MARKETING DEPORTIVO

La marca, entre costuras

Camisetas y botines visten a las estrellas del deporte, pero sus diseños no están exentos de fallas

LeBron. Criticó con dureza la camiseta de Nike, como lo hizo con la de Adidas que tenía mangas.
LeBron. Criticó con dureza la camiseta de Nike, como lo hizo con la de Adidas con mangas.

A Sira Quiroga, la protagonista de la serie española El tiempo entre costuras, seguramente no le hubiera gustado estar en la piel de las costureras (manuales o robots) de varias marcas de indumentaria deportiva, que están en permanente jaque por problemas con sus «modelos».

Sin ir muy lejos, el básquetbol de la NBA le está «dando de comer a las fieras» en las redes sociales. En las ligas profesionales de EE.UU. históricamente una marca viste a las 30 franquicias, a diferencia del fútbol, donde cada club negocia individualmente los contratos. Este año Nike reemplazó a Adidas como proveedor de la NBA. Lo que nadie esperaba es que las nuevas camisetas se rompieran.

Todo comenzó con LeBron James, uno de las principales celebrities de la marca del swoosh. Siguió con el base de los Lakers, Tyler Ennis, y luego vino la mala experiencia del australiano Ben Simmons de Philadelphia 76ers, también jugador Nike. Para colmo de males, Kevin Love, otro de los grandes embajadores de la marca de la pipa, en un partido de de los Cavaliers contra los Hawks de Atlanta, al ser reemplazado quiso taparse la cabeza con la camiseta, y la musculosa se rasgó.

LeBron le pegó duro a la camiseta Nike, como lo hizo con la Adidas cuando innovó con sus camisetas con manga, y el alero de Cleveland incluso hasta se las arrancó en cámara.

Adidas no puede reírse de la desgracia de su adversario. En un partido entre Bayern Munich y Borussia Dortmund, uno de los jugadores del Bayern, Mats Hummels, jugó con botines Adidas agujereados. La imagen se viralizó, y el mediocampista se justificó diciendo que quiso aliviar sus dedos pulgares.

Las tres tiras también arden en España y Colombia. En la Madre Patria, por la «camiseta republicana» para Rusia 2018 en homenaje a la utilizada por la selección en el Mundial EE.UU. 1994 se entremezcló con la problemática por la independencia de Cataluña, por los colores rojo, amarillo y morado, que desde lo político refiere a la Tercera República.

Nike y Adidas son las que más arriesgan, pero a otros también le pasa.

Marouane Fellaini, mediocampista del Manchester United, demandó por 2,3 millones de euros a New Balance por sus continuas lesiones. La marca estadounidense le proporcionó botines desde 2012 hasta el año pasado, cuando cambió por Nike. El jugador belga dio detalles, como que ponía el calzado a hervir (como un huevo duro) para poder usarlos.

A Puma tampoco le cayó bien que su principal embajador, Sergio «Kun» Agüero, estrenó botines dorados que él mismo promocionó, pero solo aguantó el primer tiempo. En la segunda mitad del partido, usó los que tenía amansados, de la anterior temporada.

Las marcas de indumentaria deportiva desde hace tiempo venden glamour, pero cada día temen más que las redes las pongan en evidencia cuando están entre costuras.

* Periodista especializado en empresas y marketing deportivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)