NEGOCIOS

De la mano de Cloud Stat, en 2017 volará el primer helicóptero uruguayo

Habrá dos modelos, monoplaza y biplaza, que costarán entre US$ 70.000 y US$ 100.000.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Max Patissier. Integrará la tecnología de los drones a los helicópteros para programar misiones en forma automática. (Foto: Ariel Colmegna)

Minimax. Así es como se conocerá al primer helicóptero uruguayo que circulará por los cielos del país. Será lo que se conoce como ultralivianos y apuntará a responder a la demanda de servicios de transporte de personas, principalmente aquellas que viven en el campo y necesitan desplazarse hacia la ciudad periódicamente, así como también para carga o detección de incendios.

Detrás del proyecto está Cloud Stat, especializada en tecnología de drones de diferentes tamaños. La empresa local, ubicada en Sinergia Tech, busca amalgamar su know-how en esos aparatos con el de los vehículos aéreos, explicó Max Patissier, uno de los cofundadores de la empresa.

Tras una investigación que insumió cerca de US$ 1 millón, la empresa decidió desarrollar helicópteros ultralivianos que construirán en dos versiones: monoplaza (abiertos y plegables) y biplaza (cerrados). Podrán desarrollar una velocidad de 200 kilómetros por hora y contarán con una autonomía de entre tres y cuatro horas. El precio de los vehículos se situará entre los US$ 70.000 y US$ 100.000.

El proyecto surgió a raíz de la demanda de los usuarios, explicó Patissier. Según el responsable del proyecto algunos clientes le solicitaron desarrollar drones capaces de llevar una carga de hasta de 200 kg o más. «Investigando un poco más me encontré que la mejor forma es a través de lo que se conoce como helicópteros ultralivianos», explicó.

El primer modelo para una persona, para el que ya tiene tres clientes interesados, estará pronto entre enero y febrero próximos y, según Patissier, una de sus principales características es que es plegable. «Se puede guardar en un camioncito, en un trailer o un garaje común. Es como un scooter volador, como una motocicleta para desplazarse al campo, a la playa y evitar el uso del auto y las carreteras congestionadas», dijo.

Después si el mercado se mantiene el plan es fabricar el modelo para dos personas. Esa etapa se comenzaría a implementar entre 2017 y 2018.

Al inicio, el desarrollo y la construcción será en Francia, pero la aspiración de la empresa es luego del quinto modelo comenzar a armar el helicóptero en Uruguay. Ciertas partes, como el motor, se seguirán importando pero la estructura del chasis de fibra de carbono se hará en el país.

Tecnología de drones

El plan de Patissier es sumar su tecnología de drones en los helicópteros. «Incluiremos sistemas para la velocidad del motor, otro para levantarlo y otro para moverlo. La idea es instalar pilotos automáticos y utilizar controles remotos para programar misiones. Uno de los objetivos es quitar al piloto del manejo en tareas peligrosas, como vuelos de noche o fumigación», destacó.

Pero además de comercializarlos, otra área de negocio es la explotación de servicios de transporte, como taxi aéreo entre zonas como Carrasco y el Puerto de Montevideo o Montevideo y Punta del Este. «Ya contamos con permiso para el servicio turístico con mi otra empresa, Fly. Ahora estamos con las primeras negociaciones tanto con la Dirección Nacional de Aviación Civil (Dinacia) como con la empresa Uber en San Francisco para ofrecer este tipo de servicios», dijo Patissier, quien en paralelo también armó una escuela de pilotos, que comenzará sus clases en febrero próximo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados