario Sánchez, uno de los socios. Entre sus diferenciales, se destaca que abre las 24 horas los siete días de la semana y permite el acceso a profesionales y empresas en los coworks de la red en otros países. Así atraen a un público muy variado desde arquitectos, contadores, abogados, diseñadores, startups de moda, publicidad hasta el Ángel Club, la Asociación de Jóvenes Empresarios, destacó. En este caso el alquiler mínimo es de un mes y va de US$ 80 (100 horas) hasta US$ 300 sin límite de horas.

La demanda por estos espacios también surgió en el Interior y fue en Punta del Este donde abrió el tercer cowork. Si bien originalmente participó Sinergia, en junio se abrió y el proyecto siguió bajo el nombre StarUp M3. Ubicado en plena península (Calle 10 y 11), sus 350 m2 ofrecen unos 100 lugares, todos abiertos de los cuales 40 ya están ocupados, dijo Ramiro Mora y Araújo, uno de los socios.

Diseñadores, programadores, delivery para oficinas, desarrollos innovadores, son algunos de los que utilizan los espacios. Para Araújo, si bien una vez que están dentro reconocen el valor del cowork, aún cuesta hacerlo entender. «Muchos piensan que es solo un ahorro económico inmobiliario y no ven el potencial de desarrollo de su negocio», lamentó. Ser parte va de los $ 1.000 a $ 5.500 al mes.

El benjamín del negocio es Espacio Serratosa, inaugurado en septiembre de este año en el Palacio Serratosa (25 de Mayo 745 esquina Ciudadela). La idea partió de inversores inmobiliarios asesorados por una agencia de comunicación. Tras reciclar el edificio, el espacio de unos 1.200 m2 ofrece lugar para 130 personas y se divide en tres plantas, dos de cowork típico y uno más silencioso.

«Por estar en Ciudad Vieja atraemos trabajadores independientes como abogados, arquitectos, del ámbito cultural, hasta vendedores de flores por Internet, una periodista del New York Times o el fondo de incentivos del MEC», aseguró María Eugenia Gallero, responsable de comunicación del emprendimiento. Abre de lunes a viernes de 6 a 22 horas y como sus pares, ofrece planes que van de un contrato diario de $ 650 hasta $ 8.500 (+IVA), explicó Gallero.

Futuro.

El rápido éxito del negocio impulsa nuevas ideas. Co-work Montevideo sumará un piso en un edificio cercano para instalar oficinas, dijo Mario Sánchez. «Muchos se van porque crecen y necesitan más lugar pero quieren seguir con nuestros servicios. Crearemos espacios privados con áreas comunes para cinco o seis empresas».

Sinergia junto a The Electric Factory, crearon Sinergia Tech, un espacio de 1.000 m2 para que emprendedores lleven sus ideas a nuevos productos y prototipos con equipos de manufactura digital y tecnología; impresoras 3D, cortes láser, CNC Router, laboratorio de electrónica, ubicado en Pablo de María 1220 esquina Guaná. En tanto StarUp M3 planea sumar una incubadora en 2016 además de dedicarle parte del espacio a servicios de innovación en Maldonado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados