MUNDO

Macron prometió hacer de Francia una "Startup Nation": ¿lo está logrando?

El mandatario busca atraer a gigantes tecnológicos, pero el país aún enfrenta un camino cuesta arriba para ser el líder tecnológico de Europa.

Macron. Se reunió con 60 directores generales de tecnología el mes pasado. Foto: AFP.
Macron. Se reunió con 60 directores generales de tecnología el mes pasado. Foto: AFP.

Cuando el presidente de Francia, Emmanuel Macron, asumió el cargo, se tomó el trabajo de incluir dos iPhones en su retrato oficial, un símbolo de su inclinación por la tecnología. Sin embargo, un año después de que revelara una agenda agresiva para convertir a Francia en una «Startup Nation», no está claro si la realidad ha seguido el ritmo de su retórica. Si bien el país se ha convertido rápidamente en uno de los destinos más comentados en Europa para empresas tecnológicas y nuevas empresas, Francia aún enfrenta un camino cuesta arriba en su intento de usurpar a Londres el título de líder tecnológico de la región.

Las empresas se han comprometido a hacer más en Francia. En enero, por ejemplo, los principales ejecutivos de las mayores compañías tecnológicas del mundo anunciaron nuevas inversiones por 3.500 millones de euros (unos US$ 4.100 millones) y la creación de al menos 2.200 empleos en los próximos cinco años.

Esas cifras son minúsculas comparadas con la inversión en Silicon Valley e incluso en Londres. Sin embargo, Macron buscó aprovechar el impulso de Francia hace un par de semanas, cuando convocó a 60 directores generales de tecnología a París.

El presidente francés se reunió individualmente con el presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, y los líderes de IBM, Microsoft y Uber, la tarde del miércoles 23 de mayo en el Palacio del Elíseo.

EL DATO

22.000

Son los empleos que dijeron en enero que crearían en Francia (como mínimo) los principales ejecutivos de las mayores compañías tecnológicas del mundo.

El enfoque oficial de las conversaciones, que precedió a una gigantesca conferencia de tecnología y startups que se celebró en París, fue la privacidad de los datos.

Las reuniones tuvieron lugar un día después de que Zuckerberg enfrentara un estridente interrogatorio por parte de los legisladores en el Parlamento Europeo en Bruselas sobre las fallas de privacidad relacionadas con el escándalo de Cambridge Analytica.

Mientras el presidente Donald Trump mantiene a EE.UU. sumido en una agenda cada vez más proteccionista y Gran Bretaña se aleja de la Unión Europea, Macron ha promovido una política de apertura de fronteras y ser favorable a los negocios en un país que desde hace tiempo tiene reputación de ser todo menos eso. Las multinacionales se están aventurando a crear más puestos de trabajo en Francia cuando Macron revisa las leyes laborales francesas, a pesar de las protestas de los trabajadores franceses.

Declaraciones simbólicas, como la apertura el año pasado de Station F, un gigantesco proyecto de incubadora en París que representa las ambiciones de inicio de Francia, también han generado bullicio.

A su vez, el gobierno atrae la investigación en el área con créditos fiscales por valor de hasta 5.000 millones de euros al año y otros incentivos. Este mes, Macron anunció que Francia invertiría 1.500 millones de euros en investigación en inteligencia artificial hasta el año 2022.

El capital de riesgo, que alguna vez fue difícil de recaudar en un país donde la asunción de riesgos estuvo estigmatizada durante mucho tiempo, fluye con mayor libertad. La recaudación de este tipo de fondos para nuevas empresas aumentó a 2.700 millones de euros el año pasado, en comparación con solo 255 millones de euros en 2014, según Dealroom, una empresa de investigación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)