Negocios

Marca brasileña Herself de línea de prendas menstruales desembarca en Uruguay

La empresa fue creada en 2016 por Raíssa Kist y llega de la mano de Lanna Collares; el plan es afianzar el mercado local y apostar al país como hub de negocios para la región

Lanna Collares, Herself Uruguay
Lanna Collares. La brasilera vive en Uruguay desde 2017, es responsable de traer la marca al país y como hub, llevarlo a otros países. (foto: Leonardo Mainé)

Una línea de productos menstruales (bombachas, bikinis, entre otros) con tecnología absorbente innovadora patentada en Brasil. Así es Herself, la marca creada en 2016 por la brasileña Raíssa Kist, que tras conquistar su mercado local, desembarcó en Uruguay de la mano de Lanna Collares, brasileña que vive en Uruguay desde 2017, socia del proyecto y responsable de la expansión en Latinoamérica. «El plan es solidificar el mercado en Uruguay, utilizarlo como prueba para testear el producto en culturas fuera de Brasil y desde aquí como hub, comenzar la expansión en Latinoamérica», amplió.

Según Collares, Herself fue la primera empresa en desarrollar productos menstruales con tecnología innovadora en Brasil y le llevó solo cuatro años conquistar ese mercado. Y a su entender, hay un «gran potencial» para llevarlo al resto del continente «De a poco se está quitando el tabú al tema de la menstruación», aseguró.

Collares se sumó como socia y responsable de la expansión de la empresa en 2020 tras buscar el producto en Uruguay. «Como consumidora lo busqué en Uruguay, vi que no existía y encontré la oportunidad porque soy mujer y quiero entregar esto a otras mujeres. Garantizamos 48 lavados, eso implica hasta dos años de uso. En promedio, las brasileñas usan unas 20 toallitas en cada ciclo menstrual, en un año serían 240. Usando Herself durante un año, además de no generar daño para el planeta, implica un ahorro de unos $ 2.000 en toallitas. Y más. A la sustentabilidad y el ahorro, se suma que hay mujeres que no pueden usar toallitas porque tienen alergias a componentes químicos», señaló.

Herself
Herself. La marca llega con dos líneas, bombachas y bikinis. (Foto: Leonardo Mainé)

En marzo comenzó la negociación, y pandemia mediante, se concretó el desembarco a mediados de diciembre. Por ahora la marca apostará por el e-commerce para vender sus productos a través de su tienda en Mercado Libre. Sin embargo, una vez afianzado el negocio, el plan es contar con showroom en tiendas físicas multimarcas. «Estamos en conversaciones con algunas, el plan es que sea entre febrero y marzo», dijo.

En esta primera instancia ofrecen su línea de bikinis de playa ($ 2.800) y bombachas ($ 1.500). Importaron un stock de unas 500 piezas con talles inclusivos que van del 30 al 60 (180 cm de cadera). El resultado en estas primeras semanas «sin salir a mover la marca publicitariamente», es que colocaron el 10% en los primeros días.

«Herself tiene más de 20 modelos de bikinis, nosotros trajimos algunos, los más discretos, pero el plan es sumar más variantes e incluso otros productos», adelantó la socia, que además es directora de operación en la agencia Punto.

Herself
Inclusiva. La marca además tiene una fuerte apuesta a la inclusión con talles que van del 30 al 60 (180 cm de cadera). (Foto: Gentileza Herself)

Uruguay como hub

El plan para Uruguay no queda solo en el mercado local sino que sea el hub para llegar a otros países de Latinoamérica. Los primeros serán Argentina (donde comenzaron ya una «micro» prueba de mercado) y Colombia. Luego prevén llegar a Chile y Perú.

De esta estrategia, Collares tiene experiencia. Llegó a Uruguay en 2017 como responsable del desembarco de Renner, la marca brasileña que también se apoyó en Uruguay para entender y expandirse a la región.

«Queremos que las uruguayas nos enseñen a entrar a Latinoamérica porque una marca en Brasil está de espaldas al continente», cerró.

Herself
Una idea que factura US$ 250.000 al año
En 2016, Raíssa Kist creó el producto mientras estudiaba ingeniería. Se lanzó en Catarse (crowdfunding) y en poco tiempo levantó unos US$ 25.000. Desde entonces no paró de crecer. En 2019 la empresa facturó US$ 250.000. La tecnología es propia y consta de tres capas de tejidos diferentes para asegurar confort y absorción. La fábrica está en Brasil pero el objetivo es que el consumo de Latinoamérica se haga desde Uruguay.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados