TENDENCIAS

Marcas crecen con estrategias sustentables

Coca-Cola, Unilever y Basf presentaron sus iniciativas en Sustainable Brands Montevideo

Sustainable Brands Montevideo
El evento celebrado en Kibón Avanza convocó a las empresas para contar sus prácticas amigables con el medio ambiente y la inclusión social.

Estamos consumiendo 1,7 planetas al año y el 1% de la población mundial concentra el equivalente a la riqueza del 99% restante. Las impactantes cifras fueron citadas el martes por la argentina Gabriela Korovsky, cofundadora de Urban Grupo de Comunicación, durante la apertura de la edición de Sustainable Brands Montevideo.

El evento, que tuvo lugar en Kibon Avanza, convocó a empresas para hablar sobre el rol de las marcas en la construcción de un mundo más sustentable. Y Coca-Cola fue una de las primeras. Según la uruguaya Soledad Izquierdo, vicepresidenta de políticas públicas, comunicaciones y sustentabilidad en Coca-Cola Sur de Latinoamérica, la empresa avanza hacia una «compañía integral de bebidas» «En ese camino estamos bajando el azúcar, reformulando recetas hacia productos más saludables y nutritivos que permiten crear conciencia», dijo. En total, ya reformuló cerca de 500 bebidas y en 2018 logró reducir el azúcar en 400 marcas, que equivalen a 450.000 toneladas menos de azúcar en el mercado, resumió.

La firma también aborda el empoderamiento femenino y a través de diferentes programas ya impactó en 3,7 millones de mujeres en unos 75 países. El objetivo es llegar a empoderar a 5 millones en 2020.

El abordaje de la compañía también incluye el cuidado del ambiente. Según la ejecutiva, la compañía se fijó como objetivo recuperar y reciclar los residuos y los envases que genera. «Atacamos el tema desde dos lugares, uno es el rediseño del empaque y otro es un mayor uso del envase retornable».

En esa misma línea, la multinacional trabaja para reducir el consumo de agua en planta y reabastecer a la naturaleza la que usa en el proceso productivo. En Uruguay, pasó de utilizar 2,30 litros de agua en 2015 por cada litro de producto a 1,92 en 2018. Además, según explicó Silvina Bianco, directora de asuntos públicos, comunicaciones y sustentabilidad de Coca-Cola, en conjunto con AVINA, Indra, The Nature Conservancy y la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua, impulsaron un trabajo en el Valle del Lunarejo (Rivera). Abarca unas 3.000 hectáreas y busca generar un equilibrio hídrico a través de la conservación del bosque nativo y su suelo por parte de la población local y de buen manejo de ganado y pastos en acuerdos entre productores, la Intendencia de Rivera, el Sistema Nacional de Áreas Protegidas e Indra. Como resultado, en 2018 se reabasteció el equivalente a un 390% del agua que consume la planta de elaboración en Montevideo. También en Rivera y Tacuarembó impulsa el acceso a agua limpia en escuelas rurales y este año lanza un nuevo proyecto en la Cuenca del Río Santa Lucía.

En tanto, desde Unilever reconocen que ser sustentable es un buen negocio. «Un 84% de los consumidores piden marcas responsables y en Unilever tenemos 28 marcas sustentables que crecen un 89% más que el resto del portafolio. Y ya son el 75% del crecimiento de la empresa», reveló Karen Vizental, vicepresidenta de comunicaciones corporativas y sustentabilidad de Unilever para América Latina y el Cono Sur.

Karen Vizental, Unilever
Las acciones sustentables que promueve la compañía han ayudado al crecimiento en las ventas de sus productos, dijo Vizental.

«Hay innovación y tecnología en productos para hacerlos más compactos. Eso además significa menos consumo de agua, menos espacio para almacenaje y menos costos e impacto en transporte», dijo. Unilever también impulsa la autoestima entre las mujeres con su marca Dove al utilizar «mujeres reales» en sus campañas. En paralelo, comenzó a utilizar «plástico verde» derivado de la caña de azúcar en envases de sus productos. Finalmente, destacó el proyecto escuela sustentable que llevaron a cabo a través de la marca Névex, y a la organización Tagma, en Jaureguiberry (Canelones).

Por su parte, BASF hizo especial énfasis en dos soluciones innovadoras con economía circular. «Uno es Ecovio, el plástico biodegradable y compostable de BASF hecho a partir de materias primas renovables. Si los productos Ecovio son desechados en un entorno controlado (agua, CO2 y Biomasa) se transforman en nutrientes al volver a la tierra. Esta línea de polímeros puede aplicarse en bolsas de residuos, envases de alimentos y productos descartables», explicó Alberto Zucco, gerente de ventas del country cluster sur para las Unidades de químicos Industriales de la empresa. El segundo proyecto fue ChemCycling (reciclaje químico) de residuos plásticos para convertirlos en nuevos productos químicos. «En la etapa piloto, clientes de BASF ya fabricaron artículos como envases para lacticinios, estantes para refrigeradores y placas de aislamiento térmico», finalizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)