MARKETING DEPORTIVO

Las marcas calientan los motores de cara a la largada del Mundial de F1

Con millonarias inversiones, decenas de sponsors buscan pisar fuerte en el automovilismo de elite.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La estela del 44. El campeón Hamilton buscará repetir el título del año pasado. (AFP)

Los ases del volante pondrán a prueba su temple y el poderío de sus máquinas desde este domingo, cuando se largue del Gran Premio de Australia, prueba que inaugura el Mundial de Fórmula 1 (F1), una cita ineludible para los amantes de los motores pero también para las marcas que invierten millones cada temporada.

Y aunque los ratings a nivel global vienen decayendo, la competencia sigue siendo un escaparate atractivo al menos para las 220 empresas que tienen vínculos de patrocinio con la F1.

Los principales sponsors de la competencia son la aerolínea Emirates, que en 2013 firmó un acuerdo comercial con la F1 por US$ 200 millones por un período de cinco años, los relojes Rolex y la firma de telecomunicaciones Tata.

El patrocinio comercial aporta unos US$ 250 millones, en un negocio que ha registrado ingresos anuales de hasta US$ 1.500 millones. De esa «torta», unos US$ 500 millones provienen de los bolsillos de los promotores que pagan suculentas cifras para llevar los Grand Prix a sus ciudades, informó CNN en 2013. Otra tajada de 500 millones surgen de la televisión, que con sus transmisiones alcanzó a unos 450 millones de espectadores de 200 países el año pasado. A esto se suman los 3,5 millones de personas que asistieron a las carreras de la última temporada, según los datos oficiales disponibles en el sitio web de la F1.

La venta de merchandising y los servicios de corporate hospitality, que miman a los clientes VIP con visitas a boxes, tickets preferenciales e incluso regalan a los beneficiarios visitas de los pilotos, aportan otros US$ 250 millones a la ecuación del negocio.

Il Cavalino pica en punta.

Los bólidos en la pista, el circuito y los uniformes de los pilotos están atiborrados de marcas, no importa si se trata de escuderías multilaureadas e históricas como Ferrari, McLaren o Mercedes, de equipos más recientes con un gran apoyo empresarial detrás como Red Bull, o de otros más «modestos» como los incipientes Haas (EE.UU.) y Sahara Force (India).

Aunque no levanta la copa de constructores desde 2008 ni gana el título de pilotos desde 2007, Ferrari es el equipo más longevo y ganador de la competicion. Y también el más cotizado: il cavalino rampante tiene un valor de mercado de US$ 1.350 millones, según Forbes. Los de Maranello tienen 22 patrocinadores, entre ellos, Marlboro y Santander, sus principales socios. La primera le paga US$ 160 millones al año a Ferrari mientras que el banco español le aporta otros US$ 40 millones.

El último campeón de constructores, Mercedes, tiene a su marca y a Petronas, la compañía petrolera estatal de Malasia, como sus mayores patrocinadores. La firma malaya desembolsa US$ 50 millones al año para acompañar a la escudería alemana.

Al margen de las alianzas particulares que teje cada equipo, Pirelli es una de las grandes beneficiarias de la F1. Además de los 40.000 neumáticos al año que le vende a los equipos, también aparece como sponsor de casi la totalidad de ellos y utiliza la F1 como una forma de construir marca, asociándose a un deporte de altísima precisión y en el que la seguridad es clave. Para sustentar esa estrategia, la firma apuesta a la innovación y la investigación en sus productos para las carreras.

Alonso en la pole.

La danza de millones no se resume al valor de los monoplazas o a la publicidad sino que también abarca a los pilotos.

El español y dos veces campeón, Fernando Alonso (de Mc Laren), retiene la pole position como el mejor pago del circuito gracias a un cheque de US$ 40 millones anuales.

El vigente monarca, el británico Lewis Hamilton, deberá conformarse con el segundo lugar en el podio. El piloto de Mercedes cobrará «apenas» US$ 31 millones al año. Al menos sobre la pista, y desde el domingo, tendrá revancha.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados